.

Un nuevo sistema podría hacer que los efectos especiales resulten más asequibles.

Al tiempo que la Organización Mundial de la Salud sube la alerta pandémica al nivel 5, los científicos estudian la secuencia genética del virus.

Es posible que las pantallas táctiles del futuro necesiten incorporar el sentido del tacto.

Una compañía derivada del Rocky Mountain Institute ha desarrollado un híbrido conectable que recorre 160 kilómetros con sólo 3,7 litros de gasolina.

Los sistemas de seguimiento y comunicaciones podrían jugar un papel importante a la hora de combatir la pandemia.

Los tejidos cubiertos con una capa de nanotubos de carbono son capaces de crear sensores electrónicos con un aspecto y un tacto similar al del algodón convencional.

Gracias a un nuevo procedimiento quirúrgico, por primera vez todas aquellas personas con brazos amputados pueden controlar un miembro biónico de forma intuitiva.

Un tipo de píxeles que contienen reservas de tinta podrían utilizarse para fabricar lectores electrónicos más brillantes y más similares al papel impreso.

Un cóctel de proteínas convierte a las células embrionarias en células cardiacas que en el futuro quizá pudieran servir para reparar tejidos dañados.

Unos supercondensadores flexibles de nantotubos de carbono podrían proporcionar más energía a los teléfonos móviles y a otro tipo de aparatos electrónicos.

HealthVault de Microsoft nos ayuda a vigilar nuestros signos vitales.

Los netbooks son algo más que portátiles baratos.

Es posible que se necesiten llevar a cabo investigaciones para evaluar alternativas que reduzcan las emisiones de gases de efecto invernadero.

Una serie de pulsos magnéticos especialmente distribuidos en el tiempo podrían abrir el camino hacia la informática cuántica a gran escala.

Con esta nueva sonda, los smarphones pueden ser usados para capturar y enviar imágenes por ultrasonido.

En pleno énfasis de los historiales de salud electrónicos, un paciente pone a prueba los servicios de salud por internet.

Un nuevo método ofrece una forma más eficiente para diseñar “circuitos” biológicos.

Una serie de nanocables podrían ser empleados en los transplantes médicos del futuro.

Un tipo de tecnología inalámbrica y que se puede llevar puesta ayuda a detectar los primeros signos de insuficiencia cardiaca.

El software Ct de Intel hara que el código convencional funcione en los próximos procesadores de muchos núcleos.