.

Jeremy Portje

Robótica

La 'start-up' que intenta demostrar que la IA está al alcance de todos

1

Para la cofundadora de Fast.ai Rachel Thomas el sector está sometido a falsos estereotipos que hacen que la gente crea que trabajar en inteligencia artificial es muy difícil. Pero no es así, y su objetivo es aumentar la diversidad de la industria para que pueda resolver problemas más allá de Silicon Valley

  • por Jackie Snow | traducido por Mariana Díaz
  • 09 Abril, 2018

Rachel Thomas quiere que usted se una a la fuerza de trabajo de la inteligencia artificial (IA) y tiene un plan para conseguirlo.

En la conferencia anual EmTech Digital organizada a finales de marzo por MIT Technology Review en EE. UU., la cofundadora de Fast.ai, una compañía que ofrece clases gratuitas sobre el aprendizaje profundo, defendió que la IA no es tan inaccesible como parece.

Durante su ponencia, Thomas habló sobre los prerrequisitos estereotípicos que suelen considerarse necesarios para trabajar en inteligencia artificial, como un doctorado, grandes conjuntos de datos y acceso a una enorme potencia computacional. También dio ejemplos de sistemas de IA que desafían esas expectativas, como una red neuronal que uno de sus alumnos creó con una técnica de entrenamiento que solo necesitaba 30 puntos de datos para funcionar. También señaló la disponibilidad de una unidad de procesamiento gráfico (GPU) basada en la nube que tan solo cuesta unos 36 céntimos de euro por hora.

"Las barreras para usar IA son más bajas de lo que piensa", dijo Thomas.

Para crear sistemas de inteligencia artificial que aborden problemas más allá de los que ve Silicon Valley hace falta que en el sector haya distintos puntos de vista (ver "La inteligencia artificial está inmersa en una crisis de diversidad"). Thomas contó el ejemplo de un ganadero que se apuntó a una clase de Fast.ai para desarrollar un algoritmo para controlar mejor la salud de las ubres de sus cabras.

"Este ganadero conoce problemas que nadie más conoce", dice Thomas.

La responsable cree que aumentar la diversidad en el mundo de la IA también ayudará a superar los problemas de sesgos y equidad que actualmente aquejan a la industria (ver Google advierte: el verdadero peligro de la IA no son los robots asesinos sino los algoritmos sesgados). En su opinión,  equipos más diversos pueden evitar problemas como la tendencia de la aplicación Google Photos de etiquetar a las personas negras como si fueran "gorilas" y el racismo implícito descubierto por ProPublica en un algoritmo utilizado para tomar decisiones financieras.

Thomas concluyó: "El campo tiene un pequeño problema de exclusividad. El mundo necesita que todos ustedes participen en la IA".

Robótica

 

La inteligencia artificial y los robots están transofrmando nuestra forma de trabajar y nuestro estilo de vida.

  1. Google confirma que los algoritmos de recomendación nos encarcelan

    Un equipo de su filial de IA, DeepMind, ha analizado distintas configuraciones de algoritmos para estudiar su influencia en las burbujas de filtros y en las cámaras de eco. Cuanto más personalizadas y precisas son sus recomendaciones para cada usuario, más rápido queda atrapado

  2. "Se piensa que los drones sustituyen a otras infraestructuras"

    Repartir vacunas, analizar la fauna o colaborar en la respuesta tras un desastre natural son funciones que ya están desempeñando los drones en algunos países de África. Pero la investigadora Katherine Chandler, que está estudiando cómo influyen en la sociedad, considera que hay que pensar mejor cómo pueden ser útiles 

  3. La nueva arma de las 'fake news': una IA que imita la voz de cualquiera

    La tecnología ofrece una especie de disfraz vocal que permite hablar con la voz de otra persona, como por ejemplo Obama. Aunque sus creadores intentan que el sistema no se use para la manipulación informativa, cualquiera podría crear una versión similar para difundir mentiras cada vez más creíbles