.

Miguel Porlan

Computación

TR10: Privacidad digital perfecta

1

Una nueva herramienta diseñada para 'blockchain' permite hacer transacciones digitales sin tener que revelar más información que la necesaria

  • por Mike Orcutt | traducido por Mariana Díaz
  • 22 Febrero, 2018

  • ¿Qué? Los informáticos están perfeccionando una herramienta criptográfica que permita hacer comprobaciones sin tener que revelar la información intercambiada.

  • ¿Por qué? Si necesita introducir datos personales para hacer cualquier cosa en internet, ahora podrá hacerlo sin arriesgar su privacidad ni exponerse al robo de identidad.

  • ¿Quién? Zcash, JPMorgan Chase, ING.

  • ¿Cuándo? Ya.

La verdadera privacidad digital podría hacerse realidad por fin gracias a una nueva herramienta que permite, por ejemplo, demostrar que usted tiene más de 18 años sin revelar su fecha de nacimiento, o probar que tiene suficiente dinero en el banco para una transacción financiera sin revelar su saldo u otros detalles. Esto limita el riesgo de una violación a la privacidad y el robo de identidad.

La herramienta consiste en un nuevo protocolo criptográfico llamado prueba de conocimiento cero. Aunque los investigadores llevan décadas investigándolas, el interés se ha disparado en el último año, en parte debido a la creciente obsesión por las criptomonedas, la mayoría de las cuales no son privadas.

Gran parte del mérito de la prueba de conocimiento cero recae en Zcash, una criptomoneda que apareció a finales de 2016. Los desarrolladores de Zcash utilizaron un método llamado zk-SNARK (siglas en inglés de "el breve conocimiento cero del argumento no interactivo del conocimiento") para otorgar a los usuarios el poder de realizar transacciones de forma totalmente anónima.

Normalmente, esto no es posible ni en Bitcoin ni en la mayoría de sistemas públicos de blockchain, en los que las transacciones son visibles para todos. Aunque estas transacciones son teóricamente anónimas, se pueden combinar con otros datos para rastrear e incluso identificar a los usuarios. El creador de Ethereum, la segunda cadena de bloques más popular del mundo, Vitalik Buterin, ha descrito zk-SNARK como una "tecnología absolutamente revolucionaria".

Para los bancos, podría convertirse en una forma de incorporar la tecnología de la cadena de bloques a los sistemas de pago sin sacrificar la privacidad de sus clientes. El año pasado, JPMorgan Chase añadió zk-SNARK a su propio sistema de pago basado en blockchain.

Sin embargo, a pesar de su promesa, zk-SNARK es pesado ​​y lento. También requiere de una "configuración de confianza" para crear una clave criptográfica, ya que esta podría comprometer todo el sistema si cae en las manos equivocadas. Los investigadores están buscando alternativas que permitan implementar pruebas de conocimiento cero de manera más eficiente y que no requieran esa clave.

 

Computación

Las máquinas cada vez más potentes están acelerando los avances científicos, los negocios y la vida.

  1. Google alerta: lanzar parches de software da vía libre a los hackers

    Al limitarse a crear parches superficiales en lugar de solucionar el problema de raíz, las empresas permiten que explotar vulnerabilidades de día cero de forma reiterada resulte increíblemente fácil. Deben invertir más tiempo y dinero para que los profesionales puedan solucionar los fallos de forma integral 

  2. Cómo la soberanía digital amenaza el avance y las ventajas de la nube

    Las iniciativas de distintos países para establecer reglas propias para los datos nacionales por parte de proveedores internacionales de computación en la nube hará que el acceso a la tecnología sea cada vez más caro y complicado y concentrará sus beneficios en un puñado de grandes empresas capaces de afrontar los cambios

  3. Casi 20.000 empresas y gobiernos, víctimas de un hackeo ruso masivo

    Gracias a un trabajo "inteligente y estratégico", los ciberdelincuentes colocaron una puerta trasera en el software de SolarWinds y la usaron durante meses sin ser detectados. Entre las víctimas del ciberataque destacan los departamentos del Tesoro, de Comercio y de Seguridad nacional de EE. UU.