.

China Photos | Getty

Negocios

La ambición china por controlar la IA es mayor de lo que creíamos

1

Un nuevo análisis de los planes del Gobierno chino para el sector de la inteligencia artificial revela que el país tiene una clara intención de convertirse en el líder que defina los estándares de la tecnología, igual que EE. UU. lideró el diseño de los marcos conceptuales de internet

  • por Will Knight | traducido por Mariana Díaz
  • 21 Marzo, 2018

China no solo está invirtiendo mucho en inteligencia artificial (IA), sino que, además, sus expertos pretenden establecer los estándares globales para la tecnología.

El pasado noviembre académicos, investigadores de la industria y expertos gubernamentales se reunieron en Beijing (China) para discutir la política de la IA. El documento resultante de esa reunión, que se publicó en chino hace poco, muestra que los expertos del país están pensando minuciosamente en el potencial impacto de la tecnología. Junto al plan estratégico del Gobierno chino para la IA, el documento también sugiere que China planea jugar un papel estratégico en la definición de los estándares técnicos para la inteligencia artificial del futuro.

Para lograrlo, las empresas chinas estarían obligadas a adherirse a estos estándares. De esta forma, a medida que la tecnología se expanda a nivel mundial, China podría tener una mayor capacidad de influir en el curso de la tecnología. De hecho, las grandes compañías chinas, incluidas Tencent y Alibaba, están corriendo para sumar nuevas capacidades de IA a sus servicios en la nube y vendiéndolos en el extranjero (ver El futuro de la IA está en manos de China y, sobre todo, de Alibaba).

"[El Gobierno chino] ve la estandarización no solo como una forma de proporcionar competitividad a sus empresas, sino también como una estrategia para dejar de ser un seguidor y convertirse en líder", dice el estudiante del Instituto por el Futuro de la Humanidad de la Universidad de Oxford (Reino Unido) Jeffrey Ding, que estudia la incipiente industria de la inteligencia artificial en China y se encargó de traducir el informe. El plan del Gobierno chino se inspira en cómo los estándares de EE. UU. han influido en el desarrollo de internet, y afirma su deseo de evitar que suceda lo mismo con la inteligencia artificial.

La industria en auge de la inteligencia artificial de China y la inversión masiva del Gobierno en la tecnología han aumentado los temores de otros países de que el gigante asiático supere a sus rivales internacionales en una tecnología de importancia fundamental. En realidad, cualquier economía podría beneficiarse de la IA, pero la rivalidad aumenta cuando se trata de liderar la difusión de la tecnología por todo el mundo.

El investigador sentencia: "Creo que esta es la primera vez que China tiene una oportunidad real de establecer las reglas del juego de un área tecnológica", dice Ding.

Ding también ha publicado Deciphering China’s AI Dream, un análisis detallado del gran plan de inteligencia artificial del Gobierno chino, que se emitió el pasado mes de diciembre. Aunque en ese momento se publicó una versión en inglés, la traducción incluía muchos menos detalles que el original en chino. El análisis de Ding muestra que el plan es más complicado y matizado de lo que se suponía anteriormente.

En los debates de noviembre participaron representantes de Tencent, una de las mayores compañías tecnológicas de China con un destacado esfuerzo de investigación en IA, y de la Academia de Información de China, un instituto de investigación controlado por el Ministerio de Industria y Tecnología de la Información del país asiático. Entre los temas discutidos se mencionaron otros planes nacionales de inteligencia artificial (como el producido por la administración Obama), aplicaciones prácticas de la tecnología, áreas de investigación emergentes, desafíos de privacidad, prejuicios y armas autónomas.

El hecho de que se hablara de privacidad resulta bastante revelador. El documento analiza los enfoques de privacidad tomados por diferentes países y describe las actitudes y políticas en evolución en China. Una ley aprobada por la Asamblea Popular Nacional de China en 2016 proporciona algunas reglas para el uso de datos personales por parte de las empresas. Por otro lado, el Gobierno está dispuesto a compartir información personal (como fotos de identificación) con sus compañías tecnológicas, pero este tipo de datos se emplean cada vez más en labores de vigilancia.

Sin embargo, lo más sorprendente es que el análisis de Ding muestra que la nueva industria de la IA en China está pensando cuidadosamente en cómo aprovechar al máximo la tecnología. "Lo más interesante es la amplitud y profundidad de pensamiento de los responsables políticos, institutos de investigación y empresas de tecnología. Va mucho más allá de lo que se creía que estaba pasando", concluye Ding.

Negocios

Los avances tecnológicos están cambiando la economía y proporcionando nuevas oportunidades en muchas industrias.

  1. La cuarta revolución industrial obliga a invertir en formación interna

    Ante la falta de personal cualificado en las nuevas habilidades tecnológicas, que cambian cada vez más rápido, las empresas están apostando por destinar recursos para reciclar a sus trabajadores y evitar la escasez de talento y la enorme demanda de profesionales en sectores como la ciberseguridad y la IA

  2. "El mayor reto es gestionar a quienes no somos nativos digitales"

    Aunque el director general de CWT, Rafael Sueiro, confía en que la IA y 'blockchain' marcarán el futuro de la gestión de los viajes de negocios, asegura que el mayor reto no está en la tecnología, sino en disponer de trabajadores cualificados que entiendan las necesidades del cliente

  3. "Me horroriza la idea de que un país decida no apostar por la IA"

    Para el director de Inteligencia Artificial de Google Cloud, Andrew Moore, esta tecnología será tan revolucionaria para la sociedad y los negocios como lo fue la electricidad, y advierte que los estudiantes que decidan no formarse en este campo perderán muchas oportunidades