Invitados

El talón de Aquiles de Aereo: emitir televisión en directo

Si quieres contenido grabado, no necesitas más. Pero aún hay que mejorar la experiencia de ver la televisión en directo.

David Talbot 29/08/2013

Aereo, la start-up con sede en Nueva York (EE.UU.), rompe con la televisión por cable convencional: su tecnología recoge emisiones televisivas aéreas en directo con tu diminuta antena personal en el centro de datos de la empresa, y envía esas emisiones a tu hogar a través de Internet. Como cada cliente tiene su propia antena (aunque esta esté en un centro de datos), Aereo ha conseguido salir victoriosa en los tribunales en casos en los que sus contrincantes sostienen que lo que hace es reemitir los programas ilegalmente.

Tras suscribirme a Aereo, me doy cuenta de que el servicio tiene un punto débil: emitir televisión en directo sin sobresaltos de verdad.

Con Aereo puedes escoger en un menú entre la oferta actual de televisión y escoger el programa en directo que quieras. Sin embargo, una vez que se acaba el programa, la emisión no pasa al programa siguiente, como cuando había televisiones de tubo y protuberantes antenas encima de los receptores. Tienes que volver al menú, escoger el siguiente programa y darle a "ver" ¿Por qué? Porque el sistema está diseñado adrede para que solicites y grabes programas concretos, no para dejar la televisión como ruido de fondo. "Ahora estamos trabajando en la emisión continuada", explica Christopher McKay, director de atención al cliente. "Definitivamente es una tecnología de grabación digital" (DVR por sus siglas en inglés).

Un cínico podría llegar a la conclusión de que Aereo busca obligar a sus clientes a que contraten el servicio de almacenamiento DVR en nube con más capacidad y una tarifa más elevada. (El servicio básico, que cuesta 8 dólares al mes -unos 6 euros- incluye 20 horas de almacenamiento DVR. De momento está disponible en Nueva York, Boston y Atlanta, y hay otros 20 mercados urbanos previstos). Aereo afirma que debe poder servir a los numerosos clientes que quieren grabar programas seleccionados, no "ver la tele". Pero si Aereo es un servicio de DVR, ya existen otras formas de ver programas pregrabados -como Netflix- y todo el argumento de colocar antenas en centros de datos empieza a ser un poco cuestionable.

Existe un segundo problema aunque está relacionado con el anterior: el buffering, o retardo en la emisión de datos, que se van almacenando antes de su emisión. En mi casa, un hogar norteamericano típico con un servicio básico de Internet relativamente lento, en Aereo los programas se quedan congelados a veces. Esto es porque mi dispositivo Roku, el aparato que recoge la señal wifi y transmite el programa a mi televisión, exige un servicio que mi conexión de Internet de 15 megabits de descarga (ralentizada aún más por mi router wifi instalado en la cocina) no puede soportar.

Este problema de buffering no se da en el caso de los programas pregrabados o las películas en Netflix, porque un paso previo de buffering relativamente largo se asegura de que haya suficiente contenido en Roku para retransmitir. El problema de la televisión en directo es que es... en directo.

Esto sucedió en la recta final de Under The Dome la semana pasada. Después de que la imagen se quedara congelada durante bastantes segundos, uno de mis dos hijos volvió al menú para darle a "ver" en el programa y que volviera a arrancar. Pero en el minuto que había pasado, el programa ya había terminado. Así que nunca llegamos a verlo. Yo le eché rápidamente la culpa a la tecnología. Ellos me echaron rápidamente la culpa a mí por no colocar el router wifi adecuadamente y por la cutrez de mi plan de Internet. (Cuando hay un enfrentamiento entre Papá y la Tecnología, siempre gana el mismo bando).

En respuesta, Aereo me comenta que tiene una nueva característica. Un ajuste en Roku llamado "inicio lento", que retrasa la televisión en vivo unos 15 segundos para permitir un buffering adecuado. Pero me pregunto si el inicio lento podría impedir algún tipo de característica interactiva actual o futura de la televisión, o si será molesto para quienes apuestan en acontecimientos deportivos o quienes votan por los concursantes de un reality. Quizá da igual que sepa quién ha ganado la elección o el partido del siglo 15 segundos después que mis ruidosos vecinos.

Por cierto, hablando de deporte: igual que otras tecnologías DVR, Aereo graba los programas basándose en rígidos segmentos temporales cogidos de la programación, no de la duración real del partido, que puede pisar el siguiente segmento. Así que tienes que programarlo para que grabe el partido del domingo y el telediario de después, o puede que te pierdas algo. Es un problema común a todos los DVR. ¿Pero qué pasa cuando ves el partido en directo?. Pues que entonces a las 7 de la tarde el "programa" se acaba. Más te vale darte prisa para apretar "ver telediario" o puede que te pierdas el gol en el tiempo de descuento.

A pesar de todo esto, me gusta Aereo. Me gusta que las empresas de televisión por cable se enfrenten a competencia. Toda la industria necesita un cambio. No va a gustar a los gruñones que buscan algo que sea exactamente como "ver la televisión". Pero la expresión "ver la televisión" ya casi está tan obsoleta como la de "alquilar un vídeo", una frase que solté por accidente hace un par de años, desgraciadamente cuando mis hijos estaban a tiro.

Para comentar, por favor accede a tu cuenta o regístrate

¿Olvidaste tu contraseña?

Informes Especiales

Especial papel noviembre/diciembre 2014

La relación entre la tecnología y la desigualdad es el tema central de este número de 'MIT Technology Review'

Otros Informes Especiales

Video

Carlo Ratti, Director del grupo Senseable City Lab en el MIT

Más Vídeos

Advertisement
Advertisement
Publicidad