Innovadores Menores De 35 España La edición en español de
MIT Technology Review elige a los 10
innovadores menores de 35

Bernat Ollé, 34

Persigue la búsqueda y fabricación de fármacos que actúan modulando el microbioma humano

Vedanta Biosciences

Bernat Ollé / Cortesía: David Brazier

Aunque cueste trabajo creerlo, nueve de cada diez células que forman el organismo humano pertenecen a los trillones de microbios que colonizan sus mucosas, el intestino, la piel, la boca y otras zonas. Todos ellos tienen, además, su propia colección de genes, lo que hace que, en la práctica, las personas tengan dos genomas: el que heredamos de nuestros progenitores escrito en nuestro ADN, y el que llevamos incorporado al ser hospedadores de esta prolífica comunidad microbiana, que supone hasta el 99% de la información genética.

Esto da una idea aproximada de lo importante que puede ser para la salud del ecosistema andante que son las personas regular el estado de su microbioma. Tal y como los científicos están observando y publicando en los últimos años, este juega un papel central en el metabolismo, la fabricación de neurotransmisores como la serotonina y el entrenamiento, y desarrollo del sistema inmunológico, entre otros procesos. Para el joven emprendedor catalán Bernat Ollé, "estos descubrimientos abren la puerta al desarrollo de una nueva generación de terapias para enfermedades infecciosas, autoinmunes, inflamatorias y metabólicas”, y con solo 34 años se ha propuesto crearlas y llevarlas al mercado.

En 2002, recién acabada la carrera de ingeniero químico en la Universidad Rovira i Virgili (España), Ollé recibió el Premio Dow y decidió invertir la dotación económica en trasladarse al Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) para continuar su formación. Allí, en solo cinco años y becado por La Caixa y el propio MIT, completó un programa que combinaba el doctorado y el MBA en la Escuela de Negocios Sloan.

Nada más graduarse, en junio de 2007, fue contratado por la firma de inversión PureTech Ventures, para cuya cartera fundó desde cero cuatro nuevas empresas de biotecnología: Follica Biosciences, centrada en un nuevo tratamiento para la calvicie; Enlight Biosciences, una asociación que integra a las grandes farmacéuticas en el desarrollo de plataformas tecnológicas de I+D; Mandara Sciences, orientada a mejorar la salubridad de los alimentos (aún en incubación); y en 2011, Vedanta Biosciences, en la que ejerce el cargo de director de operaciones y con la que está explotando la capacidad de modular el microbioma para fabricar una nueva clase de medicamentos con los que tratar casi todo tipo de enfermedades.

Tal y como él mismo señala, hubo dos factores que le impulsaron, allá por 2009, a interesarse por este campo emergente: el desarrollo de técnicas de análisis microbiano que no requerían el cultivo de organismos y la disponibilidad de alta capacidad de secuenciación heredada del Proyecto Genoma Humano."Estos avances permitieron a gastroenterólogos e inmunólogos empezar a identificar conexiones entre alteraciones del microbioma (disbiosis) y enfermedades humanas", recuerda Ollé.

En concreto, este joven detectó un campo especialmente prometedor en el área de las enfermedades autoinmunes, como la colitis ulcerosa, la diabetes tipo 1 y las alergias. "No solo se estaban publicando asociaciones entre disbiosis y estas enfermedades, sino que había indicios claros de que la disbiosis en realidad podía contribuir a causarlas", añade el joven.

Pero, ¿cómo consigue Ollé determinar qué alteraciones hay que producir en el microbioma para crear un fármaco que genere un efecto positivo en cada paciente? Él mismo explica que "la disbiosis es diferente en cada enfermedad pero tiene rasgos comunes como la pérdida o reducción drástica de comunidades de bacterias que mantienen la estabilidad en el intestino a base de estimular procesos antiinflamatorios y de generar compuestos que fortalecen la barrera intestinal". Cuando esta pérdida sucede, las bacterias oportunistas prosperan en el intestino promoviendo la inflamación y dañando dicha barrera.

Nueva estrategia para nuevos fármacos

Ahora, gracias a técnicas de secuenciación del ADN bacteriano, es posible determinar, por ejemplo, a partir de muestras fecales; si la composición del microbioma de un sujeto es normal o está alterada. Uno de los casos que menciona Ollé, el de la colitis o la enfermedad de Crohn, se caracteriza por que los pacientes tiene niveles anormalmente bajos de dos grupos de bacterias: Clostridium IV y XIVa. El investigador concreta: "Esas mismas bacterias son las que forman parte de nuestro primer candidato a fármaco, de manera que a estos pacientes se les podría recomponer el microbioma intestinal aportándoles un grupo de bacterias que les faltan, suplementándolo hasta el nivel de personas sanas”.

No obstante, aunque estos mecanismos biológicos sean bien conocidos a nivel de laboratorio, hasta la fecha no había precedentes en el desarrollo de fármacos que modularan el microbioma para bien. Los antibióticos, por ejemplo, atacan todo tipo de bacterias, sin discernir cuáles son beneficiosas o perjudiciales. Ollé recuerda: "Necesitábamos  inventar una nueva clase de fármacos -un consorcio de organismo vivos- que actuara a nivel de ecosistema, modificando toda la comunidad microbiana y actuando sobre multitud de dianas al mismo tiempo".

Con la ayuda de sus colaboradores, el joven identificó un proyecto en el que el investigador Kenya Honda, de la Universiad de Tokyo (Japón), sugería que existían microbios esenciales para entrenar la parte del sistema inmunitario que se encarga de prevenir enfermedades autoinmunes. Ollé y Honda estudiaron y solicitaron varias patentes sobre el aislamiento, fabricación y direccionamiento de medicamentos que modularan el microbioma y pudieran servir para tratar este tipo de enfermedades. "Ayudado por los asesores científicos y clínicos de Vedanta, tracé un plan de investigación preclínica para demostrar la eficacia y seguridad de nuestro primer fármaco, elaboré un plan de fabricación, identifiqué a un fenotipo de paciente de colitis ulcerosa susceptible a responder favorablemente a nuestro fármaco, y diseñé protocolo para un futuro ensayo clínico en humanos", explica el joven innovador.

Los resultados de dicha experimentación fueron publicados recientemente en la revista Nature. Por un lado, abren un nuevo camino metodológico: demuestran que es posible descubrir y fabricar agentes farmacéuticos basados en el enfoque de la modulación del microbioma. Por otro, muestran que los ratones con colitis y diarrea alérgica a los que administraron oralmente bacterias procedentes de una muestra fecal humana con Clostridium XIVa, IV y XVIII vieron atenuada su patología. "Queda por ver si las cepas tendrán efectos similares en el intestino humano", puntualizan los autores.

Pese a la cautela, el director del Servicio General de Citometría de la Universidad de Salamanca (España) y miembro del jurado de los premios MIT Technology Review Innovadores menores de 35 España, Alberto Orfao, considera que la probabilidad de éxito de este proyecto "tremendamente innovador y único" es elevada en su conjunto. "Existen resultados previos que le confieren un elevado potencial de éxito con una traslación relativamente rápida que contribuirá a mejorar la calidad de vida de la sociedad e impulsará la creación de puestos de trabajo", concluye el experto. - Elena Zafra

Ganadores de Innovadores menores de 35 España 2013

Isaac Castro

Creador de una mesa de paciente adaptable para mejorar la eficacia en la administración de radioterapia

Miguel González-Andrades

Ha creado córneas humanas artificiales para tratar problemas de visión severos

Rosa Mª Jiménez-Rodríguez

Creadora de un kit para un cierre definitivo y menos agresivo de grandes heridas abdominales

Bernat Ollé

Persigue la búsqueda y fabricación de fármacos que actúan modulando el microbioma humano

Para comentar, por favor accede a tu cuenta o regístrate

¿Olvidaste tu contraseña?

Advertisement
Advertisement
Publicidad