.

Computación

Puesto 50: Ripple Labs fabrica dinero

1

La 'start-up' ha inventado su propia moneda digital para intercambiar dinero a través de las fronteras

  • por Tom Simonite | traducido por Francisco Reyes
  • 21 Febrero, 2014

Es un plan para ganar dinero que bien se lo podría haber inventado un niño: hazte rico inventándote una nueva forma de dinero. Sin embargo, el director general y fundador de Ripple Labs, Chris Larsen, está haciendo que cada vez más gente juegue con él. Y no son sólo inversores de Silicon Valley (EEUU). La gente está utilizando el dinero digital de Ripple para intercambiar divisas de papel tradicionales.

La divisa de Ripple se inspira en el dinero digital de Bitcoin, cuyo valor se ha disparado, y a veces estrellado, durante los últimos años, y ambas utilizan criptografía similar para evitar el fraude. Pero mientras que Bitcoin está diseñada para ser utilizada como moneda habitual para comprar cosas, el dinero de Ripple, conocido como XRP, está pensado para hacer muchas transferencias de divisas más rápido y menos costosas.

Tradicionalmente, una persona con kyats birmanos, por ejemplo, que tenga que enviar dinero a alguien en dólares estadounidenses tiene que esperar días antes de que se complete la transacción, y el proceso genera cargos considerables. Esto se debe a que los sistemas de transferencia de dinero internacionales se basan en sistemas centralizados, con décadas de antigüedad, para verificar que los pagos sean válidos. Pero los bancos y las nuevas start-up de servicios low cost podrían utilizar la tecnología de Ripple para evitar esos sistemas. Convertirían los kyats del pagador en XRP y luego usaría el protocolo de Ripple para encontrar automáticamente un socio dispuesto a convertir esos XRP a dólares, completando la transacción casi al instante. Una compañía financiera podría optar por guardar una reserva propia de XRP para realizar estas transferencias de forma más fácil.

Larsen espera que la tecnología estimule el comercio internacional y que a los expatriados les sea más barato enviar dinero a sus familias en los países pobres. (El Banco Mundial estima que en 2012, casi el 12 por ciento de los 60.000 millones de dólares, o 43.649 millones de euros, de este tipo de remesas a países africanos se fue en gastos de transacción). De hecho, Ripple asegura que las transferencias desde Europa a China ya representan una parte importante de los cerca de 20 millones de dólares (14,6 millones de euros) procesados utilizando su tecnología cada mes.

Los algoritmos de la tecnología de Ripple dictan que haya más de 100.000 millones de XRP circulando. Aunque la compañía está regalando una gran cantidad para que el sistema despegue, se ha asignado una cuarta parte del tesoro para sí misma y está aprovechando el aumento de valor de las XRP como su única fuente de ingresos. Entre las regaladas y las que Ripple ha vendido a empresas e inversores que creen que la divisa ganará valor, hay 7.500 millones de XRP en circulación. Eso es suficiente para hacer que el flujo de caja de Ripple Labs sea positivo, y para demostrar que inventar y vender tu propia moneda puede funcionar en realidad.

Computación

Las máquinas cada vez más potentes están acelerando los avances científicos, los negocios y la vida.

  1. 2021 bate el récord de ciberataques de día cero

    Ya se han identificado 66 'exploits' de vulnerabilidades en lo que va de año, casi el doble que en 2020. Afortunadamente, este aumento se debe, en parte, a la mayor capacidad de los expertos en ciberseguridad para detectarlos, por lo que son cada vez más caros y difíciles de detectar y usar

  2. Accuvant, la empresa que ayudó a los Emiratos Árabes a hackear iPhones

    Aprovechaba un error en iMessage de Apple para apoderarse del teléfono de la víctima y se utilizó contra cientos de personas en Karma, una gran campaña de vigilancia y espionaje entre cuyos objetivos figuran rivales geopolíticos, disidentes y activistas. El FBI acaba de multar a los responsables

  3. Starlink: la solución a la brecha digital que casi nadie podrá pagar

    Aunque la tarifa mensual para acceder a internet con sus satélites LEO resulta asequible, requiere un alto precio de instalación inalcanzable para muchos, a pesar de que SpaceX lo vende en pérdidas. Necesitará aumentar su base de clientes para ser rentable y económico, pero eso reducirá la velocidad para todos