.

Cadenas de bloques y aplicaciones

Una 'pegatina' mide tu flujo sanguíneo allá donde estés

1

Se trata de un parche ultrafino y de bajo coste que podría dar datos más precisos sobre este indicador crucial de la salud

  • por Mike Orcutt | traducido por Teresa Woods
  • 04 Noviembre, 2015

Foto: Esta imagen térmica por infrarrojos muestra un nuevo sensor del flujo sanguíneo portable. El componente brillante del centro de la imagen calienta la piel ligeramente, y unos diminutos sensores rastrean el movimiento de ese calor mientras lo aleja la sangre.

¿Cuánta sangre corre por tus venas, arterias y capilares? Para averiguarlo, normalmente necesitarías estar inmóvil. Ahora un dispositivo portable podrá proporcionarte esa información incluso mientras te desplazas y realizas actividades normales. Se trata de un parche flexible que se adapta a la piel. Emplea diminutos sensores de calor para mapear con precisión el flujo sanguíneo debajo de la superficie y podría dar a los médicos una vista en alta resolución de este importante indicador de la salud.

Los inventores del nuevo sistema de sensores "epidérmicos y electrónicos" dicen que está listo para utilizarse en un entorno clínico, específicamente para la monitorización de la salud de la piel, por ejemplo en pacientes que se han sometido a un injerto de piel. Aseguran que más adelante también puede que sea posible utilizarlo dentro del cuerpo. En una demostración reciente, los investigadores confirmaron que el dispositivo puede grabar datos precisos en pacientes humanos sobre el flujo sanguíneo en vasos más grandes, específicamente en venas del antebrazo, además de dentro de la red de pequeños vasos cerca de la superficie de la piel.

En comparación con los métodos más innovadores para la medición no invasiva del flujo sanguíneo, que dependen de unos sistemas ópticos o de la tecnología de ultrasonidos, el nuevo sensor es mucho más sencillo y más barato, dice John Rogers, uno de los inventores y un profesor de ciencias de materiales e ingeniería de la Universidad de Illinois (EEUU). Lo que resulta más importante, según Rogers, es que el dispositivo es mucho menos sensible al movimiento gracias al modo en que "mantiene un contacto íntimo" con la piel.

Las características del flujo sanguíneo en cualquier tejido son un buen indicador de su salud. Algunos trastornos, como la infección y la inflamación, pueden dar paso a un aumento del flujo sanguíneo, mientras otros, como la ateroesclerosis, la insuficiencia cardíaca y la diabetes pueden provocar una reducción del mismo. Si los médicos pudiesen monitorizar este flujo de forma continua, tendrían una capacidad mayor para personalizar los tratamientos en función del paciente y las condiciones.

Rogers y su equipo han estado desarrollando sistemas de monitorización epidérmicos y electrónicos, que producen mediante técnicas establecidas de microfabricación. El sistema de sensores de flujo sanguíneo representa la aplicación más sofisticada de esta tecnología hasta la fecha.

El dispositivo funciona mediante la aplicación una de calor sobre la piel que resulta imperceptible. Después, registra el movimiento de ese calor. Imaginemos, por ejemplo, que el elemento de calor se posicione encima de una arteria o vena ubicada cerca de la superficie de la piel. Después de que el dispositivo caliente la piel, la sangre del vaso sanguíneo se lleva el calor, y entonces los sensores de temperatura, colocados en anillos que rodean el elemento calefactor, graban la dirección y la cantidad de calor mientras de desplaza. Al combinar esa información con modelos que explican las dinámicas fluidas del flujo sanguíneo, "se puede determinar cuantitativamente el caudal", dice Rogers.

Rogers dice que su equipo "se ha movilizado de forma inmediata" para emplear la tecnología para monitorizar la cicatrización de heridas en estudios sobre cómo se produce la vascularización en los injertos de piel. Además, la empresa de cosméticos L´Oréal, que ayudó a financiar la investigación, ha empezado a fabricar los dispositivos y ha desarrollado un software que automatiza el análisis de datos y una interfaz gráfica de usuario.

Rogers afirma que los dermatólogos de L´Oréal que realizan sus ensayos clínicos ahora lo están empleando para estudiar la salud de la piel.

Actualmente, el sistema sólo tiene un alcance de unos dos milímetros de profundidad, pero el grupo está examinando varias maneras de configurar los sensores y el elemento de calor que podrían ayudarles a alcanzar una profundidad mayor de captación de datos. La misma tecnología también se podría emplear en herramientas quirúrgicas o implantes para medir el flujo sanguíneo interno.

Cadenas de bloques y aplicaciones

Qué significa estar constantemente contectados unos a otros y disponer de inmensas cantidades de información al instante.

  1. "Los ingenieros no están capacitados para saber cómo la gente usa las cosas"

    En su libro 'People Count', la experta en ciberseguridad Susan Landau reflexiona sobre los problemas que surgieron a raíz de que se apresuraran a crear aplicaciones de rastreo de contactos y notificaciones de exposición contra la COVID-19 sin contar con el asesoramiento y la infraestructura de las políticas de salud pública

  2. Opciones para reducir la fatiga y el hartazgo de las reuniones por Zoom

    El teletrabajo ha venido para quedarse, pero los trabajadores necesitan mantener vínculos con sus compañeros y colaborar en tiempo real. A medida que la gente se cansa de las típicas videollamadas, distintas empresas trabajan para hacerlas más amenas a través de juegos y entornos de realidad virtual

  3. WhatsApp y Google Form, las armas digitales para salvar a los afganos

    ONG, políticos, periodistas y civiles se están organizando a través de herramientas de todo tipo para intentar rescatar a los que han quedado atrapados en Afganistán. Pero muchas veces deben compartir información personal que podría ser usada en contra de los ciudadanos si cae en manos de los talibanes