Innovateurs De Moins De 35 Mexico La edición en español de
MIT Technology Review elige a los 10
innovadores menores de 35

Javier Lozano, 33

Tratamiento integral de la diabetes para comunidades con pocos recursos

Clínicas del Azúcar

Javier Lozano

¿Beneficio para uno o bien para muchos? La respuesta parece sencilla pero cuando nos afecta personalmente no lo es tanto. A este dilema se enfrentaba Javier Lozano, un joven ingeniero mexicano que, a pesar de recibir lucrativas ofertas de trabajo tras su estancia en la escuela de negocios Sloan del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT, en Estados Unidos), decidió regresar a su país natal con un objetivo claro: minimizar el impacto de la diabetes, principal causa de muerte en México.

Lozano sabía que tenía en sus manos el modo de lograrlo y eso fue más poderoso que cualquier otro incentivo. “Cuando uno ve el impacto que su trabajo puede tener en la vida de miles de personas, no hay negocio, trabajo o proyecto en EE.UU. que pueda dar la misma satisfacción y motivación”, asegura Lozano. "La experiencia de estudiar en MIT y en Harvard me ha permitido cambiar radicalmente mi forma de pensar y de pensar en los talentos y capacidades que todos tenemos para ayudar a transformar nuestro país y nuestro mundo", añade el TR35 elegido Innovador Solidario de 2012.

Aunque Lozano no había trabajado antes en proyectos relacionados con la salud, su paso por el MIT tras graduarse como ingeniero físico en el Instituto Tecnológico de Monterrey (en México), le permitió asistir también a clases en la Escuela de Salud Pública de Harvard. “Allí comencé a involucrarme en proyectos muy innovadores en salud y en diabetes para organizaciones de Boston, Tanzania y Sudáfrica” asegura el joven. Esta experiencia se unió a largas conversaciones con Julio Frenk, decano de la escuela de Harvard y ex secretario de Salud en México, y de ahí nació la idea de crear una red de centros especializados en diabetes para personas con pocos recursos.

Con el objetivo de materializar su idea regresó a México y, en diciembre de 2010 fundó las Clínicas del Azúcar, un modelo de gestión de clínicas de atención integral y de bajo coste especializadas en vigilar y erradicar las complicaciones de la diabetes.

Desde estas clínicas se busca y atrae al paciente para evitar los casos sin diagnosticar y facilitar el acceso a un tratamiento adecuado a un precio reducido. Teniendo en cuenta que más del 80 por ciento de las muertes por diabetes se registran en países de ingresos bajos y medios -según la OMS- debido en gran parte a un diagnóstico tardío o inexistente o a la imposibilidad de acceder a un tratamiento, una solución como esta que permite atajar estos problemas podría permitir salvar y mejorar la calidad de vida de miles de personas.

El modelo desarrollado por Lozano permite llegar a comunidades rurales y aisladas, donde el impacto de la diabetes es mucho mayor. ”Más del 90 por ciento de los pacientes no puede costearse actualmente una atención de calidad”, destaca el joven. Con su modelo, sin embargo, una gran parte de ellos si podrá hacerlo, ya que gracias a la innovación en la forma en la que se presenta y costea la atención médica en las Clínicas del Azúcar asegura haber reducido su precio en más del 60 por ciento, de 1.000 a 200 dólares, aproximadamente.

Para llegar hasta aquí, Lozano se ha valido de nuevas tecnologías de software y análisis de datos y del desarrollo de algoritmos que intentan anticipar si los pacientes se encuentran en situación de control. “Nuestros algoritmos ayudan en la toma de decisiones antes de que lleguen al médico, por lo que los empoderamos tanto a ellos como a la enfermera para que actúen a tiempo en caso de que haya alguna complicación”, explica Lozano. Su empresa ofrece paquetes que incluyen todas las consultas especializadas, diagnósticos y apoyo con equipamiento de laboratorio que necesita un diabético durante un año.

El TR35 Solidario también ha desarrollado otros instrumentos, entre los que se encuentran un sistema de análisis automatizado para diagnosticar problemas en los ojos o un software de nutrición predictivo de gustos y necesidades del paciente.

Las Clínicas del Azúcar son sin duda el proyecto con más repercusión y potencial de Lozano -que espera contar con 50 centros más tanto en México como en Latinoamérica en un plazo de cinco años- pero no es el único. Con apenas 17 años comenzó a trabajar en proyectos solidarios con una comunidad indígena de la Sierra Tarahumara (una de las más pobres de México). Allí desarrolló proyectos de educación y agricultura sostenible de gran impacto social, como la creación de huertos biointensivos para terrenos con tierra muy pobre.

“Durante más de un año allí, viví la pobreza yo mismo y me di cuenta de primera mano de la dificultad para acceder a diagnósticos y servicios de salud de calidad”, relata Lozano. “Vi a varias personas morir por la falta de estos servicios y esta sensibilidad me ha hecho estar constantemente pensando y buscando nuevas y mejores vías de llevar servicios básicos a distintas comunidades”, prosigue. “Además, aprendí como la tecnología puede ayudar mucho a bajar los costos y crear acceso”, recuerda Lozano.

Tras esta experiencia, el joven trabajó durante tres años en la multinacional Verzatec, dedicada a la producción de aluminio y productos pásticos donde, como gerente de Mejora Continua, recibió la medalla de oro por implementar uno de ellos tres proyectos más innovadores a nivel mundial.

Poco después, tras haberse licenciado, su interés por “tener una mayor visión de cómo solucionar los problemas de nuestra sociedad y país”-según sus propias palabras- le llevo al MIT para buscar soluciones más creativas e innovadoras. Allí ganó el development track del concurso de planes de negocio 'MIT 100K' por el desarrollo de dispositivos de cultivo para ser usados por pequeños agricultores. La idea no se quedó en un potencial proyecto más sino que le llevo a cofundar en 2009 en Tanzania la empresa Global Cycle para permitir el uso de este sistema en África.

Estas y otras iniciativas y premios son fiel reflejo del convencimiento de Lozano de que “solo con nuevas tecnologías logaremos acercar más y mejores servicios a todos los niveles socioeconómicos”, especialmente en el ámbito de la salud. “En este tipo de proyectos se aprecia un impacto real y siempre queda la satisfacción de decir que el trabajo que uno desarrolló previno enfermedades, amputaciones, cegueras o muertes y ayudó a que más personas puedan acceder a nuevos diagnósticos y por ende vivir una vida con más paz” sostiene el TR35 Solidario. “Vale mucho la pena vivir apasionadamente por el bien y la contribución que uno puede hacer; el dinero es solo temporal, pasajero y para el bienestar de un solo individuo, mientras que proyectos como estos pueden mejorar la vida de millones de personas”, concluye Lozano. - Esther Paniagua / Elena Zafra

Ganadores de Innovadores menores de 35 México 2012

Javier Gómez

Tecnología móvil y asequible para controlar enfermedades cardiacas

Javier Lozano

Tratamiento integral de la diabetes para comunidades con pocos recursos

Jordi Muñoz

Tecnología de código abierto para robots aéreos de bajo coste

Jorge Soto

Software móvil para nuevos modelos de gobernabilidad y empoderamiento

Cerrar Comentarios

Para comentar, por favor accede a tu cuenta o regístrate

¿Olvidaste tu contraseña?

Dagob

1 Comentario

  • 854 Días Hace
  • 21/06/2012

La  Diabetes

Excelente articulo publicado por Javier Lozano sobre el tratamiento integral de la diabetes y la implementacion de las clinicas del azucar para personas de escasos recursos, solo, que me gustaría saber como puedo contactarlo.
Por su atención, muchas gracias...

Respuesta

Advertisement
Advertisement
Publicidad