Negocios

Business Impact: Autodesk se transforma a sí misma con una aplicación

Un fabricante de software de diseño de gama alta descubre accidentalmente un éxito comercial.

  • Jueves, 8 de diciembre de 2011
  • Por Brian Bergstein
  • Traducido por Francisco Reyes (Opinno)

Cuando Chris Cheung y Thomas Heerman, dos gerentes de nivel medio en la compañía de software Autodesk, mostraron por primera vez su nueva aplicación de dibujo para el iPhone, recibieron algunas miradas escépticas. ¿Por qué iba a querer alguien hacer garabatos en esa pequeña pantalla? ¿Y qué importancia podía tener una aplicación de 2,99 dólares (2,23 euros) dentro de una empresa con alrededor de 2.000 millones de dólares (1.493 millones de euros) en ingresos anuales?

Retratos móviles: Estos dibujos de Thomas Heermann (a la izquierda, en el iPad) y Chris Cheung (a la derecha, en el iPhone) fueron realizados con la aplicación creada por ellos, SketchBook de Autodesk.
Fuente: Susan Murtaugh y Jacques Pena/Autodesk

Dos años más tarde, las aplicaciones SketchBook de Autodesk para teléfonos y el iPad son éxitos de ventas con siete millones de descargas. No suman una gran cantidad de ingresos: tal vez 15 millones de dólares (11,2 millones de euros). Sin embargo, este ejemplo de innovación va más allá del dinero. Con su primer éxito entre los consumidores, Autodesk posee hoy día más clientes de los que logró tener combinando los 29 años anteriores.

"Es la mejor publicidad que hemos tenido en años", indica el director general de Autodesk, Carl Bass. Es más, las aplicaciones de cosecha propia están enseñando a Autodesk cómo llegar a un nuevo público de rápido crecimiento que utiliza tabletas y teléfonos. El año pasado, Autodesk lanzó una nueva división de productos de consumo que incluye SketchBook y otros programas de diseño para los que no hace falta poseer ordenadores de alta gama.

Los orígenes de las aplicaciones son un recordatorio de que las grandes empresas también pueden innovar, aunque no necesariamente de forma predecible. "No se puede institucionalizar la innovación. Si se pudiera, todo el mundo lo haría", afirma Bass. Reconoce que probablemente no hubiera dedicado recursos al proyecto de la aplicación. "Sin embargo, ¿sabes qué? Dos personas lo hicieron y no pidieron permiso a nadie”.

Cuando Cheung, gerente de producto en Autodesk, y Heerman, su jefe, asumieron la responsabilidad de SketchBook en 2008, un programa de pintura y dibujo para PC y un complemento para Autodesk, conocida mayormente por su potente software AutoCAD utilizado por arquitectos e ingenieros. Con un precio aproximado de 100 dólares (75 euros), SketchBook tampoco generó mucho interés entre los distribuidores. La tarea fundamental a la que debían enfrentarse Cheung y Heerman, que trabajan en una oficina de Toronto (Canadá) lejos de la sede de la compañía en San Rafael, California (EE.UU.), fue el lanzamiento de la próxima actualización normal del programa para PC.

El año pasado, Apple había lanzado el iPhone y Cheung se preguntaba si SketchBook podría funcionar en el dispositivo. Con el consentimiento de Heerman, pidió a los desarrolladores explorar esa cuestión una vez se asegurasen de que la versión para PC estuviera lista a tiempo. Mientras tanto, otras pequeñas empresas empezaron a lanzar aplicaciones de dibujo para el iPhone, aclarando la cuestión sobre si a alguien le gustaría o no dibujar en la pantalla de un teléfono.

Para comentar, por favor accede a tu cuenta o regístrate

¿Olvidaste tu contraseña?

Informes Especiales

Especial papel septiembre/octubre 2014

Este número de 'MIT Technology Review' desgrana los perfiles de los Innovadores menores de 35 globales seleccionados en la convocatoria de este año y mucho más

Otros Informes Especiales

Video

Carlo Ratti, Director del grupo Senseable City Lab en el MIT

Más Vídeos

Advertisement
Advertisement
Publicidad