arXiv blog

Los países más pobres son también los más corruptos

El minado de datos revela una correlación entre el PIB y el nivel de corrupción de cada país, aunque desconoce la causa del suceso

The Physics arXiv Blog 17/02/2015

Una pregunta que persigue a sociólogos y economistas desde hace mucho es cómo surge la corrupción en distintas culturas y por qué es más prevalente en algunos países. Pero siempre ha sido difícil encontrar una correlación entre la corrupción y otras medidas de actividad económica o social.

Michal Paulus y Ladislav Kristoufek de la Universidad Carolina en Praga (República Checa), han encontrado por primera vez una correlación entre la percepción de la corrupción en distintos países y su desarrollo económico.

Los datos que usan provienen de Transparency International, una organización activista sin ánimo de lucro con sede en Berlín (Alemania) que define la corrupción como uso inapropiado del poder público para conseguir un beneficio privado. Todos los años esta organización publica una lista global de países clasificados atendiendo a los niveles percibidos de corrupción. La lista se elabora usando al menos tres fuentes de información, aunque no mide la corrupción de forma directa debido a las dificultades para conseguir este tipo de datos.

Lo que hace en cambio es recoger información de una amplia gama de fuentes , entre ellas el Banco Africano de Desarrollo y la Unidad de Inteligencia de The Economist. Pero también da un peso importante a las opiniones de expertos a los que se les pide que valoren los niveles de corrupción.

El resultado es el Índice de Percepción de la Corrupción que puntúa a los países con un baremo que va del 0 (muy corrupto) al 100 (muy limpio). En 2014 Dinamarca encabezó la lista como el país menos corrupto del mundo, mientras que Somalia y Corea del Norte aparecen en la tabla en un nada envidiable empate por ser el país más corrupto del planeta.

Paulus y Kristoufek usan estos datos para encontrar grupos de países que comparten propiedades parecidas usando una nueva generación de algoritmo de análisis de grupos. Y afirman que cada uno de los 134 países que han estudiado encaja dentro de uno de entre cuatro grupos claramente correlacionados con la riqueza de los países que lo componen.

El método que permite este análisis se conoce como enfoque de agrupación de enlaces medios. Empieza por suponer que cada país representa un grupo en sí mismo y después busca al vecino más cercano en el índice. Esta pareja se convierte entonces en un nuevo grupo que se coloca de vuelta en la lista como una única entidad. El proceso se repite hasta que se crea un único grupo con todos los países.

A partir de aquí basta con dibujar un diagrama en forma de árbol que muestra cómo se relacionan los grupos. Los investigadores conectan los extremos del diagrama para convertirlo en un círculo como se ve en la imagen. Así resulta fácil ver cómo se unen los grupos.

Paulus y Kristoufek explican que la técnica revela cuatro grupos claros. En el primero se encuentran los países desarrollados como EEUU, el Reino Unido, países de Europa occidental, Japón, Australia, Nueva Zelanda, Singapur y así sucesivamente. Su índice medio de corrupción es bajo, 83 puntos.

Este grupo queda a una distancia significativa de los demás. Estos países son todos ricos con un PIB per cápita medio de 52.138 dólares (unos 45.880 euros). No contiene ningún país africano y sólo uno sudamericano, Chile, que es el país más desarrollado de la región. "En otras palabras, el grupo de los países menos corruptos está compuesto por los países más desarrollados en todos los continentes", afirman Paulus y Kristoufek.

En el segundo grupo hay una mayor variedad. Está compuesto por varios países europeos, entre ellos Malta, Eslovenia, Chipre, España y Portugal. Contiene varios países africanos, como Botsuana, y un minigrupo de países exportadores de petróleo como Omán y Kuwait. Este grupo tiene niveles más altos de corrupción con una puntuación media de 59 y un PIB per cápita medio de 23.521 dólares (unos 20.700 euros).

El siguiente grupo es más corrupto, con un a puntuación media de 41, y menos rico con un PIB per cápita de 9.751 dólares (unos 8.580 euros). Contiene una lista variada de miembros, entre ellos los antiguos países comunistas del este de Europa como la República Checa, Polonia y Letonia. Incluye la mayoría de los países del norte de África, como Marruecos, Egipto y Túnez. Y, curiosamente, Grecia e Italia también entran en este grupo, lo que quizá refleje parte de los problemas económicos que han atormentado a estas naciones.

El último grupo es el más numeroso y también el más corrupto. Contiene 60 países con una puntuación media de 24. "El conjunto de países es bastante diverso y va desde algunos de los nuevos estados miembros de la UE (Bulgaria y Rumanía) hasta Rusia y países entre los dos (Bielorrusia, Moldavia, Ucrania) hasta China, India y también muchos países africanos, asiáticos y algunos latinoamericanos", explican Paulus y Kristoufek. Dentro de esta categoría también se incluyen algunos regímenes autoritarios, como Siria, Irán, Corea del Norte y otros.

Este grupo es el menos rico, con un PIB per cápita medio de 3.888 dólares (unos 3.421 euros), aunque es tremendamente diverso en este aspecto ya que contiene a Rusia, con un PIB per cápita de 14.090 dólares y Malawi con un PIB per cápita de apenas 287 dólares (unos 12.499 y 252 euros respectivamente)

Paulus y Kristoufek y afirman que la relación entre la percepción de corrupción y la riqueza del país medida mediante el PIB per cápita, está clara. "El índice de países según su corrupción copia perfectamente el índice según su rendimiento económico medido mediante el producto interior bruto per cápita".

Es un estudio interesante, el primero en hallar una correlación entre este índice de corrupción y los indicadores económicos. Esto es importante porque a los sociólogos siempre les ha costado comprender las relaciones entre la corrupción y otras medidas de rendimiento.

Pero también tiene sus limitaciones. Aunque Paulus y Kristoufek afirman que aunque la correlación está clara, no está claro qué causa esta correlación. ¿Los países son pobres porque son corruptos, o son corruptos porque son pobres?

Este trabajo no aborda ninguna pregunta de este tipo. Sin embargo, sí que proporciona un punto de partida para que posteriores investigaciones estudien la naturaleza de la corrupción y su relación con el rendimiento económico.

Ref: arxiv.org/abs/1502.00104 : Agrupamiento Mundial de la Percepción de Corrupción

Para comentar, por favor accede a tu cuenta o regístrate

¿Olvidaste tu contraseña?

Informes Especiales

El futuro de la medicina: un tratamiento para cada paciente

Una ola de avances científicos e inversiones financieras puede estar a punto de marcar el nacimiento de una nueva era de atención sanitaria marcada por la personalización y la precisión. Bienvenidos al futuro de la medicina.

Otros Informes Especiales

Advertisement
Advertisement
Publicidad