Informática

La agonía de Wikipedia

Ha pasado de ser «la enciclopedia que cualquiera puede editar» a la que «cualquiera que entienda las reglas, socialice, esquive el muro impersonal de rechazo semiautomatizado y siga queriendo contribuir [...], puede editar»

  • Miércoles, 23 de octubre de 2013
  • Por Tom Simonite

El sexto sitio web más visitado del mundo no se gestiona como ninguno de los otros nueve que incluyen el Top 10. No lo maneja una sofisticada empresa, sino un grupo de voluntarios sin un líder a la cabeza que suelen trabajar bajo seudónimo y debatir entre ellos. Rara vez intenta hacer cosas nuevas con  la esperanza de atraer más visitantes; de hecho, ha cambiado muy poco en la última década. Sin embargo, sólo la versión en inglés de Wikipedia cuenta con 10.000 millones de páginas vistas cada mes. Cuando tiene lugar un suceso importante, por ejemplo las explosiones en el maratón de Boston (EEUU), a las pocas horas aparecen numerosas entradas de distintas fuentes que van evolucionando cada minuto que pasa. Dado que no existe otra fuente de información gratuita parecida, muchos servicios en línea dependen de Wikipedia. Si buscas algo en Google o le haces una pregunta a Siri en tu iPhone, recibirás información procedente de esta enciclopedia, y se dará por hecho que esa información son hechos puros.

Pero Wikipedia y su ambición declarada de "recopilar todo el conocimiento humano"se enfrenta a algunos problemas. La fuerza de trabajo voluntaria que construyó el buque insignia del proyecto -la versión en inglés de Wikipedia- y que debe defenderla del vandalismo, el fraude y la manipulación, es un tercio más pequeña que en 2007 y no deja de menguar. Los participantes que quedan no parecen capaces de arreglar los fallos que impiden que Wikipedia sea una enciclopedia de calidad según todos los estándares, incluidos los del propio proyecto. Entre los problemas significativos que no se están pudiendo resolver está el de ofrecer una cobertura sesgada: las entradas sobre Pokémon y las estrellas femeninas de porno son muy completas, pero sus páginas sobre novelistas femeninas o regiones del África subsahariana son apenas bocetos. Las entradas creadas por figuras de autoridad siguen sin ser la norma. De los mil artículos que los propios voluntarios del proyecto han etiquetado como núcleo de una buena enciclopedia, la mayoría ni siquiera merecen la puntuación de calidad media de la propia Wikipedia.

La fuente principal fuente de estos problemas no resulta un misterio. El colectivo que gestiona el sitio hoy, que se calcula que es masculino en un 90%, opera una burocracia aplastante con una atmósfera, a menudo, desagradable que desanima a los recién llegados que podrían aumentar la participación en Wikipedia y ampliar su cobertura.

En respuesta, la Fundación Wikimedia, la organización sin ánimo de lucro formada por 187 personas que paga la infraestructura técnica y legal sobre la que se sostiene Wikipedia, está montando una especie de misión de rescate. La fundación no puede pedirle a la comunidad de voluntarios que cambien su forma de funcionar. Pero si se modifica el sitio web de Wikipedia y su software, espera poder guiar a la enciclopedia por un camino más sostenible.

La campaña de la fundación traerá los primeros grandes cambios realizados en años a un sitio que se ha convertido en una cápsula del tiempo de los primeros y más torpes pasos de la web, muy lejos de los sitios sociales y comerciales fáciles de usar que dominan el panorama actual. "Todo lo que es Wikipedia era completamente apropiado en 2001, pero se ha ido quedando atrás desde entonces", explica la directora ejecutiva de la fundación -que se aloja en dos pisos sin demasiado glamour con un ascensor defectuoso en un edificio del centro de San Francisco- Sue Gardner, y añade: "Éste es nuestro intento por ponernos al día". Ella y el fundador de Wikipedia, Jimmy Wales, afirman que el proyecto tiene que atraer a un nuevo grupo de personas para poder progresar. Pero Wales afirma que "el mayor problema es el de la diversidad de editores", mientras espera poder "aumentar el número de editores en temas sobre los que hay que trabajar".

Que eso suceda depende de si aún hay una cantidad suficiente de gente que crea en la idea de la colaboración en línea por el bien común, la idea que impulsó Wikipedia en un principio. Pero este esfuerzo es crucial; Wikipedia importa a mucha más gente que a sus editores y a los estudiantes que no han encontrado el momento de leer los libros que les han mandado. Muchos de nosotros usamos la información que encontramos ahí, tanto directa como indirectamente. Mientras, Wikipedia ha acabado con las demás alternativas o las ha mando al final de la lista de resultados de búsqueda de Google. En 2009 Microsoft cerró Encarta, que se basaba en el contenido de varias enciclopedias. La Enciclopedia Británica, que cobra 70 dólares anuales (unos 52 euros) por el acceso en línea a sus 120.000 artículos, sólo ofrece un puñado de entradas gratuitas plagadas de publicidad en forma de banners y pop-ups.

Los nuevos no son bienvenidos
Cuando Wikipedia se lanzó en 2001, no se pretendía que fuera una fuente de información en sí misma. Wales, bróker financiero convertido en emprendedor de internet, y Larry Sanger, un recién doctorado en filosofía, empezaron el sitio para potenciar Nupedia, una enciclopedia en línea gratuita creada por Wales que dependía de contribuciones de expertos. Tras un año de existencia, Nupedia ofrecía una extraña colección de sólo 13 artículos sobre temas como Virgilio y las costumbres a la hora de tocar el violín en Donegal. Sanger y Wales esperaban que Wikipedia, un lugar donde cualquiera podía crear o modificar una entrada, generaría rápidamente nuevos artículos que después podrían acabar los expertos.

Cuando se dieron cuenta del entusiasmo con el que la gente acogió la idea de una enciclopedia que cualquiera pudiera editar, Wales y Sanger convirtieron rápidamente Wikipedia en su proyecto principal. Hacia el final de su primer año tenía más de 20.000 artículos en 18 idiomas, y no paraba de crecer. En 2003, Wales creó la Fundación Wikimedia para operar los servidores y el software que ejecutan Wikipedia, y para recaudar el dinero necesario para mantenerlos. Pero el control del contenido seguía en manos de la comunidad de los denominados "wikipedianos", quienes a lo largo de los siguientes años recopilaron una enciclopedia mayor que cualquiera de las elaboradas hasta la fecha. Sin contar con una estructura de poder tradicional, desarrollaron sofisticados flujos de trabajo y directrices para producir y mantener entradas. Su único reconocimiento real de la jerarquía fue escoger un pequeño grupo de "administradores" con poderes especiales como el de borrar artículos y vetar temporalmente a otros editores. (En este momento hay 635 administradores activos en la versión en inglés de Wikipedia).

A muchos, el proyecto les pareció risible o como poco sorprendente. Wikipedia heredó y aceptó la expectativa cultural de que una enciclopedia debe ser una autoridad en la materia, completa y debe apoyarse en el espíritu racional de la Ilustración. Sin embargo, desechó los métodos aceptados para lograrlo durante siglos. En el modelo establecido, juntas asesoras, editores y contribuidores escogidos de entre los más altos escalafones intelectuales de la sociedad creaban una lista de todo lo que merece la pena saber, y creaban las entradas correspondientes. Wikipedia se deshizo de la planificación central y no solicitó la ayuda de los expertos convencionales. De hecho, sus reglas desaniman la participación de expertos, dado que su trabajo, como el de cualquiera, puede sobrescribirse a los pocos minutos. Wikipedia recibió su impulso en cambio de la idea de que los artículos debían acumularse rápidamente, con la esperanza de que algún día borgesiano la colección hubiera cubierto todo lo que existe en el mundo.

Se progresó rápidamente. La versión en inglés de Wikipedia tenía unas 750.000 entradas para finales de 2005, cuando un aumento tanto en la cobertura mediática como de la participación hizo que el proyecto pasara de ser una curiosidad en internet a parte de nuestro día a día. Aquél año, los wikipedianos lograron su hazaña más impresionante de organización colectiva sin líderes, y que, paradójicamente, dio lugar al declive de participación que amenaza al proyecto en la actualidad. En algún momento de 2006, los editores establecidos empezaron a sentir que el control del sitio se les escapaba de las manos. Con el aumento de contribuciones -con buenas intenciones y no tan buenas-, la tarea de vigilarlas todas para controlar la calidad empezaba a parecer imposible. Debido a que Wikipedia había adquirido un perfil público más prominente y a su compromiso por permitir que cualquiera pudiera contribuir incluso de forma anónima, muchas actualizaciones eran puro vandalismo. Incidentes notables, como la publicación de un artículo difamatorio falso sobre el periodista John Seigenthaler hizo dudar de si la creación colectiva de una enciclopedia o cualquier otra cosa podría funcionar.

Como es típico de los wikipedianos, la respuesta surgió tras una mezcla de debates cordiales, discusiones tediosas y sesiones de lucha libre en línea,  pero seguía siendo una respuesta sofisticada. Los voluntarios más activos del proyecto introdujeron toda una serie de nuevas herramientas de edición y procedimientos burocráticos con la intención de combatir las malas ediciones. Crearon un software que permitía a los editores hacer un seguimiento rápido de los cambios recientes y rechazarlos o avisar a sus autores con un solo clic del ratón. Liberaron robots automáticos capaces de revertir cualquier cambio mal formateado y los debidos al vandalismo, y de enviar mensajes de aviso a los editores transgresores.

Estas duras medidas funcionaron. El vandalismo quedó bajo control y los artículos falsos y los escándalos se daban cada vez con menos frecuencia. Recién estabilizada y sin parar de crecer tanto en alcance como en calidad, la enciclopedia quedó instalada en el firmamento de la web. En la actualidad la Wikipedia en inglés cuenta con 4,4 millones de artículos; hay 23,1 millones más en otros 286 idiomas. Pero el endurecimiento de las normas y la creación de una atmósfera de sospecha han tenido una consecuencia inesperada. Las probabilidades de que un recién llegado a la Wikipedia que hace sus primeras correcciones -con los inevitables errores- siga como editor son cada vez menores. Que te aplastase la nueva máquina editora impersonal no tenía ninguna gracia. La cifra de editores activos en la Wikipedia en inglés alcanzó su máximo en 2007, con más de 51.000, y no ha parado de disminuir desde entonces debido a la sequía de nuevos editores. El verano pasado sólo se consideraban editores activos a unas 31.000 personas.

El estudiante de la Universidad de Minnesota (EEUU) Aaron Halfaker, que ha trabajado para la Fundación Wikimedia como contratista asegura: "Yo diría que el declive de Wikipedia empezó en 2007". Halfakes, que también ha publicado la evaluación más detallada del problema este año, explica: "Parece que Wikipedia está estrangulando la entrada de nuevos editores ella misma".

El estudio de Halfaker, que ha llevado a cabo con un compañero de la Universidad de Minnesota e investigadores de las universidades de California en Berkeley y Washington (ambas en EEUU), analiza los registros de actividad pública de Wikipedia. Los resultados pintan una comunidad dominada por la burocracia. Desde 2007, cuando se pusieron en marcha los nuevos controles, la probabilidad de que la edición hecha por un nuevo participante se borre ha aumentado gradualmente. A lo largo del mismo periodo, la proporción de esos cambios eliminados hechos por herramientas automatizadas y no por humanos también ha aumentado. No resulta sorprendente que los datos también indiquen que los recién llegados con buenas intenciones tienen muchas menos probabilidades de seguir editando la Wikipedia dos meses después de su primer intento.

En el artículo que escribieron tras sus hallazgos, los investigadores sugieren que se ponga al día el lema de Wikipedia, "la enciclopedia que cualquiera puede editar". Su versión sería la siguiente: "La enciclopedia que cualquiera que entienda las reglas, socialice, esquive el muro impersonal de rechazo semiautomatizado y siga queriendo contribuir voluntariamente con su tiempo y energía, puede editar".

Como Wikipedia no ha conseguido reponer a sus editores, persiste su sesgo hacia temas tecnológicos, relacionados con Occidente y dominados por hombres. En 2011, investigadores de la Universidad de Minnesota y otras tres universidades demostraron que los artículos sobre los que trabajaban las editoras -presuntamente de mayor interés para las mujeres- eran significativamente más cortos que los editados principalmente por hombres y por hombres y mujeres a medias. Otro estudio de 2011, de la Universidad de Oxford (Reino Unido), halló que el 84% de las entradas etiquetadas con una localización se referían a Europa o América del Norte. La Antártida tenía más artículos dedicados que cualquier país de África o Sudamérica.

La actualización
Cuando se le pregunta por el descenso en el número de editores, Gardner explica, con cuidado, que habla de ello sólo como precaución, porque no existen pruebas de que sea algo que esté dañando a Wikipedia. Pero tras unos minutos hablando del tema, queda claro que cree que Wikipedia necesita ayuda. Periodista de carrera, Gardner fue directora de las operaciones en línea de la radiotelevisión de Canadá antes de ocupar su puesto actual y se sirve de una analogía con una redacción de noticias para explicar por qué esta tendencia tiene importancia. "Los wikipedianos me recuerdan al viejo redactor curtido que se sabe el libro de estilo de pe a pa", afirma. "Pero, ¿dónde tenemos a los voluntariosos redactores novatos? El redactor curtido no sale a las tres de la mañana a cubrir un fuego. Eso es para el nuevo, que tiene mucha energía y potencial. En Wikipedia no hay una entrada suficiente de redactores novatos". 

En 2012 Gardner formó dos equipos -ahora denominados Crecimiento y Temas Centrales- para intentar revertir este declive introduciendo cambios en el sitio de Wikipedia. Una idea de los investigadores, ingenieros de software y diseñadores que forman estos grupos ha sido el botón de "Gracias", la respuesta de Wikipedia al ubicuo "Me Gusta" de Facebook. Desde mayo, los editores pueden pulsar el botón de Gracias para reconocer rápidamente las buenas contribuciones hechas por otros. Es la primera vez que se les concede una herramienta diseñada única y exclusivamente para dar feedback positivo a las ediciones individuales, explica Stephen Walling, director de producto en el equipo de Crecimiento. "Siempre ha habido herramientas para reaccionar a ediciones negativas con un único clic", sostiene. "Pero nunca ha habido una forma de decir: Eso ha estado bastante bien, gracias". El grupo de Walling se ha centrado, principalmente, en facilitarle la vida a los nuevos editores. Una idea que se está probando es ofrecer a los recién llegados sugerencias sobre qué trabajar, dirigiéndolos a tareas sencillas como hacer la corrección de textos de los artículos que lo necesitan. Con esto se espera poder dar tiempo a la gente para ganar confianza antes de que se salten una regla y experimenten la parte dura de Wikipedia. 

Estos cambios quizá parezcan pequeños, pero es prácticamente imposible que la fundación consiga que la comunidad apoye modificaciones mayores. Nada ejemplifica esto mejor que el esfuerzo por introducir un sistema de edición de textos con el que la gente está más familiarizado: el que se encuentra en los procesadores de texto que usamos a diario. 

Desde sus inicios, para editar en Wikipedia ha habido que usar "wikitext", un lenguaje de marcado complejo para un ojo no entrenado. Este lenguaje hace que la primera frase de la entrada para Estados Unidos en Wikipedia tenga este aspecto:

Los ”’Estados Unidos de América”’ (”’USA”’ o ”’U.S.A.”’), conocidos comúnmente como los ”’Estados Unidos”’ (”’US”’ o ”’U.S.”’) y ”’América”’, es una [[república federal]]<ref>{{citar título de libro=The New York Times Guide to Essential Knowledge, Second Edition: A Desk Reference for the Curious Mind |año=2007 |editorial=St. Martin’s Press |isbn=978-0312376598 |page=632}}</ref><ref>{{citar libro |último=Onuf|primer=Peter S.|título=The Origins of the Federal Republic: Jurisdictional Controversies in the United States, 1775–1787|año=1983|editorial=University of Pennsylvania Press |localización= Philadelphia |isbn=978-0812211672}}</ref> formada por 50 [[estado|estados]] y un [[Distrito federal (Estados Unidos)|distrito federal]].

Tras años de planificación, la fundación finalmente desveló Visual Editor, una interfaz que oculta el wikitext y permite una edición clara. Se lanzó en julio de este año, con la expectativa de que pronto se convertiría en una función permanente.

Pero en el mundo al revés de la enciclopedia que cualquiera puede editar, la idea de que facilitar la edición es una pérdida de tiempo no es una opinión marginal. Las características de un editor voluntario entregado -Gardner detalla "quisquilloso", "puntilloso" y "con gran confianza intelectual"- no son las de alguien que acepte corriendo cambios como Visual Editor.  

Después de que la fundación hiciera que Visual Editor fuera la forma de editar entradas por defecto, los wikipedianos se rebelaron y se quejaron de fallos en el software. En el mes de septiembre, una Solicitud de Comentarios, una encuesta entre la comunidad; concluyó que la nueva interfaz debía mantenerse oculta por defecto. En un principio la fundación se negó, pero en septiembre un administrador escogido por la comunidad liberó una modificación del código de Wikipedia para ocultar Visual Editor. La fundación se rindió. Hizo que Visual Editor fuera optativo por elección en vez de por defecto, lo que significa que el principal proyecto para ayudar a los recién llegados es, de hecho, invisible para los recién llegados a menos que hurguen en las preferencias del sistema para activar la nueva interfaz.

Muchos de los que se oponen a Visual Editor dudan de que ayude a Wikipedia. "No creo que esta sea la cura que busca la fundación", afirma el ingeniero de software irlandés Oliver Moran que ha editado miles de textos desde 2004 y es uno de los principales administradores. Al igual que otros wikipedianos, cree que es paternalista afirmar que wikitext mantiene a determinadas personas fuera del sistema, y afirma: "Fíjate en algo como Twitter, la gente aprende a manejar las etiquetas y los símbolos de @ inmediatamente". Gran parte de la crítica hacia Visual Editor deriva de la sensación de que prueba que la fundación está encantada de hacer cambios unilaterales en un proyecto supuestamente colectivo. Moran afirma que Visual Editor se puso en marcha sin una participación suficiente de la gente que hace el trabajo voluntario sobre el que se construye Wikipedia.

Cuando se le pide que identifique el auténtico problema de Wikipedia, Moran cita la cultura burocrática que se ha formado en torno a las reglas y directrices para contribuir, que a lo largo de los años se ha convertido en un laberinto. La página que explica una política denominada Punto de Vista Neutral, uno de los "cinco pilares" fundamentales de la Wikipedia tiene casi 5.000 palabras. "Esa es la auténtica barrera: la multiplicación de reglas", afirma. Pero sea cual sea el papel que cumple esta política en los esfuerzos de Wikipedia, cuesta imaginar que prospere cualquier intento por podar la burocracia. Cualquier movimiento en este sentido tendría que estar encabezado por los propios wikipedianos, y los voluntarios más activos ya están atrincherados en la burocracia. Citar la “WP:NPV” (la política del punto de vista neutro) o amenazar con llevar una cuestión ante el ARBCOM (el comité de arbitraje de resolución de disputas) de tal forma que sugiere que sabes mucho de esas cosas es más fácil que tener un debate con fundamento

Esto no quiere decir que todos los wikipedianos estén en desacuerdo con la valoración hecha por la fundación Wikimedia de los problemas del sitio y con sus ideas para resolverlos. Pero, ni siquiera las iniciativas desde la base para ayudar a Wikipedia pueden escapan de la tendencia de esta comunidad a enredarse en discusiones en las que todo el mundo se mira el ombligo.

En julio de 2012, algunos editores pusieron en marcha una página llamada WikiProject Retención de Editores con la idea de crear un lugar en el que poder celebrar tormentas de ideas sobre cómo ayudar a los recién llegados y cómo crear un ambiente más amistoso. Hoy, las partes más vibrantes de la página de discusión del proyecto contienen quejas sobre los "abusos de los administradores", debates sobre si "Wikipedia se ha convertido en una casa de locos" y disputas en las que hay acusaciones como "¿Has abierto una cuenta hoy sólo para atacarme?"

El bien común
A pesar de que Wikipedia tiene muchos menos editores activos que en su punto más álgido, la cantidad y longitud de sus artículos no para de crecer. Esto significa que los voluntarios que quedan tienen más trabajo que hacer, y Gardner afirma que se notan los efectos: "la comunidad de editores tiene la sensación de estar acosada y tener un exceso de trabajo". Una encuesta de 2011 de la Fundación Wikimedia sugería que para ser un editor activo había que comprometer de una cantidad de tiempo significativa. De 5.200 wikipedianos de todas las ediciones del proyecto, un 50% contribuía con más de una hora al día, y un 20% editaba tres o más horas al día. Los sistemas antiabusos de Wikipedia probablemente sean lo suficientemente eficaces como para mantener al vandalismo a raya, explica Halfaker, pero la tarea más compleja de mejorar, expandir y mantener al día los artículos quizá sufra. "Cuanta menos gente haya trabajando, menos trabajo saldrá adelante".

Cuando sale el tema de la calidad, cualquiera relacionado con Wikipedia suele señalar que se trata de “un trabajo en marcha”. Pero estas salvedades no sirven de mucho a la hora de usar el contenido del proyecto. Cuando el buscador de Google coloca contenido de Wikipedia en un recuadro de hechos como respuesta a una búsqueda, o Siri de Apple lo usa para contestar a una pregunta, la información se presenta como procedente de una autoridad. A los usuarios de Google se les invita a que informen de posibles imprecisiones, pero sólo si las detectan y hacen clic en un enlace difícil de ver, "feedback/más información". Además, en ese caso, el feedback le llega a Google, no a la propia Wikipedia.

Jimmy Wales, que ahora mismo sólo es un wikipediano más, pero con gran influencia entre los editores y en la Fundación Wikimedia, rechaza las sugerencias de que el proyecto empeorará. Pero cree que no puede mejorar significativamente sin la llegada de nuevos editores que tengan intereses y empatías distintos. "Si lees el artículo sobre el estándar USB, es increíble y clave para nuestra competencia como comunidad de entendidos en tecnología, pero si lees una entrada sobre alguien famoso en sociología, o sobre los poetas isabelinos, es bastante limitada y corta y se podría mejorar", afirma, y añade: "No es probable que eso suceda hasta que diversifiquemos la comunidad".  Wales espera que Visual Editor lo consiga atrayendo a gente parecida a quienes ya editan el sitio pero que tengan intereses más allá de los masculinos y tecnológicos, lo que él denomina "friquis que no sean friquis informáticos". Sin embargo, admite que le preocupa que hacer que Wikipedia sea más fácil de editar confirme que el proyecto no atrae más que a los friquis informáticos.

Y es probable que las tendencias culturales dominantes hagan que atraer a un público más amplio sea un desafío. Según el profesor del Programa de Telecomunicaciones Interactivas de la Universidad de Nueva York, Clay Shirky, con el auge de los sitios web comerciales la vida en línea se ha apartado de las comunidades abiertas, colectivas y autogobernadas como la que rige Wikipedia. Shirky fue uno de los mayores promotores de la idea que se popularizó en la pasada década, de que la web animaba a los desconocidos a unirse y lograr cosas que resultarían imposibles a una organización convencional. Wikipedia es la demostración de que existía algo de verdad en esa idea. Pero la web actual está dominada por sitios como Facebook y Twitter, donde la gente mantiene relaciones personales y egocéntricas. Al margen de marcos específicos como los juegos masivos de multijugadores, existe una cantidad relativamente pequeña de personas que se reúna en un espacio virtual compartido. Lo que sí usan son dispositivos móviles que no están hechos para el trabajo creativo complejo y que favorecen las aplicaciones autosuficientes antes que las páginas web interconectadas, más complejas. Shirky, que es asesor de la Fundación Wikimedia, afirma que la gente instalada en ese modelo tendrá problemas para entender cómo y por qué deben contribuir a Wikipedia o cualquier proyecto similar. "En la actualidad Facebook es la mayor cultura que existe, pero el modo de participación es diferente", sostiene. "Se trata de agregar más que de colaborar". 

Gardner está de acuerdo en que la web actual es hostil a los esfuerzos colectivos autoorganizados, y la compara con una ciudad que ha perdido sus parques públicos. "Pasamos nuestro tiempo en un número cada vez menor de sitios de empresas cada vez más grandes", afirma. "Necesitamos más espacios públicos en línea". De hecho, Gardner abandonará la fundación a finales de año en busca de nuevos proyectos para trabajar sobre este mismo problema. Sostiene que, a pesar de todos sus problemas, Wikipedia es uno de los pocos parques públicos de la web que no desaparecerá.

No se equivoca al afirmar que Wikipedia no desaparecerá. Bajo el mandato de Gardner, los fondos recaudados por la Fundación Wikimedia para sostener el sitio han aumentado de los 4 millones de dólares anuales a los 45 millones de dólares ( de unos 2,9 a unos 32 millones de euros). Y, puesto que la enciclopedia tiene poca competencia, los desarrolladores web seguirán construyendo servicios que traten su contenido como hechos puros y duros, y la gente normal dependerá de Wikipedia para conseguir información.

Pero quizá no sea capaz de acercarse más a su noble objetivo de recopilar todo el conocimiento humano. La comunidad de Wikipedia ha construido un sistema y un recurso único en la historia de la civilización. Ha demostrado ser una forma digna e incluso puede que letal de competencia para las formas convencionales de crear enciclopedias Pero esa comunidad también ha creado barreras que desaniman a la sangre nueva necesaria para acabar con la tarea. Quizá era demasiado esperar que un grupo de desconocidos en internet pudiera democratizar realmente el conocimiento. La Wikipedia actual, incluso con su calidad media y pobre representación de la diversidad del mundo, quizá sea la mejor enciclopedia que consigamos.

Cerrar Comentarios

Para comentar, por favor accede a tu cuenta o regístrate

¿Olvidaste tu contraseña?

especiales

1 Comentario

  • 418 Días Hace
  • 27/10/2013

Sorprendente Degradación de Credibilidad del MIT

viniendo del MIT, otrora entidad con aparente prestigio mundial, creo que semejante titular, y tan deplorable contenido ... sólo puede venir de una empresa en un país que vive de promover el terrorismo, la guerra y la pobreza. ... pretender hablar de variedad de contenidos, incluso de calidad, cuando incluso las que eran las mejores, le reconocieron hace tiempo la calidad superior, que no pueden competir contra la calidad de la colaboración y la libertad ... quienes lo reconocieron, tuvieron que reducirse y reformulares (como la británica) y quienes no tuvieron esa capacidad, simplemente se extinguieron (como la nefasta encarta). simplemente, un infomercial patético y absolutamente falaz, redactado con absoluta ignorancia del tema y aberrante malicia. costaría comprender semejante ensañamiento y voluntad por desvirtuar la excelencia ... si nos olvidamos, como comenté al principio del comentario ... el país de origen de la empresa que patrocina semejante "¿artículo de investigación?". desde el mundo libre, repudio absolutamente semejante abuso de la "libertad de expresión".

Respuesta

Informes Especiales

Especial papel noviembre/diciembre 2014

La relación entre la tecnología y la desigualdad es el tema central de este número de 'MIT Technology Review'

Otros Informes Especiales

Video

Carlo Ratti, Director del grupo Senseable City Lab en el MIT

Más Vídeos

Advertisement
Advertisement
Publicidad