.

Cadenas de bloques y aplicaciones

La derecha de EE. UU. retuiteó a troles rusos 30 veces más que la izquierda

1

El primer análisis en detalle de cómo la información falsa se que extendió por Twitter durante las elecciones de 2016 de muestra que la mayoría de los retuits de contenido escrito por un trol se asocian a cuentas de usuarios conservadores a favor de Trump

  • por Emerging Technology From The Arxiv | traducido por Mariana Díaz
  • 09 Marzo, 2018

A fines del año pasado, el Congreso de los Estados Unidos publicó una lista de cuentas online asociadas a la Agencia de Investigación de Internet (IRA, por sus siglas en inglés). Básicamente, esta lista contenía un ejército de troles rusos que sistemáticamente intentó interferir en las elecciones presidenciales de 2016. La lista incluía a más de 2.700 troles que habían difundido noticias falsas y rumores para manipular la opinión pública en Estados Unidos.

Estas cuentas fueron desactivadas hace mucho tiempo, pero la información revelada plantea preguntas importantes como: ¿qué tipo de información publicaron, a quién influyó y cómo logró tanta difusión?

La respuesta a estas preguntas la ha dado el investigador de la Universidad del Sur de California en Los Ángeles (EE. UU.) Adam Badawy y algunos compañeros. Para ello, el equipo ha analizado los mensajes creados por los troles y monitorizado su viaje el ciberespacio. Incluso ha estudiado las ideologías políticas asociadas a cada mensaje y la de las cuentas que los difundieron.

Badawy y su equipo afirman que la mayoría de los retuits con información falsa procedente de Rusia se concentraron en dos estados de Estados Unidos: Tennessee y Texas. Los investigadores también concluyeron que los tuiteros conservadores eran mucho más propensos a retuitear los mensajes que los liberales.

El método de investigación del equipo es relativamente sencillo. En el mes anterior a las elecciones presidenciales de 2016, los investigadores tantearon los ánimos en Twitter. Para ello, descargaron más de 43 millones de tuits relacionados con las elecciones, generados por alrededor de 5,7 millones de usuarios.

Los investigadores identificaron la ideología política de cada una de estas cuentas gracias a una técnica conocida como propagación de etiquetas. Se basa en crear un mapa de la red y determinar la ideología política de cada usuario en función de la de sus contactos más cercanos. El equipo repitió este procedimiento para analizar cómo las ideologías se propagan a través de la red hasta que el sistema se estabiliza.

La propagación de etiquetas se basa en la idea de que las personas buscan a otras similares a ellas. Por lo tanto, es más probable que los liberales estén vinculados a otros liberales y los conservadores, a otros conservadores. El método funciona bien siempre que se utilicen con etiquetas de usuarios con afiliaciones políticas conocidas. La investigación afirma: "Hemos sido capaces de determinar con éxito la ideología política de la mayoría de los usuarios que utilizan la propagación de etiquetas en la red de retuits, con una precisión y recuperación que superior al 90 %".

Después, el equipo estudió los tuits creados por los 2.700 troles rusos y analizó cómo se diseminaron. De todos ellos, 221 cuentas de troles aparecieron en la base de datos que Badawy y su equipo habían reunido. Y 85 de estas cuentas de troles produjeron tuits originales, unos 861 tuits.

Algunos de estos troles crearon mensajes con un sesgo liberal, pero "el análisis sobre el contenido de texto compartido por los troles revela que tenían una ideología mayoritariamente conservadora y a favor de Trump", detalla la investigación.

Estos mensajes fueron ampliamente retuiteados. Los troles rusos retuitearon los mensajes más de 6.000 veces, pero el total de retuits fue de más de 80.000 en más de 40.000 cuentas de usuarios diferentes.

Entonces, ¿quiénes estaban retuiteando estos mensajes más allá de los troles rusos? Los investigadores afirman que la respuesta está clara, los investigadores concluyen: "Los conservadores retuitearon tuits de troles rusos unas 31 veces más que los liberales y produjeron 36 veces más tuits. Además, la mayoría de los retuits de contenido trol se originaron en dos estados del sur: Tennessee y Texas".

El equipó añade: "Aunque una franja ideológicamente amplia de usuarios de Twitter estuvo expuesta a los troles rusos en el período previo a las elecciones presidenciales estadounidenses de 2016, fueron principalmente los conservadores quienes ayudaron a amplificar su mensaje. Estas cuentas ayudaron a difundir la información falsa producida por los troles para manipular la opinión pública durante el período previo a las elecciones de 2016".

No hay duda de que el trabajo plantea preguntas importantes para el futuro. La pregunta principal es cómo se puede detectar esta actividad para detenerla en tiempo real. Este tipo de investigación ayudará a identificar a los troles, pero aún no está claro cómo se pueden eliminar de forma efectiva.

Ref: arxiv.org/abs/1802.04291: Analyzing the Digital Traces of Political Manipulation: The 2016 Russian Interference Twitter Campaign

Cadenas de bloques y aplicaciones

Qué significa estar constantemente contectados unos a otros y disponer de inmensas cantidades de información al instante.

  1. La humanidad ya tuvo monedas privadas como Libra y fueron un caos

    Si las criptomonedas digitales como la que planea lanzar Facebook comienzan a competir con las monedas nacionales, la volatilidad de todas ellas podría aumentar y generar inestabilidad en los tipos de cambio. Eso fue precisamente lo que pasó en EE. UU. antes de que el dólar se impusiera 

  2. Por qué el Gobierno de EE. UU. teme a Libra, la criptomoneda de Facebook

    La semana pasada, la empresa se sometió a dos interrogatorios para intentar aclarar qué es y cómo funcionará. Las respuestas dejaron claro que si sus planes salen bien, la red social se hará con un inmenso poder económico que podría desestabilizar monedas y gobiernos 

  3. Un aula virtual inteligente enseña mandarín como si estuviera en China

    Este nuevo entorno 360° replica las concurridas calles y restaurantes de Pekín e incluye asistentes virtuales inteligentes para que los estudiantes interactúen con ellos como si estuvieran en el país. Los resultados preliminares sugieren que la instalación mejora la comprensión y el aprendizaje