.

Miguel Porlan

Computación

TR10: Inteligencia artificial en la nube

1

Hacer que las herramientas de aprendizaje automático estén disponibles a través de los servicios en la nube podría llevar la inteligencia artificial a todos los rincones del mundo

  • por Jackie Snow | traducido por Mariana Díaz
  • 22 Febrero, 2018

  • ¿Qué? La inteligencia artificial (IA) en la nube permite que la tecnología sea más económica y fácil de usar.

  • ¿Por qué? En este momento solo un número reducido de grandes empresas pueden hacer uso de la inteligencia artificial, pero ofrecer esta tecnología a través de la nube ayudaría a que mucha más gente pueda beneficiarse de ella, lo que impulsaría la economía.

  • ¿Quién? Amazon, Google, Microsoft.

  • ¿Cuándo? Ya.

Hasta ahora, la inteligencia artificial había sido un juguete exclusivo para las grandes compañías de tecnología como Amazon, Baidu, Google y Microsoft, y algunas nuevas empresas. Pero para el resto de las compañías, los sistemas de inteligencia artificial son demasiado caros y difíciles de implementar.

¿Cuál es la solución? Las herramientas de aprendizaje automático en la nube están llevando a la inteligencia artificial a un público mucho más amplio. De momento, Amazon domina la IA de la nube con su filial AWS. Google lo desafía con TensorFlow, una biblioteca de código abierto de inteligencia artificial que se puede utilizar para personalizar software de aprendizaje automático. Y hace poco, el gigante de las búsquedas presentó Cloud AutoML, un conjunto de sistemas preentrenados que podrían hacer que la inteligencia artificial sea más fácil de utilizar.

Microsoft también tiene su propia plataforma en la nube, Azure. La empresa está colaborando con Amazon para ofrecer Gluon, una biblioteca de código abierto de aprendizaje profundo. En principio, Gluon consigue que construir redes neuronales (una de las tecnologías claves en inteligencia artificial, que imita el proceso de aprendizaje del cerebro humano) resulte tan fácil como construir una aplicación para teléfonos inteligentes.

No está claro cuál de ellas se convertirá en el líder de la oferta de servicios de IA en la nube. Gane quien gane, tendrá una enorme oportunidad de negocio. Estos productos serán esenciales si la revolución de la inteligencia artificial logra expandirse ampliamente por otros sectores de la economía.

Actualmente, la IA se utiliza principalmente en la industria tecnológica, donde ha aumentado la eficiencia y permitido la creación de nuevos productos y servicios. Pero muchas otras empresas e industrias han tenido problemas para aprovecharse de los beneficios de la inteligencia artificial. Sectores como la medicina, la fabricación y la energía también podrían vivir una revolución si logran implementar la tecnología, lo que ayudaría a impulsar la productividad económica.

Sin embargo, la mayoría de las empresas aún no cuentan con suficiente personal capacitado para utilizar la inteligencia artificial en la nube, así que Amazon y Google también ofrecen servicios de consultoría. Cuando la nube haya puesto la tecnología al alcance de casi todos, la verdadera revolución de la inteligencia artificial estará lista para empezar.

 

Computación

Las máquinas cada vez más potentes están acelerando los avances científicos, los negocios y la vida.

  1. El cerebro procesa las palabras que más usa de forma distinta al resto

    Los patrones de frecuencia de 50 idiomas demuestran que el lenguaje depende de un proceso dual. Los términos más frecuentes se procesan instintivamente mientras que los menos usados requieren un pensamiento racional. El hallazgo podría ser clave para el procesamiento del lenguaje natural

  2. Aislar el protocolo de consenso podría revolucionar 'blockchain'

    Las grandes debilidades de los contratos inteligentes en cadenas de bloques, como su falta de confidencialidad y sus limitaciones de ejecución, podrían solucionarse con este enfoque de la 'start-up' Oasis Lab, cuya idea ya ha recaudado casi 40 millones de euros en inversiones

  3. La computación a exaescala busca máquinas pero también aplicaciones

    Mientras los ordenadores cuánticos funcionales siguen intentando despegar, los países compiten en el terreno de la supercomputación. Los primeros superordenadores a exaescala podrían llegar en 2021, pero también hacen falta programas especializados para que sean realmente útiles