Biomedicina

La investigación sobre la gripe aviar se reiniciará una vez acabe la moratoria

Los científicos aseguran que comprender el modo en que el virus se transmite entre los mamíferos es un problema de salud pública de importancia crítica.

  • Jueves, 24 de enero de 2013
  • Por Susan Young
  • Traducido por Francisco Reyes (Opinno)

Los científicos que estudian la gripe aviar, una enfermedad potencialmente mortal que en ocasiones puede infectar a otros animales, entre ellos los seres humanos, anunciaron ayer miércoles que reanudarán su trabajo una vez acabada la moratoria iniciada el año pasado, provocada por una serie de preocupaciones de seguridad.

El riesgo de que un virus más transmisible pudiera escapar o ser utilizado para terrorismo biológico generó tanta controversia que, en junio de 2012, diversos investigadores de la gripe en todo el mundo acordaron detener cualquier trabajo que pudiera generar versiones más transmisibles de la gripe aviar, también conocida como H5N1. Lo que originalmente iba a ser una pausa de 60 días se convirtió en una moratoria de un año de duración.

Ayer, los mismos 40 investigadores que firmaron la moratoria anunciaron en una conferencia de prensa y en cartas publicadas tanto en Science como en Nature que el trabajo se reanudaría en aquellos países donde los Gobiernos hubieran acordado medidas de vigilancia y de seguridad en laboratorios. Durante una teleconferencia, los investigadores aseguraron que el trabajo en laboratorios especializados de la Unión Europea, Canadá y China será reiniciado, pero que los científicos de EE.UU. y Japón siguen esperando directrices finales y decisiones de sus Gobiernos.

Los investigadores afirman que es importante retomar el trabajo de preparación ante una pandemia de gripe aviar, y que la pausa ha dado a los Gobiernos tiempo para revisar sus políticas de bioseguridad, y también ha dado tiempo a los investigadores para explicar los beneficios de salud pública del trabajo.

"Creemos que esta investigación es importante para la preparación ante una pandemia", señaló Yoshihiro Kawaoka, investigador de la gripe en la Universidad de Wisconsin-Madison (EE.UU.) y la Universidad de Tokio (Japón). "Comprender cómo se adapta el virus aviar a los mamíferos dará lugar a una mejor vigilancia y mejores vacunas", indicó.

La H5N1 es mortal para las aves y rara vez infecta a los humanos, pero ha matado a unas 360 personas desde el año 2003, según datos de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (EE.UU.). Para entender mejor cómo podría propagarse el virus entre humanos a través de los estornudos o la tos, los investigadores estudian cambios moleculares que puedan conducir a una transmisión más fácil. Esto se ha llevado a cabo en el laboratorio con hurones y en algunos casos el trabajo ha conducido a la creación de cepas del virus más peligrosas.

Por lo general, el virus no pasa de manera eficiente entre las personas o los hurones, aunque Kawaoka y otros investigadores han encontrado que los virus salvajes podrían mutar fácilmente en una cepa capaz de transmitirse entre los mamíferos por estornudos o la tos. Un estudio llevado a cabo por Ron Fouchier, investigador de la gripe en el Centro Médico Erasmus de Rotterdam en los Países Bajos, encontró antes de la moratoria que esta cepa más peligrosa podría crearse con solo cinco mutaciones del virus H5N1. Al menos dos de las mutaciones ya han sido encontradas en virus naturales, indicó Fouchier.

"La investigación es claramente de importancia para la salud pública", aseguró Fouchier. "Gracias al conocimiento de estas mutaciones, podemos llevar a cabo una mejor vigilancia". Si empiezan a aparecer en la naturaleza, "entonces los países deberían erradicar los brotes con un estricto sentido de urgencia", agregó Fouchier.

El trabajo también ayudará a los científicos a evaluar mejor los medicamentos antivirales y vacunas, señaló Fouchier. En la actualidad, estos tratamientos son probados o bien en el virus de la gripe estacional o en el H5N1 común, aunque en los hurones estos virus se comportan de manera diferente a la cepa más transmisible.

Este tipo de pruebas se lleva a cabo en instalaciones con sistemas especializados de filtración de aire y de flujo de aire que requieren que los científicos trabajen en 'trajes espaciales' sellados.

"Podemos llevar a cabo estos experimentos con seguridad", señaló Kawaoka. "El riesgo nunca puede ser inexistente, pero se puede minimizar y gestionar".

Para comentar, por favor accede a tu cuenta o regístrate

¿Olvidaste tu contraseña?

Informes Especiales

Especial papel noviembre/diciembre 2014

La relación entre la tecnología y la desigualdad es el tema central de este número de 'MIT Technology Review'

Otros Informes Especiales

Video

Carlo Ratti, Director del grupo Senseable City Lab en el MIT

Más Vídeos

Advertisement
Advertisement
Publicidad