.

Amber Baldet, la "criptorreina" y la "madona de blockchain"

Negocios

"La inclusión ocurre cuando un chatbot de IA no lleva nombre de mujer"

1

El mundillo de las cadenas de bloques ha bautizado a la experta de JPMorgan Amber Baldet como la "criptorreina" y la "madona de 'blockchain'". Además de su pasión por la tecnología, Baldet está liderando la lucha por la igualdad en el sector y pide que dejemos de idolatrar a los desarrolladores

  • por Morgan Peck | traducido por Mariana Díaz
  • 24 Abril, 2018

Cualquiera puede usar criptomodenas. Ya sea un hombre, una mujer, un perro o incluso una tostadora: todos somos iguales ante una cadena de bloques (o blockchain).

No obstante, la escena de las criptomonedas tiene la mala fama de ser menos abierta e inclusiva que la propia tecnología. Esa reputación negativa quedó patente en la Conferencia Norteamericana de Bitcoin celebrada el pasado enero. Se trata de uno de los eventos más antiguos sobre Bitcoin, pero mientras que su agenda de ponentes estaba repleta por docenas de hombres, sólo había una mujer invitada. Y cuando llegó el momento de socializar, los asistentes fueron invitados a un club de estriptis local.

La realidad es que las mujeres suelen pasar desapercibidas en el mundo de las cadenas de bloques. Sin embargo, hay muchos ejemplos increíbles de mujeres que están liderando la industria de las criptomonedas. Una de ellas es Amber Baldet, a quien ya se conoce como la "criptorreina" y la "madona de blockchain". Desde 2015, Baldet dirige el departamento de JPMorgan Chase dedicado a encontrar formas de utilizar la tecnología de la cadena de bloques. En el tiempo que lleva en el cargo, Baldet ha supervisado la creación de Quorum, una versión comercial de Ethereum. En mayo arrancará su propia empresa de blockchain dejando atrás su puesto como directora del departamento de JPMorgan.  

Baldet tiene el hábito de pisotear e incluso destruir las suposiciones impuestas. Eso fue justo lo que hizo cuando MIT Technology Review le preguntó sobre la diversidad en el mundo de las criptomonedas.

En los últimos meses la prensa ha sido bastante crítica con la comunidad de las criptomonedas, tildándola de una especie de club para niños ricos. ¿Hay un problema de género entre manos?

Si dibuja un diagrama de Venn aplicado a las finanzas y la tecnología y, concretamente, sobre la ciberseguridad y la criptografía, verá que los puestos de liderazgo de todos estos sectores sufren de una falta de representación femenina y de minorías. Las criptomonedas están en el centro [del diagrama], donde todos los otros campos se juntan. Cuando se produce una diáspora intelectual hacia una nueva área de estudio, el nuevo grupo tiende a heredar el perfil demográfico de sus fuentes. El hecho de que las criptomonedas sean una novedad filosófica y técnica no las convierte  por arte de magia en una meritocracia nueva e innovadora.

Dicho esto, a partir de mi experiencia, podría decir que la representación en la mayoría de los eventos de blockchain centrados en los desarrolladores no es ni mejor ni peor que en la mayoría de las otras conferencias tecnológicas. En general, solo hay cerca de un 15 % de los asistentes que se sale del estereotipo de "desarrollador estándar", pero ese número va mejorando con el tiempo. En los eventos más centrados en el desarrollo comercial o social, el porcentaje es mucho más alto. No creo que esto se deba a que las mujeres sean mejores por naturaleza o a que estén más interesadas en esos temas, sino porque el sesgo viene heredado de los campos en los que más mujeres trabajan actualmente.

Y hay otro efecto en juego: el sesgo de supervivencia. Muchas de las mujeres que al principio se involucraron en otras comunidades dominadas por hombres vienen con cicatrices de guerra. Ahora, estas mujeres vienen decididas a conseguir que esta vez sea diferente. Por eso estamos teniendo estas conversaciones desde el principio. Queremos establecer las metas mucho antes, crear canales de redes de mujeres en blockchain ahora que estamos empezando. Queremos desterrar la cultura tóxica basada en la adoración al desarrollador que le convierte en héroe e ídolo. La adopción de las cadenas de bloques no ha hecho más que empezar, todo el esfuerzo que hagamos ahora por mejorar el sistema tendrá grandes efectos en cadena a largo plazo.

¿Está provocando la desigualdad de género una cultura poco acogedora?

No existe una "cultura de cadena de bloques" rígida. Las personas están investigando, creando negocios, redactando informes legales, asesorando empresas y, por supuesto, invirtiendo. La comunidad se fragmenta aún más en función de las distintas técnicas, defendiendo su moneda o proyecto favorito con una lealtad que peca de religiosa. Todo esto puede resultar desalentador para los recién llegados, y algunos subgrupos suelen ser más amigables y abiertos que otros.

Muchos proyectos son geniales y reciben a las mujeres con los brazos abiertos, pero dar por sentado que todo el sector es un lugar hostil provoca un ciclo de retroalimentación negativa que provoca que algunas personas importantes no sientan ganas de involucrarse en él.

Si alguien cree que "la cultura" está representada por la criptocomunidad pública de Twitter, que es muy activa y a menudo muy hostil, lo va a pasar mal. Cualquiera puede vomitar su opinión en internet para entrar en este mundo, y es verdad que algunas personas le dan mala fama a toda la comunidad. No debemos permitir que los troles sean los árbitros de la credibilidad porque siempre están cambiando las reglas del juego.  

Entonces, ¿nos estamos preocupando demasiado por la igualdad? ¿Realmente necesitamos que haya un panel sobre diversidad en cada conferencia?

Un pequeño matiz: queremos dejar de hablar de diversidad, que puede sonar como una cuestión de números o un problema de recursos humanos, para empezar a hablar de inclusión, que es una forma holística de pensar sobre el impacto que nuestras elecciones tienen sobre lo que hacemos.

Aunque puede que nunca le dediquemos mucho tiempo al debate la inclusión, lo lamentable es que la mayor parte de la carga recaiga de manera desproporcionada en los hombros de los que ya son responsables de realizar un trabajo técnico real y también de luchar por su propia legitimidad.

Las conferencias que, por arte de magia, se olvidan de poner a mujeres en el escenario para hablar de otra cosa que no sea la diversidad deben ser identificadas y señaladas. En general, está bien tener estas conversaciones como un valor añadido. Pero sería maravilloso que estos paneles fueran un espacio para que las participantes hablen sobre sus trabajos y sus pasiones, en lugar de sobre cómo se sienten al existir.

Está a punto de lanzar su propia empresa. ¿Le preocupa que, como mujer, le cueste más recaudar dinero?

Por supuesto, estoy al tanto de las abismales estadísticas sobre las mujeres cuando se trata de empleo y financiación de capital de riesgo en Silicon Valley (EE. UU.). Sin embargo, dado que tengo años de experiencia, una red sólida de contactos y un plan de negocios real, soy selectiva sobre con quién elijo trabajar. No tengo tiempo para nadie que me subestime por mi género.

Parece optimista cuando dice que el futuro de la tecnología será más inclusivo.

La inclusión, como la salud y la felicidad, no es algo a lo que se llegue un día y digamos: "¡Hemos terminado!" Es algo en lo que se trabaja todos los días, es un proceso.

La inclusión ocurre cuando un proceso de selección incluye a una variedad más amplia de candidatos cualificados. O cuando da crédito a las personas por sus ideas y contribuciones. Sucede cuando se valora a quienes ayudan a diseñar y a llevar un producto al mercado y a quienes lo programan. La inclusión aparece cuando se crean chatbots de inteligencia artificial que no llegan nombres de mujer. Sucede cuando se activa un chat de grupo y se elige a quién invitar. La inclusión ocurre cuando las personas con poder lo usan para atraer a la gente en lugar de alejarla.

Negocios

Los avances tecnológicos están cambiando la economía y proporcionando nuevas oportunidades en muchas industrias.

  1. Tres estrategias para acabar con la hegemonía de Bitcoin

    Los gobiernos, las masas y hasta Facebook tienen capacidad de robarle el trono a la criptomoneda más importante del mundo. ¿El objetivo? Avanzar hacia un futuro sin dinero en efectivo en el que se pueda pagar con una multitud de sistemas distintos de 'blockchain' 

  2. "No queremos curar, sino llegar antes que la enfermedad"

    El presidente de HM Hospitales, Juan Abarca, reflexiona sobre el camino que queda por recorrer para que, tecnologías punteras como la 'videncia' genética, alcancen un nivel de fiabilidad suficiente para lograr la predicción médica individualizada

  3. Necesitamos que 'blockchain' combine los sueños con la realidad

    La experta en cadenas de bloques Amber Baldet defiende el potencial de la tecnología para hacer un mundo mejor para todos, pero advierte que no hay que perder de vista las aplicaciones prácticas y útiles para que sus beneficios se extiendan de verdad por toda la sociedad