¿Quién, yo?: Un “contador de escaqueos” recoge cuánto tarda la gente en responder a los correos electrónicos, cuántas veces se ignoran las solicitudes y hace un seguimiento del lenguaje despreciativo.
Fuente: Cortesía de Cataphora

Negocios

Business Impact: Buscando a los que culpan a otros, a los héroes y a quienes escurren el bulto

Aparecen novedosos programas de análisis de datos que sirven para saber si los empleados son una ayuda, un elemento tóxico o tienen madera de líderes, y también para saber qué tal funciona la empresa.

  • Lunes, 29 de agosto de 2011
  • Por Kate Greene
  • Traducido por Lía Moya (Opinno)

Piensa en tu lugar de trabajo como si fuera un correo electrónico. ¿Cuando te hacen una pregunta hablas con los demás y dejas la respuesta en manos del grupo? ¿Evitas tomar una decisión por si acaso tienes que dar marcha atrás? Si es así, puede que seas de los que evitan cargar con las responsabilidades y por lo tanto seas un lastre para la productividad en tu organización

Los últimos programas de software dedicados a hacer seguimiento de empleados son capaces de identificar a la gente así, además de definir toda una gama de características y comportamientos, permitiendo a la dirección, si lo desean, intervenir o reasignar tareas para aumentar la productividad.

El software de Cataphora, con sede en Menlo Park, California (Estados Unidos), analiza terabytes de datos creados en empresas y organizaciones gubernamenales: correos electrónicos, mensajes del messenger, agendas, documentos e incluso historiales de llamadas telefónicas, para crear un perfil digital de la personalidad no solo de los individuos, sino de la organización como un todo.

Por ejemplo, Cataphora analiza el uso de las exclamaciones, el color de las letras, la escritura en mayúsculas, los juramentos hechos con signos de puntuación, cómo se despide la gente en un correo electrónico y el abuso de determinadas palabras como “por favor”.

¿Qué problema hay en usar “por favor”? Si se usa en exceso, implica rogar, lo que puede indicar impotencia y frustración, que se suelen expresar después de que se hayan ignorado otros intentos de comunicación, explica Elizabeth Charnock, directora general de Cataphora. A las empresas les convendría hacer caso a un empleado frustrado o al menos vigilarlo para asegurarse de que no reacciona. De igual forma, “no te interesa tener alguien que escurre el bulto como gerente o en posiciones directivas. Quieres que esos puestos estén ocupados por gent que recibe la responsabilidad y se hace cargo de ella”.

La herramienta y las representaciones visuales de los datos que la acompañan, se basa en la experiencia de esta empresa proporcionando servicios de análisis y descubrimiento digital para bufetes de abogados que necesitan analizar los datos de la empresa. Cataphora ya comercializa la teconología de seguimiento.

La idea es expandir el concepto de seguimiento digital más allá de los esfuerzos tradicionales, como comprobar si los empleados visitan páginas web pornográficas o están haciendo llamadas personales, para lograr una comprensión más profunda de las características de los empleados y de la salud de la organización, comenta Daryl Nord, profesor de sistemas de gestión de información en la Universidad Estatal de Oklahoma (Estados Unidos). “El software de descubrimiento y seguimiento no solo ve, almacena e informa”, afirma Nord. Sino que es capaz “de detectar anomalías, identificar cambios a lo largo del tiemp o localizar diferentes costumbres de trabajo entre trabajadores que llevan a cabo el mismo trabajo”.

Nord añade “Estos sistemas inteligentes podrán detectar y avisar a la dirección de potenciales actividades ilegales, amenazas a la seguridad y problemas de productividad en cuanto se produzcan. La dirección quizá investigue actividades dudosas en una fase muy temprana y adopte las medidas oportunas”.

Para comentar, por favor accede a tu cuenta o regístrate

¿Olvidaste tu contraseña?

Informes Especiales

El futuro de la medicina: un tratamiento para cada paciente

Una ola de avances científicos e inversiones financieras puede estar a punto de marcar el nacimiento de una nueva era de atención sanitaria marcada por la personalización y la precisión. Bienvenidos al futuro de la medicina.

Otros Informes Especiales

Advertisement
Advertisement
Publicidad