.

Joe Raedle | Getty

Biomedicina

Medicina personalizada (pero solo para el hombre blanco y con dinero)

1

Los tratamientos y cuidados médicos específicos para cada persona prometen crear una sociedad más sana. Pero en realidad, este tipo de medicina tendría más beneficios para determinados colectivos sociales. El resto no solo no mejoraría sino que su vida podría empeorar aún más

  • por Emily Mullin | traducido por Mariana Díaz
  • 02 Marzo, 2018

La medicina de precisión promete que todo tipo de información acerca de usted (genética, étnica, dietética e incluso la de su barrio) podrá utilizarse para crear tratamientos altamente personalizados capaces de reemplazar a los tratamientos genéricos que se administran de forma masiva (ver "En el futuro cada fármaco tendrá tres versiones, una para cada tipo de paciente").

La comunidad médica espera que los fármacos de precisión logren una sociedad más sana. Pero un nuevo informe publicado por el Instituto de Investigación de Datos y Sociedad en Nueva York (EE. UU.), señala que ciertos colectivos podrían salir perjudicados a causa de la medicina de precisión. De hecho, según el informe, el único grupo que se beneficiaría de la medicina personalizada serían los hombres blancos capaces de pagarse un seguro y el coste de un estilo de vida saludable, al menos en EE. UU.

¿Quién saldrá perdiendo?

El que no esté asegurado. Para desarrollar la medicina de precisión es necesario que los investigadores tengan muchos datos. En EE. UU. esos datos provienen de los registros electrónicos de salud que los médicos actualizan cuando atienden a los pacientes. En proporción, hay muy poca información sobre la gente que no está asegurada y las personas que no acuden a un médico con regularidad. Es más probable que esas personas sean adultos jóvenes y personas de bajos recursos.

El analfabeto de la salud. Muchos grandes estudios medicina de precisión en curso analizan a personas que utilizan los rastreadores electrónicos para monitorizar sus constantes vitales. Estas personas tienden a ser los primeros en adoptar la tecnología. Es probable que sean físicamente activos, estén interesados ​​en mejorar su salud, tengan una buena educación y vivan cerca de ciudades importantes. Los investigadores necesitarán encontrar formas de involucrar en los estudios a aquellos que no están a la última en temas de salud. De lo contrario, la medicina de precisión puede terminar beneficiando principalmente a las élites urbanas.

Mujeres y minorías. A menudo estos grupos han sido excluidos de la investigación médica, por lo que la medicina de precisión que se basa en datos históricos podría ser parcial. Por ejemplo, según la investigadora de la Universidad de Chicago (EE. UU.) Karriem Watson, citada en el informe, las pautas para el cribado del cáncer de pulmón en EE. UU. se basan en un estudio de 53.000 personas, de las cuales solo el 4 % de ellas eran afroamericanas. Del mismo modo, lo que los médicos saben sobre las enfermedades cardiovasculares proviene principalmente de investigaciones en hombres.

Inmigrantes. Algunos temen que los hallazgos de la investigación en medicina de precisión se puedan utilizar para discriminar, aún más, a las personas que ya están marginadas. Supongamos, por ejemplo, que los investigadores descubren un nuevo riesgo para la salud en un determinado grupo racial o étnico. La especialista en bioética Lisa Parker dice que si esto sucede "tendríamos una razón relacionada con la salud para limitar el ingreso de inmigrantes porque serían una carga para nuestro sistema de atención médica".

Gente con mala salud. Debido a que la medicina de precisión produciría recomendaciones de salud personalizadas, es probable que las personas tengan una mayor responsabilidad en el cuidado de su propia salud. Según el bioético Mark Rothstein, que también figura en el informe, esto sería más fácil para  un colectivo poco común con estas características: "expertos en tecnología que a la última en temas de salud, tienen automotivación, buscan información y un nivel de inglés fluido, se preocupan por la salud y tienen un buen seguro". Mientras tanto, para las personas sin recursos y los que ya tienen una salud deficiente, las recomendaciones podrían resultar confusas, abrumadoras e incluso intrusivas, lo que les haría desconfiar de la información que reciben.

Biomedicina

Nuevas tecnologías y conocimientos biológicos empiezan a ofrecer opciones sin precedentes para mejorar nuestra salud.

  1. La extraña relación entre un péndulo de oficina, la fotosíntesis y el olfato

    Una versión cuántica del péndulo de Newton hecha con fotones revela que, a esta escala, la transmisión de energía funciona diferente ante el ruido. Cuando se introduce, la energía se transfiere de forma más eficaz, un fenómeno que ya se había detectado en la fotosíntesis y la captación de olores

  2. Una báscula predice mejor la diabetes que el nuevo test de 23andMe

    Varios expertos critican que la nueva prueba genética de la compañía para predecir el riesgo de padecer diabetes tipo 2 no resulta más útil que el propio peso del usuario. Además, disponer de la información no motiva un cambio de estilo de vida, por lo que los 175 euros que cuesta no servirían para nada

  3. Cinco años de moratoria para experimentos hereditarios con CRISPR

    Algunos de los mayores expertos en edición genética han firmado una carta en la que piden un aplazamiento voluntario para evitar más casos como el del investigador chino que trajo al mundo a dos bebés modificadas genéticamente