.

Computación

'Blockchain', las nuevas cadenas y bloques de la construcción del futuro

1

Más información, más segura y más ágil son algunos de los potenciales beneficios que las cadenas de bloques pueden aportar la edificación. Las disputas por la propiedad y la autoría, y hasta el desperdicio de materias primas, podrían desaparecer de esta industria gracias a esta nueva tecnología

  • por Patricia R. Guevara | traducido por
  • 14 Mayo, 2018

Mucha gente ya compara el nacimiento de blockchain con la revolución que supuso la llegada de internet. Las cadenas de bloques están expandiéndose más allá de las finanzas y ahora buscan transformar todas las industrias, desde la sanidad hasta las administraciones públicas. El sector de la construcción también está empezando a estudiar sus beneficios potenciales y, aunque está tecnología aún está dando sus primeros pasos, ya son muchos los expertos que aseguran que sus aplicaciones serán muchas y que irán más allá de las transacciones y los contratos inteligentes.

Al igual que en otros ámbitos, las cadenas de bloques pueden aumentar la transparencia y la seguridad de los procesos, y también ayudar a mejorar la gestión de la cadena de suministro y a favorecer que los edificios tengan una vida útil más sostenible y eficiente, entre otras ventajas. 

Internet de las cosas

"Internet de las cosas [IoT, por sus siglas en inglés] y blockchain van a ir de la mano sí o sí", adelanta el CTO de Clluc, Santiago Márquez. Dado que en construcción cualquier elemento puede sensorizarse y replicarse en el plano digital, las cadenas de bloques pueden ser el vehículo que garantice su incorruptibilidad y transparencia. "Puedes ponerle un sensor a un martillo, saber quién lo está utilizando y dónde y qué averías ha tenido", ejemplifica Márquez. La cadena de bloques encargada de gestionar la información de este martillo sería la que, a su vez, proporcionaría la garantía de que los datos son veraces y no han sido manipulados.

Con el edificio ya construido, los sensores podrían aplicarse para medir sus parámetros de sostenibilidad. "Si el edificio está sensorizado, su eficiencia energética puede controlarse y asegurarse con blockchain", apunta el CEO de PropTech Lab, Jorge Zanoletty. Pero esta aplicación puede llevarse a una escala aún mayor: la construcción de una ciudad. "Si tienes una plataforma de blockchain que conecta una ciudad inteligente a todos los niveles (transporte, sanidad, energía…) y una capa tecnológica común que une IoT, la ciudad interconectada es una realidad", explica el coordinador de Blockchain España y coautor del libro Blockchain: la revolución industrial de internet, Alex Preukschat. Dubái (Emiratos Árabes) ya tiene entre sus objetivos convertirse en la primera ciudad blockchain para el 2020.

Suministros más seguros

Otra de las áreas de oportunidad en construcción de blockchain es la cadena de suministro de materias primas. En las obras se encargan y administran muchos materiales que hay que controlar; algunos incluso tienen el riesgo de echarse a perder si no se utilizan a tiempo. "Uno de los problemas tiene que ver con el hormigón. Desde que se compra hasta que se usa pueden suceder muchas cosas que desnaturalicen sus propiedades. Eso tiene unos costes brutales", explica Márquez. Para gestionar estos riesgos se puede utilizar la cadena de bloques. El experto señala: "Con blockchain podemos seguir la trazabilidad de las materias primas y controlar de dónde vienen, por dónde pasan y qué controles se les han realizado". Esa huella digital de los materiales permite reciclarlos y reutilizarlos de manera más inteligente.

Foto: Con ‘blockchain’ se puede mejorar la cadena de suministro de materias primas y evitar que los materiales se estropeen o se pierdan.

Esto es lo que hace la compañía de soluciones de software para construcción basada en IoT y blockchain Intelliwave Technologies. La empresa ha creado SiteSense, una plataforma privada de cadena de bloques que "ya está utilizándose en proyectos de construcción en todo el mundo", asegura el CTO y cofundador de la empresa, Jordan Williams. El responsable amplía: "Acoplamos nuestra tecnología con sensores para hacer un seguimiento de cada actividad, materiales, equipos y documentos de registro durante todo el ciclo de vida del proyecto. Esto sirve para automatizar y validar las transacciones de forma más rápida, precisa y segura, y para conectar a todas las partes interesadas".

Otra de sus ventajas es que también "permite el intercambio de información crítica en tiempo real", señala Williams, y pone el siguiente ejemplo: "Si se aprueba una compra de una unidad de refrigeración grande, los detalles se comparten inmediatamente con el proveedor y el equipo de producción también ve la transacción. Se actualiza la lista de materiales, las fechas del envío y los trabajadores saben cuándo podrán usarlo. Cuando la compra llega, se registra automáticamente".

Información bajo llave

El software BIM (Building Information Modeling, Modelado con Información para la Construcción en español) está en auge y muchas empresas empiezan a usarlo como estándar. Sin embargo, la información producida se suele perder cuando se entrega el proyecto. Combinar BIM con blockchain podría evitar este problema. "Con una plataforma de cadena de bloques se puede hacer una trazabilidad total de la edificación: cómo se ha construido, cuáles son sus especificaciones técnicas, de dónde han venido los materiales, cuáles son y dónde están colocados. De esta manera, a lo largo de toda la vida del proyecto (en el uso, el mantenimiento e incluso la demolición), se dispondría de un recurso de información inmutable, transparente, fácil y poco costoso que haría su utilización más eficiente", detalla Zanoletty.

Blockchain también puede ayudar a proteger la propiedad intelectual: "Cuando se diseña en BIM, se añaden elementos constructivos, como una viga digital. Hasta ahora, los autores no tenían control sobre lo que habían creado y cualquiera podía apropiarse y modificarlo. La cadena de bloques permite dar a esos elementos una huella digital inalterable e intransferible", explica Zanoletty. "Combinar BIM y blockchain abre una fuente insondable de recursos", apostilla.

Un notario digital

Una de las principales características de la cadena de bloques es que elimina la necesidad de un intermediario en ciertos procesos. Así surge el concepto de smart contract o contrato inteligente, algo que se está desarrollando en muchos sectores y que también tienen su hueco en la edificación. "Blockchain es una tecnología en la que alguien puede llegar a un acuerdo con otra persona, sin que nadie tenga que mediar, de manera gratuita, instantánea y garantizada de por vida", explica el cofundador de Visual Technology Lab Iván Gómez.

"En construcción hay un montón de acuerdos pequeñitos en los que no es necesario que haya un notario humano y en las que blockchain puede actuar como un notario digital", detalla. "Será algo que podrá aplicarse en acciones asociadas al proceso de gestión de la edificación y a los mecanismos de emisión y validación de las certificaciones de obra", confirma el director de desarrollo de negocio del Colegio Oficial de Aparejadores y Arquitectos de Madrid (España), Felipe Aparicio.

Foto: La tecnología de cadena de bloques puede utilizarse para asegurar los registros de la propiedad y las transacciones inmobiliarias, especialmente en lugares con inseguridad y corrupción.

A su vez, su uso se ha vuelto muy popular para el registro de la propiedad. Por ejemplo, en Suecia ya se están realizado transacciones inmobiliarias entre todos los agentes implicados con blockchain. "En países donde hay corrupción o falta de garantías para mantener la propiedad esto se vuelve crítico", apunta Zanoletty. La empresa Bitland lo está implementando en Ghana. "Allí hay disputas frecuentes sobre la propiedad de las tierras, así que pensamos en usar blockchain", explica su CSO Chris Bates. Además de trifulcas, la incapacidad de los registros para actualizarse en tiempo real "habilita un escenario perfecto para el fraude y ralentiza el desarrollo económico; blockchain lo evita y mejora la transparencia", apunta Bates. Ahora están trabajando con la tribu de los lakota en Dakota del Sur (EE. UU.).

La unión hace la fuerza

Como demuestran todas estas iniciativas, la clave de la cadena de bloques está en su unión con otras tecnologías. "Si unes BIM, IoT y blockchain puedes obtener un gemelo virtual del edificio físico; muchísima información a través de sensores sobre las luces, la climatización y la calefacción; y una plataforma donde almacenar esos datos de manera inmutable, barata e imborrable", explica Zanoletty.

Por su parte, Gómez quiere combinar los smart contracts con realidad virtual, aumentada y BIM. "Se utiliza blockchain para crear los contratos inteligentes, que reflejan los acuerdos que se hacen a diario en una construcción y recogen los cambios que deben llevarse a cabo en una obra que acaba de entregarse al cliente. Con realidad virtual y aumentada se pueden marcar los desperfectos, teniendo como referencia el modelo de BIM para que el reparador los localice digitalmente. Todo quedaría registrado automáticamente", detalla.

Foto: La combinación de herramientas tecnológicas, como ‘blockchain’, IoT y BIM, es el futuro del sector de la construcción, que tendrá procesos más seguros, ágiles y eficientes.

Aunque hay muchas ideas sobre la mesa para utilizar las cadenas de bloques, no todas van más allá de un planteamiento teórico. "Ahora mismo, todo existe a nivel prototipo, pero aún no hay nada que esté funcionando de forma masiva", apunta Preukschat. Pese a ello, el potencial práctico del blockchain es indudable y por eso "casi todas las grandes empresas de España están estudiando cómo mejorar sus procesos con cadenas de bloques", dice Márquez. ¿Qué hace falta para impulsarlo? "Que la regulación y las leyes se pongan al día", opina Gómez.

"Todo esto suena a ciencia ficción", reconoce Aparicio, pero, en su opinión, "dentro de unos tres años, hablar de blockchain en la construcción será algo cotidiano". Parece que las cadenas de bloques han llegado para quedarse. Como dice Gómez, "si no existiera blockchain, tendríamos que inventarlo".

*Este contenido se publicó originalmente en el Blog de Innovación de Sacyr el 28/03/2018.

Computación

Las máquinas cada vez más potentes están acelerando los avances científicos, los negocios y la vida.

  1. Este es el dinero que se gana con cada tipo de ataque con botnets

    Analizar el modelo de negocio de las redes de dispositivos infectados permite saber cuánto cuesta crear una y cuánto se puede ganar con los distintos tipos de ataques que ofrecen. Un adelanto: lanzar un ataque DDoS con una botnet es la opción menos rentable

  2. Los chips que minan 'blockchain' están destruyendo su descentralización

    Algunos mineros se están alzando contra el poder de la empresa china Bitmain y sus ASIC especializados en las operaciones necesarias para añadir nuevos bloques a las cadenas. Su uso está concentrando esta capacidad en muy pocas manos, lo que amenaza la naturaleza descentralizada

  3. Nace la primera tienda especializada en vender algoritmos cuánticos

    Zapata Computing espera convertirse en un supermercado de software especializado para funcionar en ordenadores cuánticos. Si la tecnología logra aumentar sus aplicaciones, esta 'start-up' podría alcanzar una ventaja competitiva sin precedentes