.

Danil Polshin | Noun Project

Cadenas de bloques y aplicaciones

Alexa graba conversaciones privadas sin permiso y es espeluznante

1

Se ha descubierto que el asistente doméstico de Amazon no solo registra las órdenes que se le dan, también se activa de forma sigilosa para grabar conversaciones privadas. Puede entrar en la aplicación para repasar qué ha grabado sobre usted, aunque le advertimos que da un poco de miedo

  • por Rachel Metz | traducido por Mariana Díaz
  • 30 Mayo, 2018

Desde el año pasado tengo un altavoz inteligente en mi salón: un Echo Dot. Mi familia lo usa para pedirle a la asistente digital de Amazon, Alexa, que reproduzca música. Pero después de leer en un informe que un altavoz doméstico compatible con Alexa había grabado una conversación privada de la familia y la había enviado a un contacto, comencé a preguntarme: ¿qué pasa cuando no hablamos directamente con el altavoz inteligente?

Así que revisé mi historial de Alexa (puede hacerlo a través de la sección "Configuración" de la aplicación para smpartphone de Amazon Alexa) para ver qué tipo de cosas grabó sin que yo lo supiera. Fue entonces cuando se me erizaron los pelos de la nuca.

Además de todas las cosas que le he pedido a Alexa que haga, en los últimos meses también se ha activado varias veces al día, sin ninguna razón aparente. Me ha escuchado quejarme con mi padre sobre el trabajo, regañar a mi hija por no acabarse la cena y hablar con mi marido. Básicamente me ha grabado teniendo el tipo de conversaciones que uno tiene en casa cuando cree que nadie más le está escuchando.

Y eso es lo más aterrador, ya que yo no soy la única que mantiene estas conversaciones. Le abrí las puertas de mi salón a Alexa para que fuera más fácil escuchar a Pandora y revisar la previsión meteorológica. Lo que no quería era guardar un registro de los detalles más íntimos de mi familia o grabar a mi hija diciendo: "Mami, vamos en coche", y enviar el archivo de voz al almacenamiento en la nube de Amazon.

En los últimos años, la informática se ha vuelto ubicua. Esta situación me ha hecho debatirme entre la emoción y la inquietud por la idea de tener artilugios a mi alrededor que puedan registrar y hacer todo tipo de cosas. Amazon, Apple y Google han introducido a sus asistentes digitales en los últimos años, y algunas veces no le he prestado atención a algunas características mientras que otras me han asombrado. Pero hasta esta semana (y supongo que a otros consumidores les ha pasado lo mismo) no había sido consciente de lo que realmente significa este seguimiento constante.

Por ejemplo, si se quiere que la tecnología decida qué escuchar y cuándo, hay que hacer concesiones. A veces, confiar en palabras como "Alexa" u "Oye, Siri" no es más que una ilusión. Es posible que algunos fragmentos de sus conversaciones privadas hayan dejado de ser efímeras y ahora estén fuera de su control. Y es posible que sus hijos activen por accidente el altavoz inteligente y que también comience a grabarlos.

Reconozco mi parte responsabilidad como consumidora. Sabía que el conjunto de siete micrófonos que había puesto en el centro de mi casa podía oír lo que estábamos diciendo y actuar en consecuencia. También sabía que todo lo que le pedimos a Alexa estaba siendo grabado y enviado a Amazon, y que si quería podía reproducir estas grabaciones y eliminarlas.

En la aplicación Amazon Alexa (la versión de iOS se muestra aquí), puede escuchar y eliminar grabaciones individuales. Al presionar el botón Atrás, accederá al más reciente de la lista.

Imagen: en la aplicación de Amazon Alexa (la versión de iOS se muestra aquí), puede escuchar y eliminar grabaciones individuales. Al presionar el botón "Atrás", accederá al archivo de audio más reciente de la lista.

Pero repasar todos esos archivos resulta bastante frustrante. Puede navegar por la aplicación a través de miles de archivos almacenados durante meses, pero después de seleccionar uno y escucharlo, al tocar el botón "Atrás" volverá a la parte superior de la lista. Siguiendo este proceso, tardaría muchísimo en eliminar cientos de grabaciones realizadas sin mi consentimiento. Podría borrarlo todo de golpe, incluso las grabaciones legítimas, pero Amazon advierte que esto haría que Alexa no funcione tan bien, así que es poco probable que nadie lo haga.

Todavía no he decidido si Alexa debe abandonar nuestra casa; primero lo hablaré con mi familia. Pero puede apostar a que el micrófono del Echo Dot estará silenciado mientras lo discutimos.

Cadenas de bloques y aplicaciones

Qué significa estar constantemente contectados unos a otros y disponer de inmensas cantidades de información al instante.

  1. Los miedos y esperanzas de los artistas sobre el bum de los NFT

    Aunque existen desde hace años, el mundo del arte está siendo sacudido por la irrupción de los tokens no fungibles. Algunos los ven como nueva vía de financiación con la que ya se están lucrando, a otros les preocupa su impacto ambiental, que funcionen como estafa piramidal y que aumenten la desigualdad

  2. El bum de los juegos por voz: menos pantallas, mayor creatividad y atención

    El uso de dispositivos controlados oralmente se ha disparado durante la pandemia gracias a su capacidad de reducir el tiempo de exposición a pantallas y fomentar la imaginación y la actividad física de niños y adultos. ¿Se mantendrá su popularidad cuando las vacunas nos devuelvan a la normalidad?

  3. Facebook anuncia una pulsera para controlar ordenadores con el cerebro

    El dispositivo interpreta la actividad eléctrica de los nervios motores mientras envían información del cerebro a la mano y los convierte en órdenes computacionales. Aunque aún no se sabe cuándo se lanzará, a qué precio ni cómo se llamará, la red social aspira a combinarla con sus futuras gafas de RA