Negocios

El gigante de la secuenciación abre fuego para mantener su posición en el mercado

Illumina ha demandado a su emergente rival británico, Oxford Nanopore, y quiere impedir que importe sus productos a Estados Unidos. Alega que ella sola puede "llenar cualquier vacío"

  • Viernes, 26 de febrero de 2016
  • Por Antonio Regalado
  • Traducido por Teresa Woods

En la era del auge del petróleo, había una empresa que prácticamente monopolizaba y controlaba todos los aspectos del proceso de producción, el gigante Standard Oil. A día de hoy, estamos a las puertas de la era de la secuenciación del ADN, y la empresa que se erige como la versión genética de Standard Oil es Illumina. En 2014, seleccionamos a esta compañía como la número 1 en nuestra lista de Las 50 empresas más inteligentes del mundo.

Más del 90% de todos los datos de ADN son generados por las máquinas que vende Illumina, y la empresa de San Diego (EEUU) quiere que esto siga así.

Eso explica por qué Illumina dijo ayer que intentará bloquear las ventas comerciales de su rival británico, Oxford Nanopore. Esta empresa, cada vez más potente, ha desarrollado un nuevo y revolucionario instrumento de ADN.

En una demanda de patentes y en una queja registrada en la Comisión de Comercio Internacional de Estados Unidos, Illumina denuncia que los vanguardistas dispositivos de secuenciación de ADN de la empresa británica contienen ideas robadas y deberían ser retenidos por la aduana.

En 2014, Oxford Nanopore empezó a comercializar un nuevo tipo de secuenciador "de nanoporos" de ADN. Este tipo de máquina analiza las muestras genéticas al hacerlas pasar por un diminuto y delicado poro (ver El secuenciador de ADN que parece un 'smartphone' llega a la academia). Cada combinación de las letras genéticas A, G, C y T produce un cambio en la corriente eléctrica mientras atraviesa el poro, permitiendo así leer las moléculas.

Illumina afirma que controla la patente sobre el poro que utiliza Oxford Nanopore, algo que la empresa británica niega. Pero la mayor batalla se centra en las plataformas tecnológicas y en si la secuenciación de nanoporos podría reemplazar a la de las máquinas de Illumina o no.

Los instrumentos de Illumina, del tamaño de un frigorífico, son rápidos y precisos. Pero, al funcionar de distinta manera, el MinION de Oxford Nanopore es lo suficientemente pequeño para ser portátil (tiene el tamaño aproximado de un móvil) y hace lecturas de cadenas muy largas de ADN.

Aunque es menos preciso que los instrumentos de Illumina, la tecnología de nanoporos amenaza con convertirse en un rival mientras los científicos encuentran aplicaciones totalmente nuevas para ella como la secuenciación de los virus de Ébola para diagnosticar a pacientes desde un laboratorio improvisado en Guinea.

En su blog, el investigador genético de la Universidad de Edimburgo (Escocia) Mick Watson, que utiliza ambas tecnologías, considera que las demandas son "increíblemente decepcionantes" y comparó la disputa con "tener a dos amigos peleados".

De hecho, las dos empresas llevan enfrentadas desde 2012, tras cancelar sus planes de desarrollar juntas un instrumento de nanoporos y convertirse en rivales.

En un comunicado, el CEO de Oxford Nanopore, Gordon Sanghera, dijo que las demandas carecen de fundamento. Comentó que "es gratificante que la relevancia comercial de los productos de Oxford Nanopore sea tan públicamente reconocida por el monopolista del mercado".

Oxford Nanopore no ha divulgado sus resultados de ventas, pero la empresa afirma que "más de 1.000" equipos científicos utilizan MinION. La empresa está considerada como la compañía tecnológica de Gran Bretaña de crecimiento rápido más prometedora y valiosa. Su valoración ya asciende a unas 970 millones de libras (unos 1.230 millones de euros), y tiene planes de realizar una OPI, según el Sunday Times.

Hasta ahora, los dispositivos de Oxford Nanopore representan una diminuta fracción dentro del mercado de las máquinas de secuenciación rápidas, productos químicos y software. Esta industria mueve entre 3.000 y 4.000 millones de dólares (entre 2.700 y 3.600 millones de euros) al año según el cofundador de AllSeq, Shawn Baker, una consultoría de genómica.

Ya que Oxford Nanopore aún no dispone de una importante presencia comercial, Baker considera que la demanda de Illumina trata de "proteger su dominio y provocar dolores de cabeza a Oxford Nanopore mientras intenta realizar su OPI".

Illumina ha defendido su territorio de forma agresiva. Para mantener su posición el mercado no solo ha bajado sus precios, también ha emitido demandas judiciales y realizado algunas adquisiciones. En 2012, hasta abrió fuego sobre uno de sus clientes más importantes, la operadora de investigaciones china BGI, después de que adquiriera una tecnología rival.

Las bacterias normalmente utilizan poros de proteína para introducir los nutrientes a sus cuerpos celulares. Pero los poros son muy delicados, por lo que Oxford Nanopore tardó más de 10 en averiguar por fin cómo fusionarlos para crear un dispositivo físico capaz de leer el ADN.

La compañía nunca ha revelado públicamente exactamente qué poro contienen sus máquina, y lo guarda bajo un secreto comercial. Pero según las demandas de Illumina, existe una "alta probabilidad" de que MinION emplee un poro desarrollado por Jens Gundalach, un físico de la Universidad de Washington (EEUU) y unos colaboradores de la Universidad de Alabama (EEUU).

Hasta el trabajo de Gundalach, publicado en 2010 y a partir del cual Illumina obtuvo su licencia, la secuenciación por nanoporos estaba limitada por unos problemas técnicos. Pero Gundalach encontró que un poro con forma de embudo de la bacteria Mycobacterium smegmatis (nombrado así porque se encuentra en las secreciones genitales) produce una señal unas 10 veces más fuerte que los poros anteriores, según la demanda de Illumina, a la que se han sumado ambas universidades.

En su demanda, Illumina afirma que muchas líneas de pruebas sugieren que Oxford Nanopore está empleando versiones mejoradas de ese poro en MinION.

Al pedir a las autoridades estadounidenses que investiguen a Oxford Nanopore y prohiban las importaciones del MinION a Estados Unidos, Illumina podría alienar a los científicos, puesto que no está disponible ninguna otra tecnología comparable. Illumina nunca ha anunciado planes de comercializar su propio producto basado en nanoporos.

Los abogados de Illumina -han señalado que el público general no sufriría ningún daño en caso de retenerse el MinION en la aduana y prohibir su entrada a Estados Unidos. Illumina puede "llenar cualquier vacío" con sus propios productos, afirman.

Para comentar, por favor accede a tu cuenta o regístrate

¿Olvidaste tu contraseña?

Informes Especiales

El dinero del mañana sin monedas ni billetes

Desde Apple Pay hasta Bitcoin, la tecnología bancaria está cambiando. Ya puedes pagar con el móvil y los bancos quieren saberlo todo de ti. Es la revolución del futuro del dinero y del dinero del futuro

Otros Informes Especiales

Advertisement
Advertisement
Publicidad