Informática

La pantalla táctil de Qeexo puede distinguir uñas de nudillos

Aumentar las formas en que los usuarios puedan usar las pantallas táctiles podría abrir nuevas funcionalidades en los dispositivos móviles.

  • Lunes, 19 de noviembre de 2012
  • Por Rachel Metz
  • Traducido por Francisco Reyes (Opinno)


Toc, toc: La tecnología de Qeexo puede diferenciar entre la punta del dedo, las uñas o los nudillos en una pantalla táctil.

A medida que ha aumentado la popularidad de los teléfonos inteligentes, nos hemos acostumbrado a utilizar nuestros dedos para navegar por las pantallas táctiles con toques, deslizando el dedo por la pantalla o pellizcándola. Sin embargo, podemos hacer mucho más con los dedos que solo tocar, y una empresa llamada Qeexo pretende crear una tecnología con la que diferenciar entre los dedos, las uñas y los nudillos.

La compañía, con sede en San José (California, EE.UU.), posee una tecnología llamada FingerSense, que se puede utilizar para acciones como abrir un menú de opciones (similar al botón derecho de un ratón) en un correo electrónico usando un golpe de nudillos, o permitir nuevos tipos de controles en los juegos. Actualmente está en conversaciones con fabricantes de teléfonos y Qeexo espera que FingerSense empiece a instalarse en teléfonos inteligentes en un año.

Qeexo ha salido de la Universidad Carnegie Mellon (EE.UU.), donde comenzó hace varios años como proyecto de investigación de los estudiantes de posgrado de interacción humano-computadora Chris Harrison y Julia Schwarz. Harrison ya ha ganado cierta popularidad gracias a su trabajo en tecnología de pantalla táctil. En Disney Research ayudó a desarrollar la tecnología sensitiva Touché, que puede hacer que casi cualquier cosa pueda utilizarse como dispositivo informático de entrada.

En un principio, la idea que acabó transformándose en Qeexo estaba destinada a la detección de diferentes tipos de lápices utilizados ​​en una pantalla táctil de gran tamaño, una superficie construida mediante la modificación de una gran mesa de Ikea retroiluminada.

El proyecto les hizo pensar sobre cómo esta tecnología podría emplearse para diferenciar entre las distintas partes del dedo en una pantalla de teléfono inteligente. Tocar y deslizar han sido gestos comunes en estos dispositivos desde que Apple lanzara el primer iPhone en 2007, pero ciertas funciones en varias aplicaciones, tales como copiar y pegar, siguen siendo complejas de realizar, así que la idea parecía propicia para la innovación.

"No vamos por el mundo solo dando toques", señala Harrison. "Ni siquiera podría salir de esta habitación si lo único que pudiera hacer fuera dar toques".

Los investigadores redujeron y refinaron su tecnología, colocándola en un prototipo creado mediante la modificación de un teléfono inteligente Samsung.

La tecnología de Qeexo se basa, en parte, en un sensor acústico capaz de captar los sonidos, la vibración mecánica hecha por diferentes tipos de toques en pantalla con las distintas partes de un dedo. Un software instalado en el teléfono, entrenado con varias personas para lograr diferenciar entre los distintos tipos de contacto táctil, usa la información recogida por el sensor acústico, junto con datos como el punto de contacto y su tamaño, para hacer una conjetura acerca de cómo está tocando la pantalla el usuario.

Me reuní con Harrison y Schwarz en San José, donde me mostraron demos de varias aplicaciones construidas para mostrar su tecnología en el citado teléfono inteligente Samsung. Una aplicación de dibujo te permite dibujar con la punta de un lápiz de mano, borrar con su extremo opuesto de goma, ensuciar la imagen con el dedo y golpear dos veces con el nudillo para abrir una nueva página. Una aplicación de visualización de fotografías permite al usuario usar los nudillos en una imagen para abrir un menú con opciones y hacer cosas como imprimir, mandar un correo electrónico o borrar la foto.

Su versión del popular juego Fruit Ninja requiere que el usuario use los nudillos para romper un coco, aplastar bayas con la yema del dedo, cortar plátanos con una uña, o tocar la pantalla con dos nudillos al mismo tiempo para eliminar un montón de fruta a la vez. Aunque soy un experto en Fruit Ninja, me resultó difícil llegar a controlar todos los diferentes toques en el juego modificado. Sin embargo, la tecnología funcionó bastante bien y en la mayoría de los casos resultó exacta y rápida a la hora de identificar cada toque.

Sin embargo, puede que pase un tiempo antes de que dicha tecnología se haga común. El analista de Creative Strategies, Ben Bajarin, señala que la gente todavía se está acostumbrando al uso de pantallas táctiles y funciones multi-touch. También señala que para que algo como FingerSense se haga popular, tendrá que ser incorporado por una serie de empresas, no solo por los fabricantes de teléfonos y Qeexo, sino también por desarrolladores de software.

"Los ecosistemas tardan tiempo en desarrollarse y captar atención. Yo diría que unos años como mínimo, pero probablemente más tiempo", concluye el experto.

Para comentar, por favor accede a tu cuenta o regístrate

¿Olvidaste tu contraseña?

Informes Especiales

Especial papel noviembre/diciembre 2014

La relación entre la tecnología y la desigualdad es el tema central de este número de 'MIT Technology Review'

Otros Informes Especiales

Video

Carlo Ratti, Director del grupo Senseable City Lab en el MIT

Más Vídeos

Advertisement
Advertisement
Publicidad