.

Biotecnología

'Science' recibe fondos de una empresa asociada al mayor fraude científico

1

Hwang Woo-Suk mintió en sus investigaciones sobre clonación publicadas en la revista, que ahora entrega un premio en colaboración con Boyalive, una empresa que alaba al científico

  • por Antonio Regalado | traducido por Teresa Woods
  • 23 Junio, 2016

Science, una de las revistas científicas más importantes del mundo, se está reconsiderando sus lazos financieros con una empresa china de clonación llamada Boyalife por las conexiones entre esa empresa y un conocido estafador.

Science ha dicho que investigará el patrocinio de un premio concedido la semana pasada en conjunto después de que MIT Technology Review sacara a relucir los vínculos entre Boyalife y Hwang Woo-Suk, un científico coreano que implicó a la revista en un enorme escándalo de conducta indebida hace más de una década.

Poco conocido fuera de China, Boyalife Group empezó a generar noticias en noviembre al afirmar que construirá el centro de clonación animal más grande del mundo en colaboración con Sooram Biotech Research Foundation, una empresa de Seúl (Corea del Sur) fundada por Hwang después de ser explusado de la academia.

El CEO de Boyalife, Xu Ziaochun, dijo que la empresa planea generar hasta un millón de embriones de ganado clonado al año, además de perros y caballos de carrera. También alimentó el debate al afirmar que la empresa está técnicamente capacitada para clonar humanos, en caso de decidir la sociedad permitirlo. La Asociación Estadounidense para el Avance de la Ciencia (AAAS, por sus siglas en inglés), editora de la revista Science, ha apoyado con anterioridad una "prohibición de aplicación legal" de la reproducción clónica humana.

Foto: El experto coreano el clonación Hwang Woo-Suk saliendo de un tribunal de Seúl tras su juicio por investigaciones fraudulentas. Su equipo falsificó datos sobre cómo clonar células madre humanas. Credito: Park Ji-Hwan (Getty Images).

El año pasado, Science y Boyalife acordaron patrocinar conjuntamente un premio anual de 25.000 dólares (unos 22.000 euros) para reconocer las mejores investigaciones de células madre y medicina regenerativa elaboradas por jóvenes investigadores. 

Ese acuerdo genera ingresos para Science porque Boyalife no sólo pone de su bolsillo, sino también tiene obligación de comprar anuncios en las páginas de las revistas de AAAS. La portavoz de Science Meagan Phelan rehusó comentar cuántos ingresos había generado el acuerdo, pero un anuncio de página completa en la revista semanal suele rondar los 8.650 dólares (unos 7.630 euros).

En un comunicado de la AAAS publicado por Phelan, la organización afirmó estar investigando la conexión entre Boyalife y Hwang. El texto afirma: "Estamos manteniendo conversaciones internas sobre el patrocinio de este programa de premios sin ánimo de lucro. Este proceso interno acaba de iniciarse".


Foto:
Las instalaciones de Boyalife en Tainjín, China, son descritas por la empresa como "una fábrica de clonación" capaz de copiar vacas, caballos y perros. Crédito: Boyalife Group.


 

Foto: Un mastín tibetano clonado generado por Boyalife Group y Sooam Biotech Research Foundation de Corea. Crédito: Boyalife Group.

Un portavoz de Boyalife dijo que Xu estaba demasiado ocupado para hacer comentarios, pero confirmó que asistiría a una ceremonia de premios en San Francisco (EEUU) hoy jueves. Hwang no respondió a nuestro correo electrónico.

Para Boyalife, la colaboración de premiación con Science le ha permitido pulir su imagen frente al público. Pero los vínculos comerciales resultan problemáticos para la revista por cómo Boyalife ha alabado simultáneamente a Hwang, que fue condenado en Corea por violaciones de bioética y malversación, y recibió una pena suspendida de dos años de cárcel.


Foto:
Rush Holt es el CEO
de 'Science'. La revista está reconsiderando un premio científico que vendió a una empresa china, Boyalife Group, que tiene vínculos con un controvertido investigador. Crédito: Twitter.

Por ejemplo, de los 25 tuits emitidos por la cuenta de Twitter de la empresa a fecha del jueves pasado, la mayoría o realzan su conexión con Science o alaban los logros de clonación de Hwang, como generar clones de mastines tibetanos. "¡Enhorabuena! Hwang Woo-suk es un científico excelente", tuiteó la cuenta de Boyalife el 18 de abril, entre mensajes que publicitaban las interaciones de Boyalife con el editor de Science, Rush Holt.

Ese tuit fue eliminado anoche después de que MIT Technology Review se lo hubiera señalado a Science.

Hwang provocó uno de los peores escándalos jamás producidos para engañar a Science. A partir de 2004, Hwang publicó dos trabajos en la revista en los que afirmarba haber clonado con éxito embriones humanos y derivado células madre de ellos. La tecnología fue considerada como una manera de crear células exactamente iguales a las de un paciente determinado, y la AAAS presionó mucho en contra de la aplicación de restricciones estadounidenses a ese trabajo, entonces considerado controvertido.

Sin embargo, después quedó patente que algunos de los óvulos humanos empleados para la clonación fueron proporcionados por las propias alumnas de Hwang, una tremenda violación ética, puesto que las científicas femininas de menor rango podrían haberse sentido presionadas para realizarse un procedimiento médico. Más tarde, se confirmó que los propios resultados científicos se habían basado en datos fabricados, y en 2006 Science pidió una retratacción inmediata e incondicional de ambos trabajos.

Citando "graves faltas de investigación", la revista dijo que revisaría sus procedimientos para detectar mejor los casos de "fraudes bien construidos". Hwang fue despedido de su puesto en la Universidad Nacional de Seúl (Corea del Sur). "Las investigaciones fraudulentas representan un acontecimiento especialmente desconcertante, porque amenazan un emprendimiento basado en la confianza", explica el entonces editor jefe de Science, Donald Kennedy.

Desde su explusión de la academia, Hwang, ya coronado como "el rey de la clonación" por la prensa coreana, ha logrado en cierta medida resurgir de las cenizas. Fundó una empresa de biotecnología, Sooam Biotech Research Foundation, que ofrece generar copias de perros muertos por 100.000 dólares (unos 88.000 euros), y ha vuelto a publicar trabajos científicos. Su colaboración con los chinos para crear la fábrica de clonación más grande del mundo parecía posicionarlo fenomenal para recuperar ese título.

Poco se puede aprender de los negocios de Boyalife en su página web. La empresa opera un banco de células madre y afirma disponer de más de 30 subsidiarias que participan en investigaciones genómicas y farmacéuticas. En la breve biografía que adjunta a sus notas de prensa, destaca un premio a la marca ortorgado a la empresa por la televisión china en 2012 y su participación en el premio de Science como sus credenciales más importantes.

Biotecnología

Nuevas tecnologías y conocimientos biológicos empiezan a ofrecer opciones sin precedentes para mejorar nuestra salud.

  1. Esta técnica puede facilitar que los hombres transgénero tengan hijos

    Un nuevo método consigue cultivar óvulos de los ovarios de hombres transgénero, incluso después de varios años de terapia con testosterona. Eso podría ofrecer a esas personas nuevas maneras de formar una familia

    La técnica que puede ayudar a tener hijos a los hombres transgénero
  2. Falsos estigmas homófobos complican la contención de la viruela del mono

    El estigma hace que sea más difícil obtener información precisa sobre quién tiene la enfermedad 

  3. Un año después del trasplante se confirma el éxito del almacenamiento de hígado

    La técnica permite que los hígados donados se guarden durante varios días, mucho más tiempo de lo que es posible actualmente, e incluso que puedan recibir algún tratamiento si están dañados