Invitados

Un motor de búsqueda protector de la privacidad lanza un reto a Google

Un motor de búsqueda ultra privado espera atraer a aquellos usuarios cansados de entregar información personal.

Christopher Mims 25/05/2010

Google, una compañía con 20.000 empleados y 24 mil millones de dólares en ingresos en 2009, está siendo retada--por un tipo en Filadelfia.

Gabriel Weinberg es el programador de Duck Duck Go. Se trata de un motor de búsqueda que es profundamente--algunos podrían decir radicalmente--privado. A diferencia de Google, no construye perfiles de usuario, no almacena la dirección IP, ni recoge cualquier otra información que pudiera asociar una búsqueda particular con nosotros.

Eso hace que sea imposible, por ejemplo, que una versión futura y más malvada de Weinberg (o su compañía, si alguien la compra) se aproveche de los datos mediante su venta a anunciantes sin nuestro permiso (tal y como Digg, MySpace, Facebook y otras compañías han hecho). O que la empresa accidentalmente haga públicos los datos de búsqueda para que alguien pueda conectar los hilos de las búsquedas con los individuos que las llevaron a cabo (como ocurrió con los datos de AOL en 2006). O que un gobierno extranjero o de los EE.UU. más intrusivo pudiera usar con éxito nuestro historial de búsqueda.

Mejor aún, desde hace unos días, las búsquedas de Duck Duck Go tapan un enorme agujero de seguridad en el que pocos usuarios han pensado alguna vez--el hecho de que cada vez que realizamos una búsqueda en Google, los términos de búsqueda son comunicados al sitio (o sitios) cuando hacemos clic después de realizar la búsqueda.

Para entender la importancia de este hecho, busquemos algo en Google que preferiríamos se mantuviese como privado, y hagamos clic en el resultado de búsqueda. En ese momento, el webmaster de esa página web recibe tanto los términos que usamos para encontrar el sitio como nuestra dirección IP. Tal y como la RIAA ha puesto de manifiesto, esta es otra manera de identificarnos directamente.

Por supuesto, ¿de qué sirve un motor de búsqueda si no proporciona resultados útiles? Sorprendentemente, y teniendo en cuenta su (hasta ahora) modesto alcance, esta es un área donde Duck Duck Go también brilla con luz propia. Al parecer, una de las fuerzas que motivaron a Weinberg para construir la web fue la cada vez mayor presencia de pseudo-contenido basura en Google. Duck Duck Go es como una versión más culta de la web--resultados rápidos e informativos sin toda la escoria.

Si bien posee su propio rastreador e índice web, Duck Duck Go también obtiene resultados de las APIs de búsqueda de Bing (Microsoft) y BOSS (Yahoo), por lo que de todos modos muchos de los resultados que obtenemos se pueden encontrar en esos motores. Lo que diferencia a DDG, sin embargo, es el modo en que dichos resultados son analizados, re-ordenados, y mostrados en una página que parece haber sido construida por un diseñador, en lugar de por un súper fanático de la informática. En otras palabras, en cierto modo la experiencia de usuario es mejor, y posee una amplia gama de personalizaciones que seguro gustarán a los diseñadores de internet con conocimientos tecnológicos / hackers / fanáticos del código abierto que, probablemente, se convertirán en sus primeros usuarios.

Las búsquedas se presentan de forma sencilla y útil--y, más importante aún, de modo totalmente privado. Después de todo, si los navegadores de internet poseen un modo anónimo/de incógnito--¿no debería nuestro motor de búsqueda poseerlo también?

Para comentar, por favor accede a tu cuenta o regístrate

¿Olvidaste tu contraseña?

Informes Especiales

El internet de todas las cosas

¿Qué pasará cuando millones de dispositivos, desde tostadoras a collares para perro se conecten a la red? ¿Cuál será su impacto en la sociedad? ¿Qué nuevos modelos económicos surgirán? 'MIT Technology Review' analiza este campo en ebullición

Otros Informes Especiales

Video

Carlo Ratti, Director del grupo Senseable City Lab en el MIT

Más Vídeos

Advertisement
Advertisement
Publicidad