.

Parte de la revolución energética depende de que el consumidor se convierta en prosumidor, un agente que no solo consume, también produce.

Energía

Producción descentralizada de energía para un mundo más democrático y verde

1

El sector eléctrico enfrenta tres grandes retos: la creciente demanda de electricidad, la necesidad de estimular las fuentes limpias y la de integrar el sistema eléctrico. La generación distribuida de energía puede ser la solución a todos ellos

  • por Habla el mercado | traducido por
  • 27 Abril, 2018

La generación de energía distribuida es una de las actividades que podría vivir un aumento exponencial en 2018, según afirma el analista experto Azeem Azhar en un análisis publicado MIT Technology Review en español. Este tipo de sistemas serán claves para la popularización de algunas tecnologías innovadoras más sostenibles que las que tenemos ahora mismo, como el coche eléctrico y las energías renovables.

La mayoría de la energía a nivel mundial se produce en sistemas centralizados, grandes centrales de producción cuya energía debe ser transportada a centros de distribución y desde ahí, viaja a su destino final: hogares, empresas y donde quiera que sea necesaria. Aunque la energía es capaz de hacer todo este recorrido, el viaje desde el punto de generación hasta al punto de consumo supone un derroche de más del 50%. Además, la mayoría las centrales energéticas del mundo producen emisiones de efecto invernadero.

Los sistemas de generación distribuida podrían aliviar gran parte de estos problemas para promover un modelo energético sustentable y eficiente sin renunciar a la fiabilidad. Las energías renovables y la posibilidad de generarlas a pequeña escala, cerca del punto donde se va a consumir, son claves en la construcción de este nuevo paradigma.

Pero para lograrlo, será necesario "invertir en el desarrollo de nuevas tecnologías que promuevan la descentralización, así como hacer sinergias con empresas del mundo que ya tengan estas tecnologías y puedan adaptar sus modelos a nuestra región", afirma el CEO de Solben, Daniel Gómez. Gracias a su empresa especializada en el desarrollo de tecnologías para la generación descentralizada de energía a partir de fuentes no alimentarias, Gómez se convirtió hace unos años en uno de los ganadores del concurso Innovadores menores de 35 México de MIT Technology Review en español.

Además de favorecer el uso de fuentes energéticas renovables con una consecuente reducción de emisiones de gases de efecto invernadero, la generación distribuida también puede minimizar pérdidas por transporte y distribución de la energía. Además, mejora la calidad del servicio energético al descongestionar las vías tradicionales de transporte y distribución de energía. Y otra de sus ventajas está en su capacidad de ayudar a afrontar los aumentos de la demanda en regiones urbanas o rurales donde, aunque exista una red de distribución, ésta está restringida.

Con todos estos beneficios, la generación distribuida daría lugar a un "futuro de prosumidores (productores/consumidores)", según el director del Instituto para Energías Sostenibles de la Universidad de Boston (EEUU), Peter Fox-Penner, en un artículo en Harvard Business Review en español. Este concepto se refiere al nuevo concepto de consumidor de energía que también puede producirla gracias a pequeñas instalaciones en su propio hogar. Si su pequeña instalación produce de más, el prosumidor puede vender el excedente a la red, pero si produce de menos, el usuario siempre puede comprar más energía.

En el texto, el experto afirma que "la explosión de dispositivos digitales inteligentes conectados a internet ha creado una nueva forma de eficiencia energética con el control inmediato sobre los equipos". Y añade: "Antes, la mejora se limitaba a cambiar el dispositivo A por el B, más eficiente que el primero. B, sin embargo, funcionaba exactamente igual que A […]. Ahora, el dispositivo B se puede controlar de forma remota con software que estudia el horario de precios de la electricidad y decide si es más barato activarlo en el momento o esperar a otra hora".

El CEO y fundador de Proyecto Terra, Jaime Martínez, que el año pasado se convirtió en uno de los ganadores de Innovadores menores de 35 Latinoamérica de MIT Technology Review en español, gracias a su innovador sistema de financiación, propiedad y gestión de paneles solares en México, afirma: "En México, estamos apenas empezando con la energía distribuida, pero se está acelerando mucho". Según el joven, "en el pasado, cuando se construía una planta de generación de electricidad se buscaba hacer la planta lo más grande posible para tener grandes economías de escala y por eso se hacían megaplantas de generación, el problema es que no las podías poner en medio de la ciudad". Y añade: "Hoy no necesitas irte afuera de la ciudad y construir una planta gigante para lograr economías de escala, las nuevas tecnologías, como los paneles solares, te permiten lograr economías de escala dentro de las ciudades donde la electricidad se produce".

¿Qué factores habría que tener en cuenta para que la generación distribuida pueda establecerse en el mix energético de México? Para el director de Desarrollo de Negocio de Schneider Electric México, Horacio Soriano, "los nuevos proyectos deben contemplar desde su inicio esquemas de generación local y no solamente un esquema de consumidores. Dicha generación local debe de estar ligada a una solución integral de microrredes eléctricas con esquemas modernos de ahorro como el control de demanda para un uso más eficiente de la energía". E incide en que "los inversores deben de reconocer los beneficios de la generación distribuida como ahorro en los costos de energía, seguridad e independencia energética, entre otros".

Schneider Electric México está trabajando en varios proyectos de generación distribuida en los sectores de la construcción, comercial e industrial, que ya cuentan con aplicaciones de parques fotovoltaicos y sistemas de control de demanda. El director de Automatización de Procesos de Schneider Electric México, Felipe Rivera, detalla: "Estamos trabajando para ayudar en la implementación de estrategias operativas de los consumidores que les permitan diversificar su producción eléctrica y cubrir sus demandas con diversos esquemas de auto producción como energía solar, eólica o a partir de sus desperdicios".

Y concluye: "Schneider Electric está trabajando en el desarrollo de proyectos con algunos de sus clientes en la industria minera, transporte y almacenamiento de hidrocarburos o infraestructura aeroportuaria para que estos grandes consumidores logren la independencia energética en una estrategia energética sustentable y segura. De hecho, uno de los retos a los cuales se enfrentan las energías renovables, más allá de la frecuencia de generación de la energía eléctrica, es la dispersión del potencial de las zonas productivas, donde se tiene un alto consumo de energía. De ahí la importancia de la integración de los centros de generación con energías renovables a las redes de transmisión y contar con centrales de respaldo, que garanticen la estabilidad del sistema".

Energía

  1. Geotermia: la primera gran apuesta de Bill Gates por la energía limpia

    El fondo de casi 1.000 millones de euros para investigaciones en este sector creado por el millonario acaba de anunciar los primeros proyectos que recibirán dinero. Y todos están relacionados con esta forma de energía renovable procedente del interior del planeta 

  2. Una nueva forma de fabricar acero podría limpiar el CO2 de la siderurgia

    La técnica de Boston Metal podría acabar con las emisiones de una de las industrias más contaminantes del mundo. Pero si que funciona a precio asequible y escala industrial, aún tendrá que convencer a los dinosaurios del sector para que cambien su proceso de producción

  3. El día que la energía eólica fue acusada de aumentar el calentamiento

    Un estudio de la Universidad Harvard afirma que, a corto plazo y escala local, aumentar los parques eólicos altera parámetros que provocan un aumento de la temperatura de la superficie. La polémica no se ha hecho esperar y el artículo ha recibido una lluvia de críticas