.

Una clienta paga sus alimentos en un supermercado en el campamento de refugiados de Zaatari (Jordania)

Computación

Así funciona el campamento de refugiados sirios que utiliza 'blockchain'

1

Las cadenas de bloques facilitan el pago de alimentos en los supermercados del campo de Zaatari, en Jordania, mediante identificación de iris. Con esta tecnología, se podría dotar de una identidad legal 'online' a las personas sin necesidad de papeleo para que puedan volver cuanto antes al sistema económico y social

  • por Russ Juskalian | traducido por Mariana Díaz
  • 04 Mayo, 2018

Unas cuantas veces al mes, Bassam empuja un carrito de la compra con bolsas de arroz, una pequeña selección de verduras frescas y otros alimentos básicos por los pasillos de una tienda de alimentación. Hoy lleva puesto un jersey negro, unos pantalones vaqueros de mezclilla y unas botas cubiertas de barro que le llegan hasta la pantorrilla. La tienda donde está comprando se llama Tazweed y está ubicada en la periferia de un campamento de refugiados de 75.000 personas, en la estepa jordana semiárida, a unos 10,5 kilómetros de la frontera con Siria.

Al llegar a la caja, un cajero calcula el total. Pero Bassam no paga en efectivo ni con tarjeta de crédito. En lugar de eso, levanta la cabeza hacia una caja negra y mira a la cámara que está en el centro de un espejo. Después, una imagen del ojo de Bassam parpadea en la pantalla del cajero. Él recoge su recibo, donde puede leerse en la parte superior "EyePay" (Pago con Ojo, en español) y "World Food Programme Building Blocks" (Bloques de Construcción del Programa Mundial de Alimentos, en español). Al salir de la tienda, Bassam se adentra en el caos que reina en el campo de refugiados de Zaatari (Jordania) durante el mediodía.

(Izquierda) Bassam escanea su ojo para pagar en la caja del mercado. (Derecha) Un mural en el campamento de Zaatari.

Foto: Bassam escanea su ojo para pagar en la caja del supermercado.

Aunque puede que Bassam no lo sepa, su visita al supermercado representa uno de los primeros usos del blockchain para la ayuda humanitaria. Al dejar que una máquina escaneara su iris, Bassam confirmó su identidad en una base de datos tradicional de las Naciones Unidas, consultó una cuenta familiar almacenada en una variante de la cadena de bloques de Ethereum del Programa Mundial de Alimentos (PMA) y pagó su factura sin siquiera abrir su cartera.

A principios de 2017 se lanzó el programa Building Blocks, que junto con el PMA distribuyen ayuda en efectivo para alimentos a más de 100.000 refugiados sirios en Jordania. Para finales de este año, el programa espera ayudar a los 500.000 refugiados que hay en el país. Si el proyecto tiene éxito, podría hacer que la adopción de las tecnologías de cadenas de bloques por parte de las organizaciones sin ánimo de lucro, como las agencias asociadas a la ONU, sea más rápida.

Foto: Un mural en el campamento de Zaatari.

Building Blocks nació de la necesidad de ahorrar dinero. El Programa Mundial de Alimentos ayuda a alimentar a 80 millones de personas en todo el mundo, pero desde 2009 la organización ha pasado de entregar alimentos a transferir dinero a aquellos que los necesitan. Esto puede procurar comida a a más personas, mejorar las economías locales y aumentar la transparencia. Sin embargo, a pesar de sus ventajas, también tiene una notable ineficiencia: hay que trabajar con bancos locales y regionales para realizar las transacciones.

Para el PMA, que en 2017 destinó a esto más de 1.300 millones de dólares (unos 1.067 millones de euros), es decir, alrededor del 30 % de su ayuda total, los importes por estas transacciones y otros impuestos podrían haberse destinado a alimentar a millones de personas. Los primeros resultados del programa de la cadena de bloques implican una reducción del 98 % en estos gastos.

Houman Haddad es el ejecutivo de la ONU detrás de Building Blocks y su uso en el campamento jordano.Foto: Homan Haddad es el ejecutivo de la ONU que está detrás de Building Blocks y su implementación en el campamento jordano. 

Y si el hombre del PMA detrás del proyecto, Houman Haddad, logra su objetivo, el programa Building Blocks hará mucho más que ahorrar dinero. También resolverá un problema central de las crisis humanitarias: ¿cómo lograr que las personas sin documentos de identidad legales o sin una cuenta bancaria entren en un sistema financiero legal, donde estos requisitos son imprescindibles para conseguir un trabajo y tener una vida segura?

Ser dueño de su propia identidad

Haddad imagina que el día que Bassam se marche de Zaatari se irá con una cartera digital, donde tendrá guardada toda la información de su historial de transacciones en el campamento, identificación legal y acceso a cuentas financieras; todo ello relacionado a través de un sistema de identidad basado en blockchain. Esta cartera ayudaría a Bassam a entrar con mayor facilidad en la economía mundial cuando abandone Zaatari, ya que tendría un lugar donde una empresa podría depositar su salario, donde un banco convencional podría ver su historial de crédito y donde un agente fronterizo o de inmigración podría verificar su identidad. Todo esto estaría certificado por la ONU, el Gobierno jordano y, posiblemente, incluso por sus vecinos.

Este registro, tal vez almacenado en un teléfono móvil, podría permitir a alguien como Bassam llevar sus datos de Siria a Jordania y a otros países. Sería como tener una copia de seguridad online encriptada. Los refugiados sirios de Zaatari que usan ese sistema, teniendo en cuenta que la mayoría tienen smartphones, podrían recuperar las identidades legales que perdieron junto a sus documentos y bienes cuando huyeron de sus hogares. En este escenario, Bassam podría mudarse a Alemania o regresar a Siria, demostrar fácilmente sus credenciales educativas y la relación con sus hijos, y obtener un préstamo para comenzar un negocio. (En la mayoría de los países, no se puede abrir una cuenta bancaria sin una identificación y, sin una cuenta bancaria, no se puede alquilar un lugar para vivir ni tener un trabajo legal).

Zaatari es una ciudad bulliciosa que surgió como una marea de la humanidad que se estrelló en la frontera con Siria en 2012. Casi 75,000 sirios viven en el extenso campamento, incluidos muchos niños y adultos jóvenes.Foto: Zaatari es una ciudad bulliciosa que surgió de la multitud que se quedó atrapada en la frontera con Siria en 2012. Casi 75.000 sirios viven en el extenso campamento, incluidos muchos niños y adultos jóvenes.

Si este sistema hubiera existido antes de que Bassam abandonara su ciudad natal Daraa (Siria), podría haberse convertido en un miembro productivo de la sociedad jordana de inmediato y no habría tenido que establecerse en Zaatari. Incluso si Siria anulara su pasaporte o si la escuela con el resguardo de sus títulos fuera bombardeada, el registro inmutable de su historial podría facilitar su ingreso en un país adoptivo.

Varias organizaciones ya están trabajando para desarrollar otros enfoques de esta idea. En Finlandia, una start-up llamada MONI basada en blockchain colabora desde 2015 con el Servicio de Inmigración de Finlandia, facilitando a todos los refugiados en el país una Mastercard de prepago respaldada por un número de identidad digital que se almacena en una cadena de bloques. Incluso sin el pasaporte necesario para abrir una cuenta bancaria finlandesa, MONI permite que los refugiados reciban los beneficios directamente del Gobierno finlandés. El sistema también permite que los refugiados obtengan préstamos de personas que los conocen y confían en ellos, ayudándolos a construir historiales de crédito rudimentarios que podrían permitir obtener préstamos institucionales en el futuro.

Mientras tanto, compañías como Accenture y Microsoft se unen a organizaciones sin ánimo lucro en una alianza público-privada llamada ID2020. Su misión es ayudar a alcanzar el objetivo de la ONU de proporcionar una identidad legal a todo el mundo, empezando por las 1.100 millones de personas que carecen de alguna prueba que oficialmente reconozca su existencia.

El sistema usa una base de datos tradicional y una cuenta almacenada en una variante autorizada de la cadena de bloques de Ethereum. El supermercado ofrece suministros a granel de necesidades tales como arroz, aceite y azúcar.Foto: El sistema usa una base de datos tradicional y una cuenta almacenada en una variante de la cadena de bloques de Ethereum. El supermercado ofrece suministros a granel de necesidad básica como arroz, aceite y azúcar.

En el corazón de estos sistemas está un concepto conocido como "identidad autosoberana". Este término fue popularizado en 2016 por el tecnólogo estadounidense Christopher Allen, que definió los principios para una prueba digital de existencia que fuera propiedad del individuo. En este esquema, la identidad sería portátil y no dependería de ningún estado ni autoridad central. Cada vez más, crece el consenso de que una cadena de bloques debería ser el centro de esta identidad.

Allen dice que la cadena de bloques es una tecnología importante para estos sistemas de identidad, porque resuelve problemas que antes no tenían solución. Gracias a que la tecnología permite almacenar un identificador cifrado en una cadena de bloques, se puede separar el sistema de autenticación de los datos, ayudando a proteger la privacidad del usuario. Los sistemas de la cadena de bloques también son más fáciles de usar y más seguros que los registros de identidad convencionales porque eliminan a los intermediarios. Además, pueden sobrevivir a desastres que podrían aniquilar a los sistemas más centralizados de mantenimiento de registros.

El objetivo final es crear un sistema en el que un usuario posee y controla por completo algún tipo de cartera digital, muy similar a la que tenemos actualmente para nuestros documentos en papel. Esta cartera almacenaría varios documentos, como las declaraciones realizadas por el usuario (por ejemplo, su nombre y fecha de nacimiento), las evidencias de esas declaraciones (copias de certificados de nacimiento y facturas de servicios públicos) y las validaciones de terceros, conocidas como garantías, que respaldan las afirmaciones de un individuo (como la confirmación del gobierno de los detalles en un certificado de nacimiento). Esta cartera podría estar en un chip inteligente que se podría implementar en un llavero u otro objeto parecido a una tarjeta de crédito, o que podría estar almacenado en un registro de seguridad dentro del teléfono, como los que ya proporcionan algunos fabricantes.

Haddad y otros argumentan que, con la tecnología adecuada, un sistema de identificación de cadena de bloques podría cubrir muchos más datos que los que se encuentran en las licencias o pasaportes, como los datos que indican que una persona es mayor de 21 años (esto indicaría que es mayor de edad en algunos países como Estados Unidos) o que es ciudadano estadounidense. También podría, por ejemplo, ayudar a un refugiado a demostrar su formación profesional y sus conexiones familiares.

En el supermercado Tazweed, los residentes del campamento pueden comprar productos utilizando una cuenta basada en blockchain.Foto: En el supermercado Tazweed, los residentes del campamento pueden comprar productos utilizando una cuenta basada en blockchain.

¿Quién lo controla?

Realizar esta gran misión llevara tiempo. La idea que tuvo Haddad para el proyecto Building Blocks fue empezar creando una cuenta en una cadena de bloques para cada familia de refugiados sirios de un campamento jordano. Las familias no tendrían que esperar días para que los bancos locales transfirieran su dinero, ni tendrían que compartir información de identificación con los bancos, donde algún empleado con pocos escrúpulos podría robarla o utilizarla de mala manera. Mientras tanto, el PMA, en lugar de enviar el dinero para gastarlo, podría hacer un recuento de todas las compras realizadas por los refugiados y pagar directamente a las tiendas en la moneda local. Esto es en verdad un gran problema, ya que más del 30 % de la ayuda de la ONU se pierde debido a la corrupción.

Sin embargo, en una prueba inicial de esta idea de Building Blocks en Pakistán, las transacciones fueron lentas y las tarifas eran demasiado altas. Haddad concluyó que uno de los problemas era que el sistema se había construido sobre la cadena de bloques pública de Ethereum. La versión actual que se utiliza en Jordania se ejecuta sobre una versión de la cadena de bloques "con permiso", una versión privada del sistema de Ethereum.

En una cadena de bloques pública, cualquiera puede unirse a la red y validar las transacciones. Esto hace que sea difícil para otra persona o agencia alterar o falsificar las transacciones, pero las tarifas de la transacción tienden a aumentar. En una cadena de bloques con permiso, una autoridad central decide quién puede participar.

La ventaja del sistema privado es que Haddad y su equipo pueden procesar las transacciones de manera más rápida y económica. El inconveniente es que, dado que el PMA tiene el control sobre quién se une a su red, también tiene el poder de reescribir los historiales de las transacciones. En lugar de eliminar a los bancos de la ecuación, básicamente se han convertido en un único banco.

Para Bassam y sus compañeros refugiados en Zaatari, esta distinción no tiene importancia. Bassam dice que ya había comprado alimentos con un escaneo de iris incluso antes de que se implementara Building Blocks, pero en esa ocasión un banco real realizó la transacción. Antes de eso, tenía una tarjeta que el cajero escaneaba, pero a veces se gastaba y podía llevar semanas reemplazarla. "El nuevo sistema funciona mejor", señala Bassam.

Se utiliza una exploración del iris para establecer la identidad digital en el proceso de pago. El sistema usa una base de datos tradicional y una cuenta almacenada en una variante autorizada de la cadena de bloques de Ethereum.Foto: Se utiliza un escaneo del iris para establecer la identidad digital en el proceso de pago. El sistema usa una base de datos tradicional y una cuenta almacenada en una variante permitida de la cadena de bloques de Ethereum.

"Es un gran éxito", dice Haddad, quien explica que reduce los costes y los riesgos de compartir los datos de los refugiados, a la vez que mejora el control, la flexibilidad y la responsabilidad del PMA. "Ahora, si recibimos una llamada por la noche de que llegarán 20.000 personas, podemos tener todo listo para ellos por la mañana. De la forma anterior, habríamos tardado dos semanas, además de requerir comprobantes en papel", explica el experto.

No obstante, debido a que Building Blocks se ejecuta en una cadena de bloques pequeña y privada, el alcance y el impacto del proyecto es reducido. De hecho, es tan reducido que algunos críticos dicen que es un truco y que el PMA podría utilizar fácilmente una base de datos tradicional. "Está claro que podríamos hacer todo lo que estamos haciendo hoy sin usar la cadena de bloques", reconoce Haddad. Pero agrega: "Mi punto de vista es que el objetivo final de esta idea es la identificación digital, y que los beneficiarios deben poseer y controlar sus datos".

Otros críticos dicen que los sistemas de cadenas de bloques son demasiado recientes para el uso humanitario. Además, es éticamente arriesgado experimentar con poblaciones vulnerables, señala la investigadora de Engine Room Zara Rahman, un grupo sin fines de lucro con sede en Berlín (Alemania) que apoya a las organizaciones de cambio social en el uso de tecnología y datos. Si se observan casos como el Holocausto o la situación de los rohingyas​ en Birmania, la recopilación masiva de información de identificación y biometría ha sido históricamente un desastre para las personas que tienen que huir. 

Una cuestión de coraje

En última instancia, la cuestión con Building Blocks o cualquier otro sistema similar es si pondrá la propiedad de las identificaciones digitales en manos de las propias personas representadas o si, simplemente, se convertirá en una forma más fácil para que las corporaciones y los estados controlen la existencia digital de las personas. El CEO de la start-up de identidad que utiliza blockchain llamada Everid, Bob Reid, dice que espera una batalla sobre esta cuestión en los próximos años. "O va a los individuos o va a instituciones importantes que extraerán nuestros datos", argumenta Reid. De todas formas, el CEO espera que la discusión se aleje de ese enfoque.

El mercado está bien abastecido con productos.Foto: El mercado está bien abastecido con productos y alimentos.

Puede que la promesa real de utilizar blockchain no se haga realidad hasta que las organizaciones, como el PMA y la ONU, tengan el coraje de abrir al menos partes del sistema a otras agencias, y luego de dar el paso más valiente de todos: transferir la propiedad de los datos a beneficiarios como Bassam, que actualmente tiene poco que decir al respecto; él necesita estar en el sistema si quiere comer.

En teoría, Building Blocks podría lograrlo si evoluciona de acuerdo a la visión de Haddad. Por ejemplo, el PMA podría ofrecer su tecnología a otras organizaciones como si fuera un sistema de contabilidad básico, con el cual podrían hacer el seguimiento de los desembolsos de alimentos y luego añadir registros para propiedad de la tierra, credenciales educativas e historial de viajes. Si a las organizaciones sin ánimo de lucro se les permitiera agregar nodos a la red de blockchain, podría convertirse en una cadena de bloques pública, con las ventajas que ello supone: ser más difícil de hackear y de invalidar porque está descentralizada y distribuida.

Pasear por la bulliciosa ciudad de Zaatari, que surgió de la multitud de personas que se quedaron atrapadas en la frontera con Siria en 2012, muestra que los objetivos de Building Blocks serán difíciles de alcanzar. Más allá de las dos tiendas de alimentación autorizadas oficialmente que aceptan pagos con lectura de iris, hay muchos vendedores ambulantes que manejan abiertamente tiendas del mercado negro que venden de todo, desde comida hasta lavadoras y bicicletas viejas. Si el proyecto no se puede implementar ahí, aunque haga que las operaciones del PMA sean un poco más eficientes y transparentes, el proyecto seguirá siendo poco más que una base de datos centralmente controlada, disfrazada con un traje de confianza.

Russ Juskalian es un escritor independiente con sede en Múnich (Alemania). Visitó Zaatari este mes de febrero.

Computación

Las máquinas cada vez más potentes están acelerando los avances científicos, los negocios y la vida.

  1. Seis razones por las que Huawei podría amenazar la seguridad mundial

    La detención en Canadá de la directora financiera de Huawei a petición de EE. UU. es el último episodio de los continuos temores a que el gigante tecnológico chino suponga un peligro para la seguridad. La posibilidad de que el país asiático instale puertas traseras en los equipos es una de las mayores preocupaciones

  2. Europa trabaja en un internet cuántico imposible de hackear

    El piloto espera estar listo en 2020 y conectará varias ciudades de los Países Bajos mediante una red para compartir datos a prueba de hackers. Pero aunque la teoría tiene sentido, todavía quedan muchos retos por delante y China también va muy deprisa en la carrera del internet cuántico

  3. Cómo Amazon colabora con la dura política migratoria de EE. UU.

    Una investigación ha revelado que el gigante proporciona infraestructura tecnológica al sistema de deportación del Departamento de Seguridad Nacional estadounidense. Otras agencias gubernamentales también hacen uso de la nube de Amazon pese a las críticas crecientes de algunos empleados