Negocios

El bombo de la seda de araña sintética acaba en una simple corbata de 300 euros

La ciencia de materiales siempre acaba chocándose con la realidad del laboratorio y el mercado. La seda de araña artificial tiene mucho potencial, pero fabricarla sigue siendo un reto

  • Martes, 21 de marzo de 2017
  • Por Katherine Bourzac
  • Traducido por Teresa Woods

Crédito: Cortesía de Bolt Threads.

Nos prometieron ascensores que llegarían hasta la Luna hechos con nanotubos de carbono, nanorobots que nos curarían desde dentro hacia fuera, chalecos antibalas de seda de araña y muchas cosas más. Pero lo que nos han dado en el ámbito de la seda de araña se reduce a una corbata de edición limitada que cuesta casi 300 euros.

El director científico de Bolt Threads, David Breslauer, responsable de esta pieza de moda tecnológica, afirma que la producción de la corbata demuestra que las fibras y tejidos de seda de araña pueden producirse a gran escala.

Pero no espere encontrar corbatas de seda de araña en El Corte Inglés en un futuro próximo. La empresa sólo ha puesto 50 corbatas a la venta en su página web. Breslauer afirma que es un modelo de demostración y que la empresa lanzará más ampliamente una segunda versión, aunque no quiso dar más detalles.

Las propiedades de la seda de araña llevan seduciendo a los investigadores y al público desde hace tiempo. La estructura de las proteínas de seda de araña, que combina zonas duras y cristalinas con otras más elásticas, proporciona al material algunas capacidades impresionantes. Cuando las hebras individuales se prueban en el laboratorio, las mejores pueden hacerle la competencia al acero y al Kevlar, el material empleado para hacer chalecos antibalas. Las sedas son versátiles, y diferentes especies de arañas producen sus propias variedades de la fórmula de seda.

Foto: La producción de seda de araña sintética en Bolt Threads. Crédito: Cortesía de Bolt Threads.

Un puñado de start-ups está intentado crear seda en el laboratorio, al más puro estilo Spiderman. Al igual que Bolt Threads, muchas de estas empresas se basan en las secuencias genéticas de las fibras de seda natural, y las cultivan en fermentadores microbianos y después las tejen para generar fibras de proteínas. (Para echar un vistazo al proceso de Bolt Threads, ver Una 'start-up' logra imitar la tela de araña en el laboratorio para fabricar "cualquier cosa").

Y también ha habido anuncios falsos. El pasado mes de mayo, Spiber, Inc., con sede en Yamagata (Japón), anunció con gran bombo que North Face empezaría a vender una parka de seda de araña por casi 1.000 euros en Japón. Pero a finales de septiembre, Spiber retrasó el lanzamiento del producto "para seguir mejorando el proceso de producción para lograr una mayor estabilidad de la calidad del producto". Contactados por correo electrónico, un portavoz de Spiber dijo que la empresa sigue aprendiendo sobre el proceso de fabricación, y que no podía hacer comentarios sobre el calendario de ningún lanzamiento de producto.

El investigador de la Universidad de Tufts (EEUU) Fiorenzo Omenetto señala que la corbata de Bolt es importante porque representa "una demostración tangible de objetos fabricados con un material natural que se sintetiza en el laboratorio". Es una señal de lo que está por venir en la biofabricación, para textiles y más allá, asegura. 

Breslauer de Bolt Threads cuenta que su idea sobre los usos potenciales de la seda de araña artificial han ido cambiando con el tiempo. El responsable recuerda: "El atractivo de la seda de araña me hizo suponer que íbamos a producir algún tipo de material técnico", como fibras para chalecos antibalas. Pero la seda de su corbata no es una superfibra, algo que resultaría mucho más difícil de fabricar.

De hecho, la seda de araña sintética lleva su propia trayectoria, desde el bombo inicial hasta el choque con la realidad que han sufrido muchos materiales nuevos. Un emocionante descubrimiento en el laboratorio es seguido por alocadas especulaciones sobre todo lo que podría permitir, pero las investigaciones posteriores y la realidad del mercado acaban en algo muy distinto.

Eso no quiere decir que la seda de araña artificial no sea útil. Una vez que Bolt Threads produzca a escalas más mayores, afirma Breslauer, empezará a utilizar variaciones de proteína de seda que pueden absorber mejor la tinta, lo que también requeriría mucha menos agua para el proceso. Y debería ser posible generar prendas biodegradables de seda. Los implantes médicos de seda ya se aprovechan de esta propiedad, y la ropa podría hacerlo también.

Para comentar, por favor accede a tu cuenta o regístrate

¿Olvidaste tu contraseña?

Informes Especiales

El futuro de la medicina: un tratamiento para cada paciente

Una ola de avances científicos e inversiones financieras puede estar a punto de marcar el nacimiento de una nueva era de atención sanitaria marcada por la personalización y la precisión. Bienvenidos al futuro de la medicina.

Otros Informes Especiales

Advertisement
Advertisement
Publicidad