Innovateurs De Moins De 35 Mexico La edición en español de
MIT Technology Review elige a los 10
innovadores menores de 35

Jordi Muñoz, 25

Tecnología de código abierto para robots aéreos de bajo coste

3D Robotics

Jordi Muñoz

Un joven mexicano de 21 años afronta un día más de tedioso encierro en su piso de Riverside, California, a la espera de obtener la Green Card, la tarjeta de residencia que le permita estudiar, buscar trabajo o sacarse el carné de conducir en Estados Unidos.

Corre marzo de 2007 y Jordi Muñoz, un apasionado de la computación que soñaba de pequeño con ser piloto, acaba de mudarse con su esposa al otro lado de la frontera, dejando colgados sus estudios de ingeniería en el Centro de Enseñanza Técnica y Superior de Baja California (México). “Me aburría muchísimo en casa, así que empecé a jugar con chips y controladores: pasaba horas haciendo pruebas con el código, navegando y leyendo en el ordenador”, recuerda el joven.

Así fue como Muñoz descubrió DIY Drones, un foro donde miles de aficionados a fabricar sus propios vehículos aéreos no tripulados (los llamados drones) comparten sus experiencias, las librerías de código que van perfeccionando y adaptando a cada necesidad o los planos de los componentes electrónicos con los que fabrican sus prototipos.

Inmerso en este sustrato de conocimiento amplio, actualizado y de acceso ilimitado, Muñoz no solo progresó como desarrollador sino que heredó la filosofía abierta y colaborativa en la que ha basado su carrera como emprendedor, e hizo importantes contactos. Sus experimentos caseros llamaron la atención de Chris Anderson –director de la revista Wired- que vio en un vídeo cómo Muñoz hacía volar un helicóptero de forma autónoma utilizando una placa Arduino (una plataforma de electrónica abierta) y un controlador de una consola Wii que había reprogramado.

Impresionado, Anderson aportó una pequeña financiación y Muñoz fabricó manualmente 40 unidades de sus placas. “Se vendieron el mismo día  y entonces nos dimos cuenta de que ahí había un negocio”, explica el joven. Así nació 3D Robotics, una empresa que emplea a 20 personas y, según sus estimaciones, generará a finales de este año 4,8 millones de dólares (3,6 millones de euros) de beneficios.

Esta compañía, de la que Muñoz es el director ejecutivo, vende accesorios electrónicos para aficionados que construyen drones en su garaje, o para profesores de universidad que quieren que sus alumnos de ingeniería aprendan a diseñar robots. El producto más demandado es el sistema Ardupilot, un piloto automático de bajo coste y fácil de usar. “Por unos 200 dólares tienen a su disposición un sistema de alta tecnología que podría costar miles”, explica Muñoz. “Además, como es de código abierto, pueden ‘jugar’ con él y ver en tiempo real las respuestas a sus modificaciones”.

Junto a la aplicación didáctica, estos aviones no tripulados (o sus piezas) han demostrado ser útiles para infinidad de propósitos. Usar un pequeño drone en lugar de fletar un helicóptero ahorra muchos costes en misiones de vigilancia, seguimiento de animales migratorios o inspección de zonas arqueológicas.

En 2011, Muñoz encargó a su amigo Guillermo Romero que fundara una empresa hermana a 3D Robotics con sede en Tijuana (México) llamada Udrones. Desde ella atienden el mercado extranjero y mandan pedidos a los clientes que piden aviones completamente ensamblados y listos para volar (ya han enviado varios a Alemania y Australia).

Aunque actualmente la manufactura se hace en México y el desarrollo tecnológico en EE.UU., el objetivo de Muñoz es generar el caldo de cultivo para que la capacitación técnica de los profesionales mexicanos sea pronto equiparable a la de los ingenieros estadounidenses. “Si la naturaleza de mi empresa no fuera abierta, pondría una maquila en México y los operarios se limitarían ensamblar piezas; no existiría una transferencia de conocimiento”, explica.

Para John Janas, presidente de la empresa de análisis y estrategia de mercado Janas International Enterprises y miembro del jurado de los premios TR35 México, el valor clave de Muñoz reside precisamente “en la promoción de la ideología de código abierto y Creative Commons entre investigadores, estudiantes y otras personas” a los que hace partícipes de los detalles de su hardware y su software. “Este intercambio de conocimientos acelerará -según Janas- la aparición de aplicaciones innovadoras de la tecnología de los robots aéreos”. - Elena Zafra

Ganadores de Innovadores menores de 35 México 2012

Javier Gómez

Tecnología móvil y asequible para controlar enfermedades cardiacas

Javier Lozano

Tratamiento integral de la diabetes para comunidades con pocos recursos

Jordi Muñoz

Tecnología de código abierto para robots aéreos de bajo coste

Jorge Soto

Software móvil para nuevos modelos de gobernabilidad y empoderamiento

Para comentar, por favor accede a tu cuenta o regístrate

¿Olvidaste tu contraseña?

Advertisement
Advertisement
Publicidad