.

Cambio Climático

El acuerdo de A123 en China genera la controversia energética más reciente

1

A algunos observadores les alarma que el fabricante de baterías A123 Systems, respaldado por el Gobierno de EE.UU., pudiera ser pronto propiedad de China. Pero, ¿tenía otra opción la empresa?

  • por Martin Lamonica | traducido por Francisco Reyes (Opinno)
  • 14 Agosto, 2012

Para aquellos que critican que el Gobierno de Estados Unidos respalde a empresas de energía alternativa, el acuerdo anunciado entre A123 Systems y el conglomerado chino Wanxiang es otra señal de una política fracasada. Sin embargo, para A123 y otras start-ups de energía, los inversores asiáticos podrían ser la única alternativa para no acabar cerrando sus negocios.

El fabricante de baterías, que actualmente tiene problemas de efectivo y aseguró el mes pasado tener dinero solo hasta octubre, ha llegado a un acuerdo con la división de piezas de automóvil de Wanxiang que daría a la empresa china una participación de control. El acuerdo, que las compañías esperan cerrar a finales de año, está estructurado para proporcionar a A123 Systems el dinero necesario para sus operaciones en los próximos meses, y después dar a Wanxiang la posibilidad de comprar garantías que se conviertan en acciones. Si los Gobiernos de China y EE.UU. aprueban el acuerdo, Wanxiang conseguiría alrededor del 80 por ciento de propiedad por una inversión de 450 millones de dólares (364 millones de euros).

A123 Systems, que salió a bolsa en 2009, había conseguido alrededor de 200 millones de dólares (162 millones de euros) en capital de riesgo. Además, se le otorgó 249 millones de dólares (202 millones de euros) en una subvención federal de 2009 para construir una fábrica de baterías de ión-litio en Livonia, Michigan, y una planta de ensamblaje de baterías cerca de Romulus. El acuerdo con Wanxiang provoca preocupación, y algunos piensan que las joyas de la corona tecnológica de Estados Unidos se están comprando a precios de ganga. El representante Cliff Stearns de Florida, republicano y claramente crítico con las políticas de la administración de Obama para apoyar a las empresas de energía limpia, señaló en un comunicado que la transferencia de propiedad intelectual pagada con dinero de los contribuyentes a un país extranjero "plantea graves problemas de seguridad nacional".

A123 Systems señala que el acuerdo es en el mejor interés de sus accionistas, sus empleados y su tecnología. Ser de propiedad mayoritaria de un conglomerado chino le da un mejor acceso al mercado de vehículos eléctricos de ese país. El dinero del Departamento de Energía, del que hasta ahora se ha gastado la mitad, aún se puede invertir solo en activos basados en EE.UU. "Estamos seguros del compromiso de Wanxiang hacia EE.UU. Creemos que nuestras operaciones seguirán creciendo aquí", señala el gerente de marketing de A123 Systems, Dan Borgasano. "Creemos que es un resultado positivo".

Los inversionistas asiáticos han estado ocupados en la búsqueda de incipientes empresas de tecnología limpia desde hace algún tiempo, y hay indicios de que la tendencia podría acelerarse. El fabricante de baterías de ión-litio Boston Power cambió su base a China el año pasado y anunció recientemente un acuerdo con un fabricante de automóviles chino para la compra de sus paquetes de batería para vehículos eléctricos. En los últimos años, los conglomerados asiáticos han tomado participaciones en una serie de pequeñas empresas en industrias relacionadas con la energía, incluyendo la energía solar, la tecnología de red inteligente y los combustibles fósiles.

Mismamente para las start-ups, la asociación con una empresa de gran tamaño ofrece un importante cliente y fondos potenciales para seguir desarrollando su tecnología. En muchos casos, el dinero corporativo de las multinacionales está ayudando a llenar el vacío dejado por los capitalistas de riesgo que están saliendo del sector de la energía, un campo con un uso intensivo de capital y de lento movimiento, no muy adecuado para el modelo de riesgo.

Hay una creciente demanda de productos energéticos en Asia, donde varios países de rápido crecimiento están invirtiendo mucho más en la infraestructura relacionada con la energía que en el caso de Estados Unidos. China, en particular, se ha movido rápidamente para hacer avanzar la energía alternativa de varias maneras.

Para las empresas que necesiten capital para crecer y quieran tener acceso a mercados de rápido crecimiento, el camino hacia la rentabilidad podría seguir pasando a través de Asia. O si las empresas tienen los mismos problemas que A123 Systems, podrían convertirse en atractivos objetivos de adquisición para las empresas allí.

Cambio Climático

  1. La última baza contra el cambio climático: para crecer, ahora toca decrecer

    Ya hay tecnología e inversión para la descarbonización y una mejor protección de ecosistemas olvidados, como los acuáticos, pero los expertos apuntan a una falta de visión global y de un enfoque social para una transición realista e inteligente, que deje por fin de lado la codicia y el crecimiento innecesario

  2. Lluvia de millones para las 'start-ups' de captura de CO2

    Los planes de Lowercarbon Capital son una nueva señal del creciente interés en este sector que emerge a medida que se evidencian los peligros del calentamiento global

    Planta de captura directa de aire de Carbon Engineering en Squamish (Canadá) / ALAMY
  3. Círculo vicioso en EE UU: menos energía limpia a causa del cambio climático

    Las emisiones de gas de efecto invernadero aumentan cuando el gas natural sustituye la energía hidroeléctrica por falta de agua