Innovateurs De Moins De 35 Mexico La edición en español de
MIT Technology Review elige a los 10
innovadores menores de 35

Víctor Serdio, 31

Sus chips con sensores nanométricos detectan proteínas individuales asociadas al cáncer

Mursla Nanosensors

  • Por Elena Zafra

Víctor Serdio. Fuente: Daniel Hurtado

Si escuchas a un japonés decir “mursla” probablemente esté hablando de esa conocida predicción de que el número de transistores que contiene un chip se multiplicará por dos cada dos años y que se conoce como Ley de Moore. Divertido por esta macarrónica pronunciación, el nanotecnólogo mexicano Víctor Serdio, afincado en el Instituto Tecnológico de Tokio (Japón), pensó que era el nombre ideal para una empresa cuyo fin es precisamente derrotar esta predicción. Así nació su start-up, Mursla Nanosensors, con la que pretende trasladar los avances en la capacidad de miniaturización de los componentes de la industria de los semicondutores al campo biomédico.

Serdio está creando un nuevo tipo de chip compuesto por estructuras tan diminutas que pueden detectar proteínas individuales de forma rápida y precisa y, de esta forma, acelerar el diagnóstico del cáncer. Estos dispositivos podrían utilizarse allá donde se encuentre el paciente sin necesidad de técnicas de análisis complejas y caras como la ELISA.

Ingeniero físico industrial, en su primer prototipo, Serdio ha aplicado su conocimiento en fabricación de nanoestructuras y le ha añadido la capacidad de detección de biomoléculas. El resultado es un chip con biosensores de unos pocos nanómetros de tamaño que podría detectar la proteína ErbB2, asociada al cáncer de mama.

Una solución con fragmentos de ARN específicamente compatibles con esta proteína se deposita sobre los electrodos de oro del chip. Al cabo de un día dichos fragmentos se han distribuido sobre la superficie de oro de los electrodos en forma de pequeñísimos filamentos y funcionan como elemento reconocedor del sensor, explica el joven.

Cuando la ErbB2 se une a estos filamentos cierra el circuito eléctrico entre los electrodos y genera una señal. Así es posible captar de forma rápida la presencia de este biomarcador en la sangre. El joven innovador asegura que su chip podría revelar la presencia de otras proteínas si cambiaran la secuencia del fragmento. El objetivo final es poder detectar un gran panel de proteínas biomarcadoras.

Aunque ya existen chips que usan fragmentos de ARN o anticuerpos y miden las diferencias de resistencia eléctrica que se producen cuando se forma un enlace entre el anticuerpo y el antígeno de la proteína, el intercambio de electrones que se produces es muy pequeño, lo que dificulta la medición. El chip de Serdio es más fiable porque lo que detecta es si existe o no resistencia. “Es más sencillo y certero que medir una diferencia de corriente de 20 electrones”, explica el joven.

Pero la principal innovación del trabajo de Serdio es su capacidad de fabricación de sensores cuyos electrodos están separados por unos pocos nanómetros, lo que aumenta la probabilidad de atrapar las proteínas marcadoras. Para lograr chips con estructuras tan pequeñas como para permitir la interconexión de proteínas en ellos, tendrían que usar litografía por haces de electrones, una tecnología con la que se tardan días en fabricar un chip. Para evitarlo, Sedio utiliza en primer lugar fotolitografía convencional para dibujar los circuitos del chip, incluidos los electrodos. Luego, para crear detalles tan pequeños como los que necesitan, añaden un proceso de chapeado de oro, lo que les permite reducir la separación entre electrodos a 100 nanómetros.

Pero aún deben bajar más, hasta menos de cinco nanómetros de separación. Para ello, sumergen el chip en un líquido que forma sobre ciertas zonas del electrodo una capa de oro cuyos átomos tienen una misma orientación cristalina. Esa cualidad -resultado de un tratamiento llamado recocido- permite aumentar la capacidad de absorción de los "filamentos" reconocedores del sensor e incrementa la probabilidad de que una proteína sea detectada.

En el laboratorio, la señal generada por el cierre del circuito sale del chip por seis terminales conectadas a una unidad de medición. En la fase comercial Serdio espera sustituir esta aparatosa infraestructura por un adaptador tipo USB que lleve la señal a un ordenador.

Aunque el proyecto de este joven está todavía en fase temprana, para Carmen Eibe, directora de Coordinación de Proyectos en Zeltia, y jueza de los premios MIT Technology Review Innovadores menores de 35 México 2015, Serdio presenta “un perfil idóneo que combina ingeniería y visión comercial”. 

Aquí puedes ver el listado completo de los 10 ganadores de Innovadores menores de 35 México 2015

Ganadores de Innovadores menores de 35 México 2015

Víctor Serdio

Sus chips con sensores nanométricos detectan proteínas individuales asociadas al cáncer

Cerrar Comentarios

Para comentar, por favor accede a tu cuenta o regístrate

¿Olvidaste tu contraseña?

taty

1 Comentario

  • 44 Días Hace
  • 11/07/2016

Me urge hablar con Elena Zafra

Muy buena publicación.

Me urge hablar con Elena Zafra. Por favor aquí le dejo mi correo: tdelacruz@prodigy.net.mx

Gracias

Respuesta

Advertisement
Advertisement
Publicidad