.

Ubiquity6 está haciendo que la realidad aumentada sea social y permanente.

Móvil

Visite la realidad aumentada creada por sus amigos con esta 'app'

1

La aplicación para 'smartphone' Ubiquity permite colocar objetos virtuales en el mundo real y hace que permanezcan allí para que otro usuario también pueda verlos con su teléfono. Es una ventana que abre un montón de posibilidades para la RA, pero que también entraña riesgos

  • por Rachel Metz | traducido por Mariana Díaz
  • 11 Mayo, 2018

No se asuste si echa un vistazo a una de las esquinas del piso 20 de una torre de oficinas en el centro de San Francisco (EE. UU.). Es posible que allí se encuentre con un gato y un ratón digitales.

Los coloqué justo en las oficinas de la start-up de realidad aumentada (RA) Ubiquity6, con la ayuda de su aplicación para teléfonos inteligentes llamada Ubiquity. La app todavía está en las primeras etapas de desarrollo, pero esperan lanzarla este verano para Android e iOS. La aplicación permite agregar objetos virtuales en el mundo real que otras personas pueden ver y con los que pueden jugar a través de la pantalla de su propio smartphone. Si coloca estos elementos en un lugar físico, como hice yo con un gato blanco y un ratón gris (además de con un mensaje en grandes letras moradas que hice flotar sobre un sofá con la frase "Rachel estuvo aquí"), permanecerán allí incluso después de que usted se haya ido, y puede regresar para visitarlos e interactuar con ellos más tarde.

El cofundador y CEO de Ubiquity6, Anjney Midha, explica que, básicamente, la aplicación le permite al usuario colocar objetos virtuales en espacios físicos para que sus amigos los encuentren e interactúen con ellos. 

¿Quiere lanzar pelotas de baloncesto virtuales a través de un aro virtual? ¿Le apetece repartir trozos de pastel digitales para que los devoren leones hambrientos? ¿Y dejar una foto suya en la pared para que otra persona la encuentre? Con esta aplicación puede hacerlo, y lo mejor es que, incluso cuando guarde su smartphone, esos objetos seguirán allí cuando vuelva a utilizarlo. Es extraño, genial y, probablemente, el futuro cercano de la realidad aumentada.

La idea de mezclar lo digital y lo real ha existido durante mucho tiempo, y la RA se ha convertido casi en la corriente principal en los teléfonos inteligentes en los últimos años gracias a aplicaciones como Pokémon Go. Ahora, Apple y Google están animando activamente a los desarrolladores a crear aplicaciones de realidad aumentada. Como de momento los cascos como el HoloLens de Microsoft y el Magic Leap One de Magic Leap, que aún no se ha lanzado, están orientados hacia los desarrolladores, es probable que durante un tiempo la mayoría de nosotros sigamos experimentando este tipo de realidad con nuestro teléfono inteligente.

Vídeo: Estas imágenes fueron grabadas con un teléfono inteligente que ejecutaba la aplicación Ubiquity. Muestra cómo un usuario puede agregar objetos virtuales a un espacio real mientras que otros los examinan desde diferentes ángulos. Esas esferas flotantes también se pueden dejar allí para que la gente pueda volver a verlas más tarde.

Midha, que anteriormente fue socio fundador de KPCB Edge (el ya desaparecido fondo de financiación semilla de Kleiner Perkins Caufield & Byers) y ayudó a la empresa de capital riesgo a invertir en Magic Leap, está apostando por esto. Una reciente ronda de financiación de 10.500 millones de dólares (unos 8.773 millones de euros) liderada por Index Ventures, que también incluía a la antigua empresa de Midha, indica que hay cierta confianza sobre esta tecnología en este mundo del capital de riesgo.

Incluso en esta etapa inicial, con una aplicación que todavía no funciona del todo bien y que ni siquiera se puede descargar en el teléfono, Ubiquity es mucho más social e interactiva que otras aplicaciones de RA para teléfonos inteligentes que he probado.

Midha y yo lanzamos unos cuantos tiros a canastas virtuales en su vestíbulo. También tocamos las pantallas de nuestros smartphones para arrojar pedazos de pastel virtuales a leones (también virtuales). Cuando uno de los felinos terminó su merienda y se cruzó en mi camino, involuntariamente retrocedí en un auto reflejo de protegerme de, literalmente, nada. Midha se rio de mí, yo me reí de mí misma. Por un segundo, la aplicación engañó a mi mente.

Aunque la experiencia de usar la aplicación no fue tan mala, es complicado diseñar objetos virtuales que persistan en el mundo real y que varias personas puedan ver de forma simultánea desde varios ángulos. Esto se debe a que el dispositivo de visualización de cada persona (en este caso, un teléfono) necesita conocer el entorno del mundo real en el que se encuentra y dónde deben estar los objetos digitales en ese espacio. Además, todo esto tiene que funcionar en tiempo real en todos los smartphones de todas las personas que intentan ver los objetos digitales en el mismo espacio. Es la forma de que las actividades, como lanzar pelotas a canastas virtuales, realmente funcionen.

La ubicuidad hace posible que esto suceda utilizando los sensores del teléfono inteligente, y construye rápidamente un mapa del espacio físico en el que se encuentra (incluidas las paredes y superficies de objetos, como los muebles); después lo ubica dentro de ese espacio, permitiéndole al usuario editarlo agregando objetos. En la versión de la aplicación que probé, podía buscar "naranja" y obtenía varios resultados de cítricos tridimensionales de sitios web, como el de uso gratuito Poly de Google.

Midha tiene una gran visión a futuro para las personas que usen su aplicación en espacios públicos. Por ejemplo, imagine la construcción de jardines virtuales en todas las ciudades con varias personas manteniéndolos. Una persona puede plantar las semillas, una segunda puede ir a regarlas y una tercera podría cosechar los vegetales digitales.

No obstante, mientras Midha piensa en las cosas divertidas y colaborativas que podría hacer con la realidad aumentada, también tendrá que lidiar con las consecuencias de darle a la gente la capacidad, en cierto sentido, de editar el mundo. Por ejemplo, si alguien quisiera usar Ubiquity para dejar un bosque de penes virtuales fuera de su casa, ¿quién (o qué) podría evitarlo? ¿O qué pasaría si la siguiente persona deseara desfigurar las creaciones digitales que usted ha diseñado cuidadosamente? Esa pregunta ni siquiera es hipotética: el otoño pasado sucedió con Snapchat, cuando la escultura virtual que exhibió, con apariencia de un globo en forma de perro diseñada por el artista Jeff Koons, fue destrozada.

Midha aún no ha dado una respuesta más allá de afirmar que Ubiquity6 resolverá los problemas, como el manejo del grafiti digital. Pero la profesora de la Universidad de Washington (EE. UU.) Franzi Roesner, una de las innovadoras menores de 35 en 2017 de MIT Technology Review, ha dedicado mucho tiempo a pensar en cuestiones de privacidad y seguridad en un mundo en el que varias personas puedan mezclar realidades.

Roesner explica que, en un estudio reciente de realidad aumentada en el que los usuarios usaban cascos HoloLens, no tardaron en empezar a molestarse entre ellos haciendo cosas como colocar objetos virtuales frente a las caras de los demás. Según sus experiencias, ella cree que el llamado time to penis (el tiempo para los penes, en español) será muy corto para Ubiquity. Este término fue acuñado por los diseñadores para describir el tiempo que tardarían los usuarios en llenar el escenario con estos órganos en un juego de contenido creado por ellos.

La investigadora desconfía de las oportunidades para "trollear" que ofrece la aplicación Ubiquity, pero también admite que la tecnología en sí misma parece mucho más avanzada que otras aplicaciones de RA basadas en smartphones que ella ha probado. "Ver esto es realmente genial", concluye Roesner.

Móvil

Qué significa estar constantemente contectados unos a otros y disponer de inmensas cantidades de información al instante.

  1. El padre de las vacas cíborg espera hacer lo mismo con los humanos

    El biohacker Tim Cannon intentaba popularizar los implantes que mejoran las capacidades humanas cuando vio la oportunidad de centrarse en el ganado. Tres vacas ya llevan su especie de Fitbit subcutánea, pero el CEO de Livestock Labs sigue intentando incorporar su tecnología en personas

  2. Videojuegos, la nueva gran herramienta para aprender historia

    Un curso que incluía varios juegos centrados en distintas épocas históricas ha demostrado que emplear juegos de estrategia ayuda a los alumnos a interiorizar mejor la realidad de la época y mejora su experiencia formativa. Los historiadores también podrían beneficiarse de este enfoque

  3. Gane más seguidores en redes sociales con este truco

    Los investigadores analizaban la manipulación de la información  en plataformas como Twitter cuando se toparon con una estrategia clara que podría aplicarse en cualquier campaña de publicidad y 'marketing', aunque dudan de si eso es algo bueno