.

Negocios

Los nuevos empleos de la IA podrían aumentar la desigualdad aún más

1

La economista Laura Tyson cree que aunque la automatización destruya puestos de trabajo, también creará otros nuevos. Pero estas nuevas profesiones no se distribuirán de forma homogénea ni serán accesibles para los perfiles medios que hayan perdido su trabajo

  • por David Rotman | traducido por Mariana Díaz
  • 04 Abril, 2018

Es poco probable que la inteligencia artificial (IA) y la automatización destruyan empleos a nivel masivo, pero eso no significa que no debamos preocuparnos por su impacto sobre el trabajo, ya sea mayor o menor (ver La automatización del empleo destruirá las ciudades pequeñas y saturará las megaurbes aún más).

En la conferencia EmTech Digital, centrada en la IA y organizada por MIT Technology Review la semana pasada, la economista de la Escuela de Negocios Haas de la Universidad de California en Berkeley (EE. UU.) Laura Tyson afirmó: "No me preocupa el desempleo tecnológico. Lo que me preocupa es la calidad y la ubicación de los empleos que se creen". La experta considera que debemos analizar los efectos del aumento de la automatización en los últimos 30 años. Según ella, lo que sabemos de momento es que la automatización se ha cebado con los trabamos más rutinarios (ver La gran paradoja de la inteligencia artificial sobre la destrucción del empleo).

En concreto, los trabajadores con cualificaciones e ingresos medios, como los del sector de la fabricación, han sido los más golpeados (ver Los robots han destruido casi 700.000 empleos en EEUU en menos de 30 años). Tyson añadió: "Por el pasado, sabemos que los trabajos que requieren habilidades poco cualificadas tienen más probabilidades de ser automatizados. Me preocupa la desigualdad de ingresos".

Cierto es que la automatización y la IA también crearán nuevos empleos. Pero Tyson cree que esos nuevos empleos podrían no se repartirán de forma equitativa por las regiones devastadas por las nuevas tecnologías, un fenómeno que está creando mucha preocupación (ver El empleo en las ciudades pequeñas será el más castigado por la robótica y la automatización).

Está claro que los avances tecnológicos ya transformaron mucho el panorama laboral en el pasado, sobre todo durante la Revolución Industrial. Pero, según Tyson, la tasa de cambio es mucho más rápida hoy en día y todavía hay algunas preguntas vitales sin respuesta. ¿Podremos encontrar una forma de capacitar a los trabajadores para las nuevas habilidades? Y, lo más importante, ¿quién pagará esa formación? (ver Quienes pierdan su empleo por culpa de la IA deberían recibir un sueldo para formarse en otra cosa).

Negocios

Los avances tecnológicos están cambiando la economía y proporcionando nuevas oportunidades en muchas industrias.

  1. La cuarta revolución industrial obliga a invertir en formación interna

    Ante la falta de personal cualificado en las nuevas habilidades tecnológicas, que cambian cada vez más rápido, las empresas están apostando por destinar recursos para reciclar a sus trabajadores y evitar la escasez de talento y la enorme demanda de profesionales en sectores como la ciberseguridad y la IA

  2. "El mayor reto es gestionar a quienes no somos nativos digitales"

    Aunque el director general de CWT, Rafael Sueiro, confía en que la IA y 'blockchain' marcarán el futuro de la gestión de los viajes de negocios, asegura que el mayor reto no está en la tecnología, sino en disponer de trabajadores cualificados que entiendan las necesidades del cliente

  3. "Me horroriza la idea de que un país decida no apostar por la IA"

    Para el director de Inteligencia Artificial de Google Cloud, Andrew Moore, esta tecnología será tan revolucionaria para la sociedad y los negocios como lo fue la electricidad, y advierte que los estudiantes que decidan no formarse en este campo perderán muchas oportunidades