Innovadores Menores De 35 Colombia Technology Review en español elige a los 10 innovadores menores de 35

Daniel Cuartas, 27

Ha diseñado un seguidor de pupila que ayuda a personas con movilidad reducida a controlar su entorno

Escuela de Ingeniería de Antioquia

Daniel Cuartas

¿Sacar un conejo de una chistera? ¿Hacer desparecer una paloma? De adolescente, Daniel Cuartas no quería ser el "típico mago", sino transitar caminos diferentes. Ilusionista profesional, deportista de alto rendimiento, músico  y estudiante de Ingeniería Mecatrónica en la Escuela de Ingeniería de Antioquia (Colombia), el adjetivo polifacético se queda corto para describir la personalidad de este joven de sólo 27 años.

Cuartas siempre ha buscado formas nuevas de explorar más allá de sus límites físicos y psíquicos. Por eso, con 15 años, tras conocer al ilusionista David Blaine, se adentró en el mundo de la magia; y cuatro años después, en las ramas del mentalismo y el faquirismo. Durante este tiempo vivía en Brasil, donde llegó a ser de campeón nacional de taekwondo. Con 12 años había aprendido a tocar la guitarra y, poco a poco, desarrolló una profunda pasión por la música.

Pueden parecer destrezas insólitas para un ingeniero, pero Cuartas asegura que no las puede separar de su vocación por la tecnología; le aportan "disciplina", "capacidad de pensar fuera de casillas" y descanso mental, explica el joven.

Esta creatividad entrenada durante años, y su preocupación por ayudar a personas con dificultades de movilidad, como su propia abuela, han llevado a este innovador a diseñar una forma diferente de interaccionar con el entorno. Ni el ratón ni el teclado son interfaces prácticas para personas con parálisis grave en las extremidades. Sin embargo, la tecnología creada por Cuartas sí puede ayudarles a recuperar autonomía, ya que "lee" el movimiento de sus pupilas y lo vincula con determinadas acciones cotidianas como encender el televisión y reclinar una cama mecánica.

El seguidor de pupila que ha diseñado este joven se llama ECU/EADL (las siglas en  inglés de Environmental Control Unit/Electronic Aid for Daily Living) y consta de varias partes. En primer lugar, una cámara preparada para visión artificial, colocada sobre una montura. Asociada a ella, un software que sigue la pupila y genera en una pantalla un menú donde el usuario observa botones con las acciones que puede realizar. Por último, un ordenador o dispositivo móvil que se encarga de analizar las imágenes procedentes de la cámara y enviar órdenes, según la posición del ojo, a un controlador que las transmite a los periféricos, por ejemplo, a una cama mecánica o a la televisión.

"El software está basado en módulos que se agregan a la interfaz según las necesidades", explica Cuartas. Por ahora, estos módulos ofrecen la posibilidad de cambiar la posición de la cama, encender luces, llamar a un enfermero, correr cortinas, usar un ordenador y controlar televisores y equipos de audio y vídeo. Cuartas está desarrollando ahora otros módulos que permiten acciones relacionadas con el control de telefonía.  

Según el joven, para dar órdenes a elementos como camas, elementos de iluminación y televisión no es necesario "modificar el sistema eléctrico central ni los dispositivos de manera permanente", lo que reduce los conocimientos necesarios y los costes de instalación del ECU/EADL. A medio plazo, pretende que su sistema sea directamente compatible con "cualquier periférico" y no haya necesidad de comprarlos de una marca especial, indica.

Tecnología para los no millonarios

Cuartas no ha empezado su proyecto desde cero. Su filosofía es que "no es necesario reinventar la rueda si se puede usar conocimiento previo para acelerar un proceso, sin recurrir a piratería". Por eso, ha creado su sistema con tecnologías de código abierto y software libre, basándose en el trabajo inicial realizado por los colectivos Free Art and Technology, openFrameworks y The Graffiti Research Lab dentro del proyecto The EyeWriter, en el que desarrollaron un primer seguidor de pupila rudimentario.

A diferencia de este prototipo, que es sólo una aplicación de dibujo guiada por el movimiento de las pupilas, el sistema de Cuartas permite controlar el entorno, y además, es más preciso y mucho más barato. Actualmente, existen seguidores en el mercado que requieren de instalaciones complejas y sofisticadas que disparan su precio hasta los 90.000 dólares (unos 66.200 euros). "Están dirigidos a personas con esclerosis lateral amiotrófica, parálisis, graves lesiones medulares...pero que, además, son millonarios", lamenta Cuartas.

El joven innovador no quiere que su sistema sea "un lujo" porque ataca un problema "latente en cualquier estrato social". Por ello, uno de sus principales objetivos ha sido abaratar mucho su coste, por el momento, hasta menos de 2.000 dólares (1.400 euros).

Por una parte, al no tener que pagar licencias por el software, ese recargo no se transfiere al producto final. En lo que se refiere al hardware, la cámara modificada que usa Cuartas cuesta unos nueve dólares (6,5 euros) y en sus primeros prototipos ha utilizado placa y controladores Arduino. Su meta es ahorrar aún más sustituyendo éstos últimos por un microcontrolador de "dos o tres dólares" que funcione con el mismo programa hecho para Arduino.

Cuartas ha probado su sistema con personas con y sin discapacidad, y asegura que el resultado ha sido "muy satisfactorio". En cuanto a su comercialización, reconoce que varias empresas locales del sector médico han mostrado interés, pero puntualiza que el desarrollo debe "madurar un poco más" antes de ser comercializado y liberado.

"La idea es empezar protegiéndolo con Creative Commons y, en el futuro, formar una empresa para llegar a esas personas que necesitan nuevos tratamientos y dispositivos biomédicos de bajo costo", añade el joven.

En opinión del director ejecutivo y fundador de Guardly, Josh Sookman, que es miembro del jurado de los premios MIT Technology Review Innovadores menores de 35 Colombia, la tecnología de Cuartas podría transformar la calidad de vida de personas de todo el mundo que padecen "enfermedades terribles que amenazan su capacidad para desempeñar las funciones más básicas", y destaca su enfoque en el software libre y su potencial para llegar "incluso a lugares no tan avanzados económicamente". –Elena Zafra

Ganadores de Innovadores menores de 35 Colombia 2013

Andrés Astaiza

Ha ideado un nuevo método para identificar patrones de compra en grandes y pequeños comercios sin intermediación humana

Daniel Cuartas

Ha diseñado un seguidor de pupila que ayuda a personas con movilidad reducida a controlar su entorno

Mauricio Hoyos

Ha creado una red electrónica de pagos y cobros para personas no bancarizadas y de escasos recursos

Laura Parra

Ha desarrollado un sistema de sensores asociados a videojuegos para mejorar la rehabilitación de niños con problemas motrices

Juan Pablo Reyes

Ha integrado mecánicas musicales en un videojuego de acción para potenciar la experiencia del usuario

Para comentar, por favor accede a tu cuenta o regístrate

¿Olvidaste tu contraseña?

Advertisement
Advertisement
Publicidad