.

CCarlos II de Inglaterra como Príncipe de Gales, 1630 Justus Van Egmont

Biomedicina

El plan casi secreto de Harvard para rejuvenecer perros y humanos

1

Una 'start-up' de la universidad liderada por el famoso biólogo George Church busca apoyos para probar técnicas de edición genética que afirma que son capaces de revertir la edad de los canes, aunque no ofrece ninguna prueba que lo demuestre. Su siguiente paso sería intentarlo en humanos

  • por Antonio Regalado | traducido por Mariana Díaz
  • 23 Mayo, 2018

El experto en biología sintética más influyente del mundo está vinculado a una nueva compañía que planea rejuvenecer perros mediante terapia génica. Si su plan funciona, el biólogo replicará el mismo enfoque en personas, y él mismo podría ser uno de los primeros voluntarios.

La start-up Stealth Rejuvenate Bio, cofundada por el biólogo de la Escuela de Medicina de Harvard (EE. UU.) George Church, cree que los perros no solo son los mejores amigos del hombre, también pueden ser el mejor vehículo para desarrollar tratamientos antienvejecimiento para humanos.

La compañía ha llevado a cabo una serie de pruebas preliminares con perros de raza Beagle, y asegura que logrará que los animales sean "más jóvenes" al añadir nuevas instrucciones genéticas a su organismo.

Sus planes para revertir la edad se basan en algunos indicios presentes en organismos más simples como gusanos y moscas. Investigaciones previas han demostrado, por ejemplo, que algunas ligeras modificaciones en sus genes pueden duplicar y mejorar su esperanza de vida. También se ha visto que trasfundir sangre de ratones jóvenes a ratones viejos puede devolver algunos de sus biomarcadores a un estado más juvenil.

A principios de año, Church concedió una entrevista para el podcast de Rob Reid en la que afirmó: "Ya hemos realizado muchos ensayos en ratones, ahora estamos haciendo algunos en perros, y luego pasaremos a los humanos". Los otros fundadores de la compañía, el CEO, Daniel Oliver, y el director científico, Noah Davidsohn [que está haciendo un postdoctorado en el extenso laboratorio de Church en Boston (EE. UU.)], se negaron a ser entrevistados para este artículo.

Los esfuerzos de la compañía por mantener sus actividades alejadas del radar de la prensa impiden saber cuántos perros ha tratado hasta ahora. En un documento proporcionado por un veterinario de EE. UU., fechado el pasado mes de junio, Rejuvenate dijo que su terapia génica había sido probada en cuatro perros beagle con la Escuela de Veterinaria Tufts en Boston. Se desconoce si han realizado más pruebas desde entonces.

Gracias a la información de documentos públicos, una solicitud de patente presentada por la Universidad de Harvard, entrevistas con inversores y criadores de perros, y comentarios públicos hechos por los fundadores, MIT Technology Review ha conseguido hacer un retrato de esta empresa emergente que está intentando perseguir la longevidad a través de la industria de mascotas, la cual que genera más de 60.000 millones de euros anuales, solo en EE. UU (ver La tecnología capaz de clonar humanos está cada vez más cerca).

El biólogo de Harvard George Church está trabajando en tecnología para revertir el envejecimiento en perros y humanos.

Foto: El biólogo de Harvard George Church está trabajando en la tecnología para revertir el envejecimiento en perros y humanos. Crédito: Fundación Edge.

"Los perros son un mercado en sí mismos", dijo Church durante un reciente evento en Boston, y añadió: "No es solo un gran organismo cercano a los humanos. Es algo por lo que la gente está dispuesta a pagar y que hará que el proceso ante la FDA sea mucho más rápido. Haremos pruebas con perros, eso será un producto, y permitirá que haya más financiación para aumentar la escala de la terapia a ensayos en humanos".

Noah Davidsohn (izquierda) y Daniel Oliver (derecha) -vistos aquí con el presentador de la exposición canina David Frei- han hecho un llamamiento a los propietarios de perros para que financien un estudio antienvejecimiento en las mascotas.

Foto: Noah Davidsohn (izquierda) y Daniel Oliver (derecha) posan junto con el presentador de la exposición canina David Frei. Ambos han hecho un llamamiento a los propietarios de perros para que financien un estudio antienvejecimiento en las mascotas. Crédito: Ackcsc.

Aún se desconoce si los tratamientos de la compañía tienen algún efecto real en los perros. Pero si funcionan, la gente no tardará en reclamar tratamientos similares, lo que augura unas buenas ganancias para sus inventores.

El proyecto se basa en los continuos avances actuales que se están produciendo en el sector de la biotecnología, en el que se incluye la capacidad de editar genes (ver Los cuatro logros más increíbles con edición genética en 2017). Para algunos científicos, estos avances son una prueba inevitable de que algún día llegaremos a dominar el envejecimiento. Sin embargo, nadie es capaz de predecir con precisión cuándo llegará este día. La prolongación de la vida humana es "lo más grande que sucederá en el siglo XXI. Esto hará que lo que hace Elon Musk se vea bastante rudimentario", señala el biólogo de Harvard David Sinclair, que colabora con el laboratorio de Church.

Años perrunos

Rejuvenate Bio se reunió con inversores y obtuvo una subvención del Comando de Operaciones Especiales de EE. UU. con el fin de estudiar la "mejora" de perros militares. Por su parte, la Universidad de Harvard está intentando obtener una patente de gran alcance sobre medios genéticos de control del envejecimiento en especies como "vacas, cerdos, caballo, gatos, perros, ratas, etcétera".

Cuando el equipo se dio cuenta de que tardaría mucho en lograr aumentar la longevidad humana, decidió probar serte con los perros. Durante el evento en Boston, Church detalló: "No se puede ir a la FDA y decir que podemos alargar la vida en 20 años porque nos dirán: 'Genial, vuelva dentro de 20 años con los datos'".

Así que Rejuvenate primero se centrará en detener algunas dolencias cardiacas mortales, que son comunes en spaniels y doberman pinschers. Esto les permitirá acumular pruebas de que los conceptos también pueden funcionar en los humanos.

La ciencia ya ofrece algunas pistas de que el envejecimiento puede revertirse. Por ejemplo, los científicos pueden "reprogramar" cualquier célula para adoptar el tipo de estado juvenil que se ve en un embrión. Pero dar marcha atrás al programa de envejecimiento de animales complejos no es tan fácil porque estamos compuestos por billones de células especializadas que actúan en conjunto, no individualmente. El investigador de la Universidad de Liverpool (Reino Unido) J. Pedro de Magalhães, cuyo equipo mantiene una base de datos de genes relacionados con la longevidad, afirma: "No creo que estemos ni remotamente cerca de poder revertir el proceso de envejecimiento global en los mamíferos".

Al inicio de 2015, el gran laboratorio en Harvard de Church, que ya ganó titulares por su proyecto para intentar resucitar genéticamente el mamut lanudo, decidió rejuvenecer ratones con terapia génica y otras herramientas más nuevas como CRISPR.

La terapia génica inserta instrucciones de ADN en un virus que las transporta a las células de un animal. En el laboratorio de Harvard, la tecnología se ha utilizado para modular la actividad genética en ratones viejos, ya sea incrementándola o disminuyéndola, en un esfuerzo por devolver ciertas moléculas a los niveles observados en animales más jóvenes y sanos.

Un volante que promueve un estudio de terapia genética en perros de compañía dice que la tecnología puede hacerlos "más jóvenes".

Foto: Un panfleto que promueve un estudio de terapia génica en perros de compañía dice que la tecnología puede hacerlos "más jóvenes". Crédito: Rejuvenate Bio.

El laboratorio comenzó a trabajar con una cartera de más de 60 terapias génicas diferentes que está probando, en solitario y de forma combinada, en ratones viejos. Ahora el grupo de Harvard planea publicar una investigación sobre una técnica que alarga la vida de los roedores y que consiste en modificar dos genes para que actúen sobre cuatro grandes enfermedades asociadas el envejecimiento: la insuficiencia cardíaca y renal, la obesidad y la diabetes. Según Church, los resultados son "muy llamativos".

Vivir con la edad que quiera

En enero, Davidsohn hizo una presentación sobre su proyecto en Harvard que concluyó con dos imágenes: en una aparece Church con barba blanca y el aspecto que tiene hoy en día, pero en la otra aparece con el pelo aún castaño, como lo tenía hace décadas. Sin embargo, la segunda imagen estaba fechada en el año 2117 d.C, un siglo por delante en el futuro.

Las imágenes reflejan el objetivo de Church de revertir la edad. Afirma que se apuntaría al tratamiento si se demostrara seguro, y que incluso lo haría como conejillo de Indias. Básicamente, Church afirma que su meta es "tener el cuerpo y la mente de un joven de 22 años, pero la experiencia de un hombre de 130 años".

Este tipo de sueños están calando cada vez más en Silicon Valley (EE. UU.), donde multimillonarios como Peter Thiel ven la derrota del envejecimiento como un imperativo personal. Aunque también como un gran negocio que transformaría a la sociedad. Por ejemplo, a principios de este año, Davidsohn dijo al Fondo de Fundadores de Thiel que, dado que los científicos ya pueden modificar la duración de vida de los organismos más simples, también debería ser posible hacerlo con los humanos. Afirmó a los inversores que algún día "podremos controlar el reloj biológico y mantenernos en la edad que queramos".

Perros viejos, trucos nuevos

La nueva compañía ha estado contactando a criadores de perros, especialistas en ética y veterinarios para comunicarles su plan de devolverles la juventud y aumentar la "esperanza de vida máxima", según sus documentos. La estrategia consiste en ganar un punto de apoyo en el mercado de mascotas "antes de pasar a los humanos".

A principios del año pasado, Rejuvenate Bio empezó a contactar con dueños de perros de la raza Cavalier King Charles spaniels, que son perros miniatura. La empresa les contó que planeaba emplear una terapia génica para tratar una dolencia cardíaca (la enfermedad de la válvula mitral) que mata alrededor de la mitad de estos pequeños perros a los 10 años.

Rejuvenate no ha hecho públicos los detalles de su terapia para perros, pero puede que parezca a un tratamiento que Davidsohn ya ha administrado en ratones para detener el daño cardíaco. Este tratamiento dependió de una terapia génica para bloquear una proteína, la TGF-beta. Esta molécula es considerada como el "interruptor maestro" durante el proceso por el cual las válvulas del corazón cicatrizan, se vuelven gruesas y se deforman; el mismo proceso que afecta a los perros.

Esta primavera, Davidsohn y Oliver viajaron a Chicago (EE. UU.) para un concurso nacional de perros, donde fueron agasajados con una cena de subasta con la que recaudaron varios miles de euros para las pruebas. La criadora de spaniels Patty Kanan dice que la investigación es "significativa para el Club Estadounidense de Cavalier King Charles Spaniel", del cual ella es presidenta.

En un panfleto informativo que se repartió entre los dueños de spaniels el año pasado, Rejuvenate declaró, sin reservas, que el tratamiento que todavía no se ha probado haría que las mascotas estuvieran "más sanas, felices y jóvenes".

Pero no todos los dueños de perros están tan impresionados. Para el editor del sitio web CavalierHealth.org, Rod Russell, la oferta es "pura exageración". Afirma que "no hay absolutamente ninguna prueba" de que los perros rejuvenezcan y que ni en las mascotas se puede afirman que un medicamento experimental funciona hasta que no se ha completado el estudio. "Nadie sería tan ingenuo como para dar dinero solo con la promesa de que este tratamiento hará que sus Cavaliers sean más jóvenes. ¿O sí?", pregunta el editor en su página.

Un Cavalier King Charles Spaniel. La adorable raza está plagada de una condición genética del corazón que los científicos están tratando de revertir.

Foto: Un Cavalier King Charles spaniel. La adorable raza está plagada de una condición genética del corazón que los científicos están tratando de revertir. Crédito: Matt Card | Getty.

Pero aunque el tratamiento lograra detener la enfermedad cardíaca progresiva, ¿acaso eso sería equivalente a "revertir la edad" de los canes o simplemente sería una forma de prevenir la enfermedad? Para Church, la respuesta está en si el cuerpo de un perro viejo puede sanar como el de un joven. En cualquier caso, Church predice que los dueños de mascotas no se preocuparán por la semántica "si el perro está saltando y moviendo la cola".

Ética para perros

No hace falta esperar a que se pueda revertir el envejecimiento humano para darse cuenta de que alargar la vida podría plantear algunos dilemas éticos. El pasado septiembre, los fundadores de Rejuvenate Bio viajaron a New Haven (EE. UU.) para participar en una mesa redonda con filósofos y especialistas en ética organizada por la veterinaria afiliada a la Escuela de Medicina de Harvard Lisa Moses.

Por ejemplo, extender la vida de los perros aumentaría el número de mascotas que sobreviven a sus dueños, lo que provocaría que dichos animales acabaran en refugios o fueran sacrificados. Moses advierte: "Me preocupan las consecuencias involuntarias. Me gustaría ver una investigación a fondo antes de que esto vaya mucho más allá".

Los perros de compañía en los que Rejuvenate quiere probar la terapia génica, también tienen menos protecciones éticas especiales que aquellos en las instalaciones de investigación. "Cuando se trata de experimentar, las mascotas caen en una zona gris legal", explica Moses. El poder de la vida y la muerte está en las manos de sus dueños; las personas pueden optar por sacar a un animal enfermo de su miseria o, con la misma frecuencia, tomar medidas médicas extraordinarias para salvarlo. Aunque según Moses, esto "no siempre beneficia al paciente".

Según el investigador de la Universidad de Washington (EE. UU.) Matt Kaeberlein, los tratamientos para alargar la vida basados ​​en la edición genética también podrían traer efectos secundarios inesperados. Kaeberlein está involucrado en un estudio llamado Dog Aging Project que está realizando pruebas con un fármaco llamado rapamicina para ver si realmente hace que los perros vivan más tiempo.

"La idea de que podamos diseñar genéticamente animales de laboratorio para que tengan una vida más larga ha sido validada. Pero luego está el problema de sacarlos del laboratorio. Habría que hacer concesiones", explica Kaeberlein. Cambiar un gen que daña el corazón podría tener otros efectos adicionales en los perros, incluso empeorando su salud de otras maneras. "Y cuando se hacen estas modificaciones genéticas, hay muchos casos en los que no funcionan como se esperaba. ¿Qué haremos con los perros cuyos tratamientos fracasen?", se pregunta Kaeberlein.

Al experto le gustaría ver pruebas más fuertes de rejuvenecimiento en ratones antes de que alguien lo intente en un perro. Hasta entonces, cree que los anuncios de medicina capaz de devolver la juventud deben mantenerse a raya. Kaeberlein concluye: "Pueden decir de todo lo que quieran sobre revertir la edad, pero aún no se ha hecho. Creo que es bueno para llamar la atención de las personas. Pero no estoy seguro de que sea el lenguaje más adecuado del mundo".

Biomedicina

Nuevas tecnologías y conocimientos biológicos empiezan a ofrecer opciones sin precedentes para mejorar nuestra salud.

  1. La terapia génica no salvará a nadie si la detección precoz no aumenta

    Cada vez aparecen más tratamientos capaces de evitar graves problemas genéticos. Pero para que sean eficaces, muchas deben administrarse antes de que se produzcan daños irreparables. Y para eso es imprescindible aumentar la amplitud de las pruebas de diagnóstico en recién nacidos

  2. 'The Moment', la película que el espectador controla con la mente

    Basta de quedarse sentado en la butaca a ver el montaje elegido por el director. La última creación de Richard Ramchurn incorpora un casco que registra las ondas cerebrales para modificar el contenido en función de la atención de una persona del público. La experiencia resulta sorprendente

  3. 'Los juegos del patógeno', así viviría el mundo un ataque bioterrorista

    La simulación recrea un escenario real en el que un malhechor provoca una pandemia mundial, un teatro que ayuda a los responsables a descubrir las mejores estrategias para responder al ataque. Gracias a avances como CRISPR, atentar contra la población con un virus modificado es cada vez más fácil