MIT Technology Review: Publicado por Opinno

Close Window

Miércoles, 6 de junio de 2012

Cuando Google modifica su modelo, otros buscadores le ganan terreno

La popularidad de Blekko y DuckDuckGo, dos pequeños motores de búsqueda, se ha multiplicado en los últimos meses.

La disposición de Google a modificar su modelo de búsqueda Web puede estar abriendo un hueco en el mercado a otros buscadores.

En enero Google lanzó 'Búsqueda, más Tu Mundo', un servicio que añade enlaces compartidos por tus amigos a las páginas de resultado de tus búsquedas, basándose en la actividad observada en otros servicios de Google, como Google+ y Gmail. En febrero supimos que Google correlacionaría la actividad de los usuarios en todos sus sitios, para poder ofrecer sus anuncios de manera más eficaz. Al mismo tiempo que se pusieron en marcha estos controvertidos cambios, el uso de los buscadores de dos start-ups, Blekko y DuckDuckGo, empezó a crecer rápidamente y es una tendencia que aún no ha parado.

Los dos sitios representan una parte minúscula de todas las búsquedas en línea, pero su crecimiento sugiere que los millones de dólares de capital riesgo que han recibido no han sido en vano. Ambas empresas insisten en hacer hincapié en su diseño relativamente sencillo y en un compromiso por proteger la intimidad del usuario, unos valores que, según algunos, Google ha abandonado en sus esfuerzos por ser más social. 

“Existe una oportunidad para que varios motores de búsqueda nuevos fragmenten el mercado un poco, y eso representa una gran oportunidad” afirma Gabriel Weinberg, que fundó DuckDuckGo en 2008 como un proyecto paralelo, pero cuya empresa ahora emplea a cuatro personas a tiempo completo y recibió 3 millones de dólares (unos 2,4 millones de euros) en forma de inversiones a finales del año pasado. “Es lo mismo que pasó con los navegadores. La gente se dio cuenta de que había muy poco donde escoger y luego se volvió a fragmentar”, explica, refiriéndose a cómo Internet Explorer de Microsoft perdió su posición dominante.

Las búsquedas en DuckDuckGo han crecido de forma lenta pero constante desde que se lanzó el sitio hace cuatro años y provienen principalmente de la comunidad de las start-ups. Pero tras un rediseño visual en enero, sus cifras explotaron. De enero a principios de abril, el uso del sitio se triplicó, según las estadísticas de tráfico del sitio, que son públicas, pasando de 450.000 búsquedas diarias a más de 1,5 millones. Las visitas han seguido creciendo desde entonces, pero a un ritmo menor.

Blekko, que se lanzó en 2010 y ahora cuenta con 42 empleados a tiempo completo y más de 50 millones de dólares (unos 40 millones de euros) recibidos en inversiones, tiene una historia parecida. No comparte sus estadísticas de usuarios, pero según Compete, una empresa que calcula el uso de sitios web mediante varias fuentes indirectas de información, las visitas al sitio desde enero han seguido un camino ascendente que parece casi exponencial. En la actualidad Blekko tiene 2,31 millones de usuarios únicos al mes según Compete, una cifra que, a pesar de que es probable que no sea exacta, es bastante impresionante en comparación con otros sitios. Blekko es más popular que la más conocida Wolfram Alpha, un 'motor de conocimiento' que visitan solo 462.000 personas al mes, y que DuckDuckGo, que recibe 257.000 visitantes mensuales, según Compete. Estas cifras siguen siendo insignificantes comparadas con los 161 millones de visitantes únicos mensuales de Google y los 122 de Bing. Los visitantes de Google son los que más búsquedas hacen; según Compete, el 65 por ciento de las búsquedas Web en Estados Unidos se hacen en Google y el 18 por ciento en Bing.

Rich Skrenta, cofundador y director general de Blekko, afirma que las noticias que salen en los medios sobre los buscadores en general o sobre cambios efectuados en Google suelen estar correlacionadas con un aumento del tráfico en Blekko.

El lanzamiento en enero de 'Búsqueda, más Tu Mundo', de Google, que proporciona a cada persona distintos resultados de búsqueda basándose en la actividad de sus contactos en línea, es un ejemplo. Skrenta sostiene que ese servicio de Google va en contra de lo que algunos usuarios esperan de su motor de búsqueda. “Es como si cada uno leyera una versión distinta del New York Times cada mañana”. Skrenta señala que Google añadió un botón de 'ocultar resultados personales' al poner en marcha los cambios, y afirma que “quizá estén un poco nerviosos porque la gente prefiera el modelo antiguo”.

Weinberg sostiene que, al complicar su austero diseño, Google hizo que la gente buscase en otra parte. “Eso aumentó nuestro tráfico”, afirma. “La gente reaccionó de forma negativa a los cambios”.

La nueva política de privacidad de Google, anunciada en febrero, también aumentó el tráfico de estas dos start-ups. Tanto Blekko como DuckDuckGo afirman que están comprometidos con el hecho de evitar la personalización y cualquier cosa que conduzca a proporcionar resultados diferentes para personas diferentes. “Hace dos años a nadie le importaba que tuvieras una buena política de privacidad, pero últimamente la privacidad es un asunto candente. Le cuentas cosas a tu buscador que no le contarías a tu mujer o a tu párroco”, afirma Skrenta.

Blekko convierte la información sobre las búsquedas en datos anónimos pasadas 48 horas, en comparación con los 18 meses que Google retiene esa información. “Si aparece la policía con una orden de búsqueda, no hay nada que ver”, afirma Skrenta. DuckDuckGo no recoge ninguna información que identifique al usuario, como la dirección IP, por ejemplo, así que éstos siempre son anónimos.

El mes pasado Google introdujo otra característica que complica aún más sus resultados de búsqueda. Pero está por ver si este nuevo servicio, denominado 'gráfica de conocimiento', en el que aparecen ventanas con datos junto a los resultados para algunas búsquedas, conducirá a los usuarios a buscar en otra parte.

La tecnología de Blekko es parecida a la de Google, pero a una escala más pequeña. Tiene 1.500 servidores propios trabajando 24 horas para rastrear y clasificar sitios web y servir los resultados a los usuarios. La empresa lleva a cabo una agresiva política de filtrado de las páginas de spam diseñadas para quedar clasificadas muy alto en las búsquedas comunes -por ejemplo, páginas de salud y viajes- gracias a la ayuda de sus usuarios que generan listas de sitios que deben ser excluidos de los resultados.

DuckDuckGo sin embargo recopila por si mismo una cantidad pequeña de sus datos. Ofrece resultados mezclando datos de Yahoo, Wikipedia, Wofram Alpha y una pequeña parte corresponde al rastreo de la Web. Weinberg destaca las ventanas 'información con cero clics' que a veces aparecen en la parte superior de los resultados para presentar datos de Wikipedia y otras fuentes.

Mark Ballard, analista investigador sénior en Rimm-Kaufman, donde estudia marketing y publicidad en línea, señala que ambas start-ups empezaron con una base pequeña, lo que facilitó su crecimiento. Y afirma que han demostrado que es posible atraer a usuarios de Google con el producto adecuado. “Mientras Google ha ido aumentando la cantidad de anuncios que presenta en cada búsqueda y se ha alejado cada vez más del enfoque ‘diez enlaces azules’ hacia resultados de búsqueda más complicados, Blekko y DuckDuckGo ofrecen una experiencia de usuario más sencilla y menos abigarrada”, comenta.

Hace poco que ambas empresas han empezado a ofrecer anuncios junto a sus resultados de búsqueda, aunque ninguna de las dos es rentable aún. Sin embargo, según Ballard, los anuncios vendidos por términos de búsqueda son lo suficientemente valiosos como para que un pequeño segmento del mercado de búsqueda represente cientos de millones de dólares “Si consiguen mantener sus gastos fijos bajos al mismo tiempo que producen resultados de búsqueda de calidad rápidamente, no tienen por qué competir con Google o Bing en cuota de mercado para poder ser empresas rentables”.

Sin embargo, si Skrenta y Weinberg siguen teniendo éxito, pueden acabar sucumbiendo a la misma tentación que Google ha tenido con su fórmula ganadora, afirma Ballard.

Copyright Technology Review 2014.