Innovadores Menores De 35 Colombia Technology Review en español elige a los 10 innovadores menores de 35

Mauricio Hoyos, 29

Ha creado una red electrónica de pagos y cobros para personas no bancarizadas y de escasos recursos

Punto Red

Mauricio Hoyos

Un helicóptero sobrevuela la densa selva del valle del río Catatumbo, en la frontera entre Colombia y Venezuela. Se dirige al pueblo de Tibú, donde el hostigamiento de la guerrilla mantiene cerrados los accesos a la localidad desde hace días e impide el contacto con el exterior de más de 5.000 personas, en su mayoría campesinos de bajos recursos.

Tras tomar tierra, sus pasajeros saltan del helicóptero y comienza el reparto. No distribuyen drogas, armas o alimentos, sino dinero. Los recién llegados a Tibú son empelados de la empresa Conexred y del banco Davivienda que, escoltados por el ejército, han acudido a llevar los subsidios con los que el Estado ayuda a sobrevivir a las personas que habitan en zonas pobres y de difícil acceso como esta. “El Gobierno da ese dinero para evitar que se dediquen a actividades delictivas, por eso llegar a ellos era vital”, apunta Mauricio Hoyos, el joven colombiano que fundó Conexred en 2004, junto a su hermano Andrés Albán, y que dirige actualmente la división de nuevos negocios de la compañía.

Hoyos, emprendedor formado en el Colegio de Estudios Superiores de Administración (Colombia), describe este episodio con orgullo. Mejorar la vida de los colombianos más desfavorecidos, incluso de los oprimidos por las bandas criminales que aún controlan algunas zonas de Colombia, es una de las misiones de su empresa. Para logarlo, Conexred lleva años tejiendo una red electrónica de puntos de venta de productos y servicios que facilita a las personas “de la base de la pirámide” realizar todo tipo de transacciones, desde pagar la factura de la luz, cobrar un subsidio estatal a recargar su móvil. Y todo cerca de sus hogares, sin necesidad de tener abierta una cuenta bancaria ni esperar colas.

Tal y como explica Hoyos, Conexred comenzó a operar enfocada en la venta de servicios de telecomunicaciones en un país donde "el 85% de las comunicaciones son prepagadas". En 2004, los minutos de voz se adquirían a través la compra de unas tarjetas físicas de telefonía, y este joven vio una oportunidad en la transición hacia las ahora populares recargas electrónicas en cajeros y comercios. Así nació Punto Red, un entramado de terminales de recarga distribuidas mayoritariamente en pequeñas tiendas de barrio, cómodas y cercanas hasta para el ciudadano más humilde.

Hoyos recuerda que los pequeños comercios estaban acostumbrados a vender una tarjeta física y para ellos adoptar un sistema que implicaba “entrar en un ordenador, manejar una aplicación, realizar la transacción y consultar el saldo” suponía una barrera importante. Aunque no fue fácil convencerles de que se embarcaran en este “complejo proceso de virtualización”, poco a poco la adopción fue creciendo  y actualmente la empresa posee el 20% del mercado del sector prepago en telefonía móvil.

Servicios bancarios en la tienda de barrio

Pero el auténtico impacto del proyecto de Hoyos se debe al "ecosistema de medios de pago” que han logrado generar alrededor de esta red de puntos de venta. Ahora, los ciudadanos de cualquier región del país pueden realizar también otras muchas transacciones en las terminales de Punto Red: pago de facturas domésticas y de microseguros, acceso a servicios médicos y jurídicos, cobro de subsidios y compra de lotería, entre otros. “Vimos que la gente quería cargar su teléfono pero también pagar la luz, el agua… ¿por qué no hacerlo en la tienda dónde siempre han comprado su comida y hecho sus pagos?”, ilustra Hoyos.

Según el joven, su empresa gestiona 350 millones de transacciones mensuales realizadas a través de Punto Red. Solo en 2013, ha movido más de 700 millones de dólares (509 millones de euros) en este tipo de operaciones. Todas estas transacciones se realizan “en tiempo real, en línea y con georreferenciadores” lo que permite a la empresa "hacer análisis transversales de big data", es decir, segmentar esos datos y comparar cuánto dinero están moviendo y dónde entre días del año, tiendas de diferentes sectores, ciudades o regiones del país.

Hoyos maneja esta información a través de una plataforma informática desarrollada por la empresa colombiana de software Brainwinner, que Conexred adquirió en 2006. El emprendedor recuerda que hasta esa fecha utilizaban “una aplicación americana que estaba en inglés y no era funcional para los tenderos en regiones recónditas del país”.

Por este motivo decidieron desarrollar su propia tecnología y tomar el control de Brainwinner, algo que les aporta una “alta ventaja competitiva” porque les permite desarrollar nuevos productos internamente, más rápido y totalmente adaptados a sus necesidades. En el caso de Punto Red, la plataforma desde la que el equipo de Hoyos gestiona el flujo de información sobre millones de pequeños movimientos de capital es “un sólo conmutador transaccional” que integra todos sus productos y modalidades de servicio pero dispone de “microcomponentes” adaptados a la gestión de cada uno de ellos.

Punto Red cuenta hoy con 47.000 puntos de venta, la mayoría ubicados en tiendas pequeñas y distribuidos por 800 municipios de Colombia. Es un emprendimiento maduro y en expansión que genera más de 700 empleos directos e indirectos.

Para Hoyos, lograr que sea rentable realizar transacciones de muy baja cuantía –menos de un dólar- es uno de sus logros más distintivos y se debe a varios factores, entre los que destaca “el equipo humano, el hecho de haber desarrollado el sistema técnico internamente, y la estructura de manejo del efectivo focalizada por zonas y con sistemas de compensación”.

A diferencia de las redes bancarias que cobran a los comercios por las transacciones que realizan, Punto Red les paga por ellas. Hoyos explica que cobran una cuota a los entes involucrados en la transacción "como el Estado, bancos, empresas de transporte público, y el usuario que quiere mandar una remesa", y de esa cuota, ceden la mayor parte a la persona que tiene el punto de venta.

Para mantener el control sobre sus miles de puntos, Hoyos ha desarrollado una metodología  basada en dividir en territorio en subáreas en las que identifican y pagan a un líder local que es el encargado de recolectar para Punto Red los pagos de varias decenas de puntos de atención cercanos y de distribuir los productos y servicios de la empresa en la zona.

Para el coordinador de tecnologías de la información en la Fundación México-Estados Unidos para la Ciencia, Iván Zavala, que es miembro del jurado de los premios MIT Technology Review Innovadores menores de 35 Colombia, el impacto del proyecto de Hoyos es “muy positivo para la sociedad” y su perfil de profesional destaca por su “experiencia”, “empuje”, y capacidad demostrada de conseguir “resultados palpables”. –Elena Zafra

Ganadores de Innovadores menores de 35 Colombia 2013

Andrés Astaiza

Ha ideado un nuevo método para identificar patrones de compra en grandes y pequeños comercios sin intermediación humana

Daniel Cuartas

Ha diseñado un seguidor de pupila que ayuda a personas con movilidad reducida a controlar su entorno

Mauricio Hoyos

Ha creado una red electrónica de pagos y cobros para personas no bancarizadas y de escasos recursos

Laura Parra

Ha desarrollado un sistema de sensores asociados a videojuegos para mejorar la rehabilitación de niños con problemas motrices

Juan Pablo Reyes

Ha integrado mecánicas musicales en un videojuego de acción para potenciar la experiencia del usuario

Para comentar, por favor accede a tu cuenta o regístrate

¿Olvidaste tu contraseña?

Advertisement
Advertisement
Publicidad