.

Justin Saglio

Negocios

Amazon y su relación de amor-odio con los pequeños comercios

1

Aunque el gigante ha inundado sus almacenes con robots, afirma que los humanos siguen siendo cruciales para su negocio. Pero su alto nivel de eficiencia está machacando el empleo de la competencia, e intenta compensarlo vendiendo productos de terceros a través de su plataforma

  • por Erin Winick | traducido por Mariana Díaz
  • 07 Junio, 2018

Amazon cuenta con una flota de más de 100.000 robots autónomos en sus almacenes. Estos cobots trabajan junto a los empleados humanos del gigante del comercio digital para ayudar a satisfacer su enorme demanda de almacenamiento (ver La simbiosis entre robots y humanos en Amazon es cada vez más estrecha y precisa).

Los robots de la compañía transportan artículos a través de sus enormes almacenes para recopilar todos los artículos de los pedidos de clientes, lo que reduce la necesidad de que los humanos interactúen con los productos. Pero el jefe de tecnología de Amazon Robotics, Tye Brady, insiste en que el mayor beneficio de estos robots es que mejoran la eficiencia de sus compañeros humanos, en lugar de limitarse a quitarles el trabajo.

Amazon no ha perdido el tiempo a la hora de contratar, y de hecho ya da empleo a más de 500.000 personas en todo el mundo (otra cosa muy distinta es la calidad de dichos empleos, ya que por ejemplo en España, la empresa ha vivido huelgas masivas en su mayor centro logístico). "Cuando recibes decenas de miles de pedidos simultáneos, sobrepasas lo que un ser humano es capaz de hacer", explicó Tye a la audiencia de la conferencia EmTech Next organizada esta semana por MIT Technology Review.

Los humanos siguen ofreciendo algunas habilidades claves en el proceso de almacenamiento, como la destreza, la capacidad de adaptación y el simple sentido común de toda la vida. Por ejemplo, cuando la mantequilla de las palomitas se salió de su cápsula en un almacén, se desparramó y ensució todo el suelo. Por supuesto, los robots no tenían ni idea de cómo manejar la situación, pero querían verla. "Los robots paseaban por encima de la grasa, se resbalaban y sufrían un error de codificador", recuerda Brady.

Así que tal vez sea cierto que los robots de Amazon no han provocado despidos en la propia compañía. Pero su empeño en desarrollar un almacenaje automático y altamente eficiente sí han provocado una pérdida masiva de puestos de trabajo en el comercio al por menor. Además, esta tendencia está afectando desproporcionadamente a las mujeres. Y sus tiendas sin cajas ni personal también podrían hacer tambalear este tipo de trabajos en los comercios minoristas.

Sin embargo, la empresa también ha puesto empeño en ofrecer servicios para que otras empresas más pequeñas puedan acceder a la plataforma de Amazon, lo que reduce un poco el impacto negativo. Brady explica: "Tenemos algo llamado Almacenamiento con Amazon. Resulta que más de la mitad de nuestro inventario procede de proveedores externos. Se trata de pequeñas tiendas familiares de todo el mundo. Ha sido un gran éxito para las pequeñas empresas en todo el mundo".

Negocios

Los avances tecnológicos están cambiando la economía y proporcionando nuevas oportunidades en muchas industrias.

  1. Empleos 2.0: el entrenador que enseña a jugar a videojuegos

    El auge de los 'eSports' mueve cada vez más dinero, así que no es de extrañar que los jugadores (por jóvenes que sean) estén contratando los servicios de expertos para mejorar sus habilidades. Así se paga los estudios Troy Hanson, el mejor entrenador de 'Fornite' según Gamer Sensei

  2. El hombre que podría convertir a China en líder del sector cuántico

    Jian-Wei Pan, conocido como "el padre de lo cuántico" de su país, ha logrado varios hitos como la primera conexión de vídeo intercontinental 100 % segura, y está guiando al gigante asiático para dominar la emergente era de la tecnología cuántica que podría revolucionar industrias enteras

  3. Los tres obstáculos que la renta básica universal debe superar en 2019

    Las pruebas piloto de renta básica universal más prometedoras están sufriendo retrasos y recortes. Los cambios de Gobierno, las dificultades de financiación o la incompatibilidad con otras ayudas hacen que la implantación de proyectos para garantizar ese ingreso mínimo sea complejo