.

Seguir el 'snowboard' en directo mediante la 'app' de RV de la NBC parecía una idea genial, pero me equivoqué

Móvil

Si cree que ver los JJOO en realidad virtual es buena idea, se equivoca

1

Pensaba que los deportes de invierno serían una opción estupenda para aprovecharse del potencial de la RV, pero no fue así. Caras borrosas, atletas que aparecen y desaparecen, malos juegos de cámaras, mareos y falta de nitidez son solo algunos de los problemas que persisten este año

  • por Rachel Metz | traducido por Mariana Díaz
  • 20 Febrero, 2018

Al igual que mucha gente, la otra noche me quedé viendo los Juegos Olímpicos de Invierno de Pieonchang (Corea del Sur). Quería ver cómo la fenómeno del snowboard de EE. UU., Chloe Kim, acribillaba a sus rivales en la final femenina de medio tubo. Sin embargo, a diferencia de la mayoría del público, yo contemplé el espectáculo a través de un casco de realidad virtual (RV) pegado a mi cara.

La  realidad virtual parece como el mejor formato para ver este tipo de eventos deportivos internacionales. Los Juegos Olímpicos de Invierno suelen ser demasiado caros y celebrarse demasiado lejos como para asistir en persona. Y quien consiga llegar hasta ellos, tendrá que conseguir entradas para los eventos que desea ver y asegurarse de que los asientos ofrecen buena visibilidad para disfrutar del espectáculo.

Prefiero presenciar los juegos virtualmente mientras estoy sentada en mi sala de estar en la que puedo controlar el termostato. Y la cadena de televisión NBC (que retransmite el evento en EE. UU.) está encantada con su aplicación NBC Sports VR compatible con varios tipos de cascos de realidad virtual (aunque es necesario pagar la tarifa televisiva) Durante las dos semanas de los juegos, que comenzaron el 9 de febrero y terminarán este domingo, la NBC está trabajando con Intel y Olympic Broadcasting Services (que produce vídeos de los juegos), para transmitir más de 50 horas de eventos en directo a través de la realidad virtual. La oferta incluye competiciones de snowboard, curling y hasta patinaje artístico, entre otros, así como vídeos pregrabados.

Esta es la segunda vez que la NBC ofrece los Juegos Olímpicos mediante realidad virtual, pero es la primera vez que los retransmite en directo y por streaming. No soy una gran admiradora de los deportes de invierno, pero sentía curiosidad por ver si la cobertura en realidad virtual en tiempo real podía despertar mi entusiasmo. Así que pasé unos días viendo todo lo que pude a través de un casco Daydream de Google con un smartphone compatible.

Vi un poco de curling y de snowboard en directo, y algunos vídeos de carreras de trineos, esquí alpino, saltos de esquí, etcétera. A veces me parecía estimulante, como cuando Shaun White pasó a mi lado en un medio tubo, o cuando me uní a un paseo virtual en trineo y volé por la pista. Fue increíble poder cambiar mi punto de vista desde una cámara de realidad virtual a otra.

Pero la mayor parte de mi experiencia olímpica virtual me demostró que a principios de 2018, la realidad virtual está experimentando una coyuntura bastante extraña: aunque es más barata y está más disponible que nunca, todavía no ha conseguido revolucionar la experiencia visual de las masas.

Cuando se trata de espectáculos como los Juegos Olímpicos, los creadores de contenido todavía no están seguros de cómo grabar imágenes convincentes en realidad virtual ni de cuál es la mejor forma de presentarnos su contenido. Sigue siendo difícil verlo durante más de unos pocos minutos, con problemas técnicos molestos y una calidad de imagen aún muy por debajo de lo que se obtiene en una pantalla plana.

Lo primero que noté fue que, aunque la resolución de los vídeos virtuales ha mejorado frente a la de los Juegos Olímpicos de 2016, todavía es bastante mala. Mi marido se probó el casco para ver una transmisión en directo, lanzó un par de gruñidos y me lo devolvió.

Pude ver cosas en gran detalle, como el paisaje nevado de Pieonchang, los cuerpos de los atletas, sus equipaciones y hasta las vallas temporales de plástico donde suelen colocarse las cámaras de realidad virtual al aire libre. Pero era imposible distinguir las caras a menos de que seleccionara el modo "VR Cast", que decidía automáticamente qué cámara me mostraba. También incluía un gran televisor virtual que mostraba primeros planos de los atletas. Pero para empeorarlo todo un poco, la retransmisión se corta cada dos por tres.

En seguida me quedó claro que los eventos que uno pensaría que serían geniales para ver en directo a través de la realidad virtual, no siempre funcionan tan bien, por diferentes razones. Pensé que el snowboard de medio tubo, un evento vertiginoso y lleno de giros, sería algo genial de ver en realidad virtual. Pero todo iba tan rápido que los deportistas no eran más que borrones corriendo a mi alrededor. Y al estar al aire libre en el momento del evento, la luz cambiante hacía más difícil ver lo que estaba pasando.

Para mi sorpresa, el curling en directo y en realidad virtual se veía mucho mejor. La competición tuvo lugar en un espacio interior, sobre una superficie plana y con un número limitado de participantes al mismo tiempo. La iluminación también era constante y fue más fácil ver más acción desde cualquier punto de vista, tuve mucho tiempo para cambiar el enfoque de una cámara a otra sin perderme mucho. Pero me seguía aburriendo tanto como si lo estuviera viendo en una pantalla plana.

Espero que NBC, Intel y OBC construyan mejores experiencias de realidad virtual para los futuros Juegos Olímpicos. Aquí está mi lista de cosas a mejorar:

  • En primer lugar, mejorar la calidad de la imagen. Nadie quiere ver atletas borrosos.

  • Usar más cámaras de 360°. Los eventos de Pieonchang que vi en RV se grabaron en 180°,  por lo que la experiencia no resulta inmersiva. Por otro lado, los vídeos cortos "destacados" se grabaron con cámaras de 360°. Utilizar todo el tiempo estas cámaras supondría una gran diferencia.

  • Pensar muy bien sobre dónde deberían ubicarse las cámaras. Puede que no tenga sentido colocar una en la cima de una pendiente nevada donde los atletas solo pasan unos segundos, o en sitios donde la gente que está allí puede obstaculizar la vista.

  • Mostrar más eventos en directo y analizar qué vídeos pregrabados ofrecerán. Si voy molestarme en descargar una aplicación y ponerme un casco de realidad virtual, quiero ver algo especial. Los eventos en directo en realidad virtual transmiten a los espectadores una sensación de urgencia.

Estoy segura de que 2020 volveré a ver los Juegos Olímpicos, cuando se celebren en Tokio (Japón), pero hasta entonces, creo que la ceremonia de clausura del próximo domingo la veré desde una televisión normal y corriente.

Móvil

Qué significa estar constantemente contectados unos a otros y disponer de inmensas cantidades de información al instante.

  1. Barcelona revoluciona la navegación para invidentes con estas pegatinas

    Gracias a estos cuadrados de colores, las personas con discapacidad visual ahora pueden usar el transporte público de la urbe española con mucha más facilidad. El sistema, desarrollado por la Universidad de Alicante, destaca por usar códigos QR en lugar de GPS que no sirve en interiores

  2. Dai, la 'stablecoin' amada por todos no es tan estable como prometía

    Su estrategia para mantenerse estable frente al dólar estadounidense todavía no ofrece suficientes garantías. Además, la "criptoemperatriz" de la Comisión de Bolsa y Valores de EE. UU., Valerie Szczepanik, afirma que esta criptomoneda tal vez debería ser regulada como un valor

  3. Por qué Facebook lleva razón al no borrar el vídeo manipulado de Pelosi

    No se trata de un 'deepfake' en el que la política aparezca diciendo algo que no ha dicho, sino de una sátira. Si la red social lo elimina, podría sentar un peligroso precedente en torno a la censura. Los expertos afirman que la mejor estrategia contra la desinformación es la alfabetización mediática