.

Negocios

Bifurcar 'blockchain': universos paralelos de cadenas ingobernables

1

Los usuarios de Nano han demandado a sus desarrolladores por una pérdida de criptomonedas valorada en 150 millones de euros. Si prospera, estarían obligados a crear una nueva versión para recuperar el dinero, pero eso planea cuestiones importantes sobre la gobernanza de las cadenas de bloques

  • por Mike Orcutt | traducido por Mariana Díaz
  • 31 Mayo, 2018

Cualquiera que se haya interesado un poco por el mundo de las criptomonedas sabe que los debates sobre cómo crear mejores sistemas de cadenas de bloques (o blockchain) son muy comunes. Pero analizar un sistema de blockchain que funciona mal puede resultar aún más fascinante. Este podría ser el caso de una criptomoneda poco conocida llamada Nano, cuyos desarrolladores han sido demandados.

La historia detrás de la demanda: el 12 de febrero, una desconocida casa de cambio de criptomonedas en Italia, llamada BitGrail, publicó un aviso en su página web en el que informaba de que las "transacciones no autorizadas" habían causado un "déficit" de 17 millones de criptomonedas Nano (anteriormente llamada Raiblocks). En ese momento, ese volumen de nanos tenía un calor cercano a los 145 millones de euros. Han pasado más de tres meses y seguimos sin saber quién tuvo la culpa. ¿El fallo se debió a los procedimientos de seguridad de BitGrail o al software de Nano? Cada uno culpa al otro.

La "bifurcación de rescate": los usuarios de Nano que esperan recuperar su dinero han tomado cartas en el asunto y han llevado a los desarrolladores de la criptomoneda a los tribunales. Su demanda colectiva, presentada el mes pasado (PDF), tiene un objetivo sin precedentes: convencer a un juez para que obligue a los desarrolladores a ejecutar una "bifurcación de rescate", una actualización del software cuyo objetivo sería "compensar de forma justa" a los usuarios que perdieron dinero y "eliminar" las criptomonedas perdidas.

Bifurcar una cadena de bloques significa cambiar las reglas con las que la red decide si una la transacción es válida. La estrategia permite reescribir el historial compartido de una red, para que los fondos perdidos o robados no se pierdan ni se roben más. Así es como la comunidad Ethereum recuperó los cerca de 34 millones de euros que un hacker robó de la Organización Autónoma Descentralizada (DAO, por sus siglas en inglés) en 2016.

Genuinamente novedoso: "Esto es nuevo", opina el socio del bufete de abogados Anderson Kill Stephen Palley. Tras el tiroteo masivo de 2015 en San Bernardino (EE. UU.), el Gobierno de EE. UU. solicitó una orden judicial para obligar a Apple a modificar su código para dar acceso a los investigadores del Gobierno a los datos en un iPhone bloqueado, lo que se conoce como "puerta trasera". El uso de una acción legal para forzar un cambio de software ya se ha hecho antes, pero debido al tipo de funcionamiento de las cadenas de bloques, ordenar una bifurcación de rescate sería algo nuevo, señala Palley.

A diferencia del código de software privado del servidor de una empresa, los libros públicos mayores distribuidos no están controlados por ninguna entidad. En cambio, están alojados por múltiples "nodos" en una red que puede distribuirse en todo el mundo. Palley cree que esto plantea nuevas preguntas logísticas: ¿cómo impondría un tribunal tal orden a personas fuera de Estados Unidos?

Bifurcación complicada: llevar a cabo una bifurcación dura es como crear universos paralelos. En la parte de La cadena de Ethereum que no se bifurcó, los fondos robados del hackeo del DAO nunca se llegaron a recuperar. Y esa cadena todavía existe. Su moneda se llama Ethereum Classic. Si el juez del caso Nano ordenara una bifurcación dura, ¿las personas que se negaron a cambiarse a la nueva cadena estarían violando la orden? ¿Intentaría el tribunal evitar que los intercambios de criptomonedas incluyeran a las monedas originales? ¿Los desarrolladores podrían continuar trabajando en el protocolo original que no se ha bifurcado? Estas solo son algunas de las preguntas con las que los jueces podrían tener que lidiar en el futuro, ya que este caso podría marcar una bifurcación en el camino de blockchain.

Negocios

Los avances tecnológicos están cambiando la economía y proporcionando nuevas oportunidades en muchas industrias.

  1. La cuarta revolución industrial obliga a invertir en formación interna

    Ante la falta de personal cualificado en las nuevas habilidades tecnológicas, que cambian cada vez más rápido, las empresas están apostando por destinar recursos para reciclar a sus trabajadores y evitar la escasez de talento y la enorme demanda de profesionales en sectores como la ciberseguridad y la IA

  2. "El mayor reto es gestionar a quienes no somos nativos digitales"

    Aunque el director general de CWT, Rafael Sueiro, confía en que la IA y 'blockchain' marcarán el futuro de la gestión de los viajes de negocios, asegura que el mayor reto no está en la tecnología, sino en disponer de trabajadores cualificados que entiendan las necesidades del cliente

  3. "Me horroriza la idea de que un país decida no apostar por la IA"

    Para el director de Inteligencia Artificial de Google Cloud, Andrew Moore, esta tecnología será tan revolucionaria para la sociedad y los negocios como lo fue la electricidad, y advierte que los estudiantes que decidan no formarse en este campo perderán muchas oportunidades