Negocios

TR10: El mundo se compra con Apple Pay

Una inteligente combinación de tecnologías hace que sea más rápido y seguro pagar cosas con sólo mover tu teléfono

  • Viernes, 20 de febrero de 2015
  • Por Robert D. Hof
  • Traducido por Francisco Reyes


Avance

Un servicio que hace que sea práctico utilizar tu smartphone como billetera en situaciones cotidianas.

Por qué es importante

El fraude con tarjeta de crédito daña la economía aumentando los costes de los bienes y servicios.

Disponibilidad

Ya.

Organizaciones clave

  • Apple
  • Visa
  • MasterCard
  • Google

Cuando se anunció Apple Pay en septiembre, a Osama Bédier no le impresionó. Tras ser ejecutivo de PayPal durante mucho tiempo, y dirigir actualmente una start-up de pagos llamado Poynt, Bedier había pasado más de dos años liderando el servicio de billetera móvil de Google, que permite a los usuarios usar sus teléfonos para pagar por bienes en las cajas registradoras. Utilizaba algunas de las mismas tecnologías que Apple Pay y no logró llegar a ser popular. Así que a pesar de lo que prometía Apple Pay, poder hacer pagos seguros con sólo presionar el pulgar en un iPhone, también tenía buenas razones para mostrarse escéptico ante sus posibilidades.

Sin embargo, cuando Apple Pay se lanzó sólo unas semanas más tarde, Bedier acabó convenciéndose. Poynt fabrica un nuevo tipo de terminal de pagos, que los comerciantes pueden utilizar para aceptar Apple Pay, y la llegada del servicio hizo que los pedidos de la compañía aumentaran enormemente. "Ahora los comerciantes ven a gente entrar y decir, '¿Por qué no puedo usar Apple Pay?'", aseguró en la sede de Poynt en Palo Alto (EEUU), cuyo vestíbulo exhibe una caja registradora marca National de 100 años, testimonio de la larga historia de las tecnologías de pago. En un principio Bedier esperaba que Poynt vendiera 20.000 terminales de pago en 2015, pero después del lanzamiento de Apple Pay se apresuró a encontrar un nuevo fabricante en Taiwán que pudiera manejar una demanda mucho mayor. "Apple Pay desencadenará un veloz crecimiento de los pagos móviles", asegura.

El impulso de las tecnologías de pago móvil ya estaba aumentando incluso antes de que Apple Pay debutase el otoño pasado. Cerca del 17% de todos los usuarios de teléfonos inteligentes informaron haber hecho un pago en un punto de venta con su teléfono en 2013, una cifra por encima del 6% en 2012, según una encuesta de la Reserva Federal de Estados Unidos. Los pagos móviles en persona en EEUU subieron a más del doble en 2014, hasta alcanzar 3.700 millones de dólares (3.255 millones de euros), según Forrester Research. Mientras tanto, a medida que servicios como Uber y tiendas como Starbucks permiten a los usuarios pagar con aplicaciones móviles, las transacciones para las que antes se sacaba la cartera están pasándose al teléfono, donde son más rápidas y deberían ser más seguras. Puedes usar tus cuentas de tarjetas de crédito existentes, pero no tener que sacar jamás las tarjetas físicas. "Sabemos que después de que la gente usa el teléfono para pagar dos o tres veces, no vuelven a su antiguo comportamiento", afirma el ejecutivo de MasterCard a cargo de las nuevas tecnologías de pago, Ed McLaughlin.

Ninguna de las tecnologías individuales es novedosa, pero Apple las ha convertido en un servicio demostrablemente más fácil que cualquier otro.

Pero aunque Apple no haya inventado los pagos móviles, los ha mejorado significativamente. Al igual que Apple hizo que fuera mucho más fácil usar un ordenador, escuchar música y comunicarte sobre la marcha, Apple Pay intenta hacer lo mismo para la compra de bienes y servicios, en línea y en lugares físicos. Cada innovación financiera desde la invención del dinero a la tarjeta de crédito ha reducido la fricción en el intercambio comercial y ha acelerado el ritmo del comercio. Apple Pay también hace eso: marca el final de garabatear una firma, enseñar una tarjeta de identificación y otras molestias asociadas a las anteriores formas de pago. También funciona mejor que otros servicios móviles anteriores. Apple Pay funciona automáticamente cuando el teléfono se coloca junto al terminal de pago, sin necesidad de abrir una aplicación como ocurre con Google Wallet o PayPal. Al presionar el pulgar en el teléfono se evita la necesidad de utilizar un PIN, lo que acelera la transacción. Esto es así tanto si quieres reservar una habitación en Airbnb o comprar un sándwich en Subway. Fusiona los mundos virtuales y físicos del comercio de una forma que ningún otro sistema de pago ha logrado.

Eso no significa que la mayoría de nosotros vayamos a abandonar las billeteras y agitar los teléfonos en todas las tiendas en 2015, ni mucho menos. La cifra de 3.700 millones en pagos móviles hechos en tiendas de EEUU el año pasado es sólo una gota en el océano de gasto de consumo al por menor de 4 billones de dólares (3,5 billones de euros). Además, se gastaron 12 billones de dólares (10,5 billones de euros) en servicios.

La propia Apple Pay también se enfrenta a una serie de dificultades, y no sólo procedentes de las billeteras rivales ofrecidas por Google, PayPal, minoristas y proveedores de servicios inalámbricos. Actualmente sólo las personas con el nuevo iPhone 6 pueden usar Apple Pay en tiendas. Por ahora sólo está disponible oficialmente en EEUU, pero el 98% de las tiendas del país carecen de terminales de pago que lo acepten. Por último, Apple Pay está muy lejos de sustituir algunas de las cosas que solemos llevar en una billetera, en particular las populares tarjetas de recompensas de las tiendas. La aplicación de Starbucks, que es una combinación de localizador de tiendas, tarjeta de recompensas y motor de pago todo en uno, sigue siendo la más utilizada para los pagos móviles en tiendas al por menor.

Aún así, Apple ha hecho bien muchas cosas, lo que sugiere que Apple Pay logrará marcar un hito. Incluso si sólo logra ser un éxito moderado para Apple, casi con seguridad se convertirá en un impulsor general de los pagos móviles. Ninguna de las tecnologías individuales que incluye es nueva, pero el grado de control de Apple sobre el software y el hardware en el iPhone, que supera lo que Google puede hacer con Google Wallet incluso en los teléfonos Android, le ha permitido combinar estas tecnologías en un servicio demostrablemente más fácil de usar que cualquier otro.

Como resultado, Apple está cementando los estándares de la industria de los pagos. Los comerciantes han estado debatiendo si los códigos de barras o la tecnología de radiocomunicación de campo cercano (NFC, por sus siglas en inglés), por ejemplo, deberían ser el método que use el teléfono para transmitir la información de pago cuando se coloque junto al terminal de pago. La decisión de Apple de incluir el NFC en los iPhones hará que muchas tiendas se sientan obligadas a adquirir terminales con soporte NFC si quieren maximizar su atractivo para los millones de usuarios del iPhone.

Del mismo modo, Apple Pay está marcando el paso en cuanto a la seguridad de los pagos, superando a las tarjetas de crédito con varias capas de protección. El teléfono no almacena los números reales de las tarjetas, ni siquiera el comerciante los ve, y mucho menos los guarda en bases de datos que los hackers puedan saquean sistemáticamente. Cada transacción genera un código único que puede usarse sólo una vez. La guinda del pastel: el pago se genera con Touch ID, que sólo responde a la huella dactilar del propietario. Este nivel de protección contra el fraude es una razón por la que los bancos que representan el 90% de los pagos de consumidores estadounidenses dan soporte a Apple Pay, señala el director de Productos de Pago de Próxima Generación de JP Morgan Chase, Avin Arumugam.

Por encima de todo, el momento que ha elegido Apple no podía ser mejor. Las redes de tarjetas han fijado octubre de 2015 como plazo para que los comerciantes actualicen los terminales que aceptan tarjetas de crédito con chips de seguridad integrados. Después de esa fecha, los comerciantes que no se actualicen tendrán que asumir los cargos fraudulentos. La mayoría de esos terminales que tendrán que instalar tendrán el sistema NFC incorporado. Aunque ese ciclo de actualización tardará años en llegar a la mayoría de tiendas, Apple Pay podría acelerarlo, afirma un antiguo ejecutivo de PayPal y Square, Keith Rabois, que además es inversor en varias start-up de pagos. "Apple Pay elimina la mayor parte de las barreras para la adopción de los pagos móviles", señala.

Apple Pay ya ha despegado más rápidamente que Google Wallet o cualquier otro sistema de pago móvil hasta la fecha. "El momento era propicio para Apple", asegura el director de Información en Whole Foods Market, Jason Buechel, donde casi el 2% de las ventas en tiendas estaban haciéndose con Apple Pay a mediados de enero. McDonald's ha dicho que Apple Pay representa la mitad de sus operaciones de transacciones móviles, y los pagos móviles de Walgreens se duplicaron después del lanzamiento de Apple Pay. Alrededor del 60% de los clientes lo utilizó varios días en noviembre, usándolo tres veces más de lo que los nuevos clientes de PayPal utilizaron ese sistema en el mismo período de tiempo, según un estudio realizado por la firma de correduría Investment Technology Group.

Apple tiene mucho que ganar si el impulso de Apple Pay continúa. No por el 0,15% de cada transacción que cobra a los bancos emisores de tarjetas: ese porcentaje supondría sólo 2.500 millones de dólares (2.200 millones de euros) en 2017 incluso si el nuevo sistema lograse una inesperada y enorme cuota del 30% del gasto de crédito y débito de EEUU, según una estimación del inversor Carl Icahn. Eso es una pequeña fracción de los ingresos que obtuvo el año fiscal 2014: 183.000 millones de dólares (161 millones de euros). El mayor impacto sería asegurar el atractivo del iPhone. Una vez que uses Apple Pay todos los días, además de otros servicios de Apple como iCloud y iTunes, te lo podrías pensar tres veces antes de cambiarte a un Android.

A pesar del enfoque de Apple Pay en las tiendas al por menor, su mayor oportunidad durante los próximos años estará probablemente en permitir pagos en un sinnúmero de aplicaciones y servicios. Cuando usas el servicio de transporte Uber, el pago sucede casi de forma invisible, y sin fricción. Rabois sugiere que Apple Pay podría llevar ese nivel de facilidad a miles de servicios a la carta en el transporte, la entrega de alimentos y mucho más. Una vez que los usuarios se acostumbren a hacer pagos de aplicaciones con un toque, empezarán a esperar a hacer lo mismo allí donde puedan.

- Robert D. Hof

Aquí tienes la lista completa de las 10 Tecnologías Emergentes de 2015

Para comentar, por favor accede a tu cuenta o regístrate

¿Olvidaste tu contraseña?

Informes Especiales

El dinero del mañana sin monedas ni billetes

Desde Apple Pay hasta Bitcoin, la tecnología bancaria está cambiando. Ya puedes pagar con el móvil y los bancos quieren saberlo todo de ti. Es la revolución del futuro del dinero y del dinero del futuro

Otros Informes Especiales

Advertisement
Advertisement
Publicidad