.

Dan Kitwood | Getty

Móvil

Seis estrategias para evitar que Facebook y Twitter le manipulen

1

Ambas redes sociales controlan una parte muy importante de nuestras vidas, pero no tiene por qué ser así. Además de abandonarlas del todo, usted puede manipularlas a ellas, limitar los datos que comparte e incluso crear su propia red social

  • por Rachel Metz | traducido por Mariana Díaz
  • 22 Marzo, 2018

Millones de nosotros utilizamos las redes sociales para ayudarnos a mantenernos en contacto con amigos y familiares, para estar al día de las últimas noticias y compartir memes. Pero, como estamos viendo, estos beneficios tiene un precio. Las redes sociales no tienen una tarifa de inscripción ni de uso, así que el usuario paga con sus datos, una enorme cantidad de información personal que no siempre se usa de acuerdo a sus intereses.

El pasado viernes, Facebook prohibió el acceso a su plataforma a Cambridge Analytica después de que se revelara que la empresa de extracción de datos había obtenido información de millones de usuarios a los que no debería haber tenido acceso. Además, se descubrió que la compañía había usado esos datos para favorecer la campaña electoral del actual presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en 2016. El escándalo es el último ejemplo de las acciones de manipulación que la red social más grande del planeta está llevando a cabo (ver Messenger Kids, el Facebook para niños, debería aterrar a los padres). Con más de 2.000 millones de usuarios activos mensuales, Facebook es más grande que muchas religiones organizadas.

Pero tampoco puede decirse que Twitter sea mucho mejor que Facebook. Tras años de troles, comentarios de odio y noticias falsas, la plataforma está pidiendo ayuda externa para encontrar una forma de medir la salud de las conversaciones que alberga.

Entonces, ¿qué puede hacer un usuario si siente que las redes sociales se están aprovechando de él? Contraatacar, está claro. Aquí hay algunas maneras de hacerlo en este momento.

1. Utilizar algoritmos para luchar contra los algoritmos

Los algoritmos de Facebook y Twitter controlan gran parte de lo que usted ve en su muro de noticias. Son la razón de que siempre vea las publicaciones de su mejor amigo, pero no las de un antiguo compañero de universidad con el que casi no interactúa online. O lo que es más preocupante, los algoritmos son los que hacen que usted sólo reciba noticias de ciertas fuentes y no de otras.

Pero el funcionamiento de los algoritmos se puede alterar con herramientas como Gobo, un proyecto del Centro de Medios Cívicos del MIT Media Lab (EE. UU.). Gobo se conecta con sus cuentas de Twitter y Facebook y le permite controlar con precisión sus muros de noticias. Los controles le permiten ajustar factores como el nivel de seriedad de las noticias que recibe, qué porcentaje de publicaciones ve de hombres o mujeres, y la cantidad de diversidad política a la que quiere estar expuesto. La herramienta también le permite ver qué se eliminó de su muro y por qué (ver "Dar el control de nuestra vida digital a un par de empresas es un error").

2. Hasta la vista, muro

¿Qué pasa si simplemente prefiere no interactuar con su muro de noticias? Intente utilizar herramientas como Feedless, una aplicación para iPhone que bloquea gran parte del contenido en Facebook, Instagram y Twitter en el navegador Safari de iOS (es gratis para Facebook, aunque tendrá que pagar unos ocho euros al año para bloquear los muros de noticias de las otras dos plataformas).

Cuando se activa para Facebook, el usuario sigue pudiendo ver su perfil completo y las notificaciones, así como cualquier publicación relacionada con esas notificaciones. También puede publicar actualizaciones de estado, pero su muro de noticias, ese río omnipresente de basura y otras cosas conducido algorítmicamente, simplemente desaparece.

3. Vaya a un nicho

Es casi imposible que las nuevas redes sociales mundiales hagan mella en el mercado porque es muy difícil que los usuarios se desenganchen de las redes que ya usan. Pero hay otras muchas comunidades online a las que puede unirse, y muchas de ellas se centran en intereses específicos.

¿Le gustan los libros? Puede probar Litsy. ¿Está obsesionado con el diseño y con presumir de sus trabajos? Quizás Dribbble sea para usted. ¿Desea conectarse de forma anónima con compañeros de trabajo para debatir abierta y honestamente sobre lo que sucede allí? Eche un vistazo a Blind.

4. Hoy no, publicistas

¿Alguna vez se ha preguntado qué tipos de datos sobre usted comparten Twitter y Facebook con los anunciantes? En Twitter no es tan difícil averiguar cómo se segmentan los anuncios. Esto permite, bien cambiar la segmentación a la que se asocia su perfil, o hacer que sea imposible segmentarle, punto.

Si hace clic en el menú de "Sus datos de Twitter", podrá ver todo tipo de información sobre usted que la red social ha recopilado, incluida una lista llamada "Intereses de los socios", que muestra todo lo que esos 'socios' (es decir, los anunciantes) creen que le gusta. (El mío incluye desde golosinas para perros, algo un poco raro ya que no tengo perro, hasta marcas específicas como Kleenex).

Algunas de las muchas cosas que los anunciantes de Twitter piensan que me gustan, incluyendo golosinas para perros (no tanto) y yogur (absolutamente).

Foto: Algunas de las cosas que los anunciantes de Twitter creen que me gustan, incluyendo golosinas para perros (aunque no tenga) y yogures (vale, eso sí). Crédito: Twitter.

Puede deshabilitar elementos específicos de esta lista o simplemente desactivar toda la segmentación de anuncios. Para acceder a esa opción, haga clic en "configuración de personalización y datos", donde encontrará el enlace en el menú de "Audiencias Personalizadas".

También puede ver y administrar información similar en Facebook. En "Configuración", haga clic en "Anuncios" para ver la gran cantidad de datos que la red social ha recopilado sobre usted y comparte con los anunciantes. Haga clic en "Sus intereses" para desmarcar los intereses individuales que Facebook utiliza para orientar los anuncios hacia usted en todo tipo de categorías (desde "Diseño de interiores" hasta "Alérgenos alimentarios"), o acceda a "Sus categorías" para eliminar las categorías en las que los anunciantes lo agrupan (como "Adopción Temprana de Tecnología" o "Viajero Frecuente").

5. La opción radical

Si realmente está harto de Facebook y Twitter puede tomar medidas más drásticas como eliminar sus cuentas, aunque las redes han diseñado cuidadosamente el proceso para que darse de baja de sus plataformas sea todo un reto.

En Twitter, si está utilizando un navegador web, haga clic en su imagen de perfil de usuario en la parte superior derecha de la página y pinche en "Configuración y privacidad". Una vez allí, haga clic en "Cuenta" y desplácese hacia abajo hasta la parte inferior de la página, donde hay un enlace con la leyenda "Desactivar su cuenta". Tenga en cuenta que, si bien la desactivación hará desaparecer su cuenta de Twitter, eliminarla realmente lleva tiempo; las cuentas regulares de Twitter se eliminan un mes después de la desactivación, mientras que las cuentas verificadas no se eliminan hasta un año después.

En Facebook, es más complicado. Desde un navegador web, puede presionar la diminuta y casi imperceptible flecha que apunta hacia abajo, ubicada en la parte superior de la página y pinche en "Configuración" en el menú desplegable. En "Configuración de cuenta general", haga clic en la opción "Administrar cuenta". Esto abre varias opciones, incluida una para desactivar su cuenta con la que en realidad no está eliminando su cuenta, simplemente la está desactivando y eliminando gran parte de sus datos personales.

¿Quiere desterrar a Facebook de su vida de forma permanente? Este enlace debería ayudarle a comenzar el proceso, pero en realidad harán falta hasta tres meses para eliminar toda la información del sistema.

Si desea mantener su cuenta de Facebook de momento, pero quiere hacerla desaparecer, también hay una forma de hacerlo. Haga clic en "Solicitar eliminación de cuenta" para pedirle a Facebook que lo haga en el futuro.

Un consejo más, antes de irse, también puede descargar una copia de todos sus datos de Facebook. Esa opción también debería aparecer debajo de la lista de configuraciones generales de la cuenta. En Twitter, puede solicitar su archivo desde la pestaña "Cuenta" en la configuración del usuario.

6. Cree su propia red

Esto puede sonar algo radical, pero puede construir su propia red social e invitar a sus amigos a unirse.

Yo he intentado hacerlo a través de una start-up llamada Mighty Networks, cofundada por Gina Bianchini, que anteriormente creó la empresa de redes sociales DIY Ning. Con Mighty Networks, fue sencillo configurar una red para que mis amigos y familiares se unieran. La opción gratuita permite invitar a un número ilimitado de personas y acceder a algunas funciones, o a cambio de una tarifa mensual, el creador puede convertirse en el verdadero administrador deu su propio imperio de red social.

Móvil

Qué significa estar constantemente contectados unos a otros y disponer de inmensas cantidades de información al instante.

  1. Ni siquiera 'blockchain' puede garantizar el voto electrónico seguro

    Varios expertos en ciberseguridad critican los riesgos del proyecto piloto del estado de Virginia que permitirá a sus votantes en el extranjero participar en las elecciones a través de una 'app' conectada a una cadena de bloques. En su opinión, el sistema solo sustituye unos peligros por otros 

  2. La increible RA de Magic Leap sale a la venta sin saber para qué sirve

    Tras años de trabajo y secretismo, los desarrolladores ya puede adquirir el Magic Leap One, un casco que mezcla imágenes digitales con el mundo real de forma impresionante. Pero ni sus responsables saben para qué querrá usarlo la gente ni si decidirá comprarlo

  3. Las apuestas de la muerte en 'blockchain': un crimen sin delincuentes

    La plataforma de mercado de predicciones Augur se ha hecho famosa por alojar apuestas sobre cuándo morirán personas como Donald Trump y Jeff Bezos. Aunque se trata de un caso de uso ilegal, cuesta identificar a los responsables del delito, como ya pasó con Napster en los albores de internet