.

La genealogista genética CeCe Moore junto a Henry Louis Gates Jr. en el plató de la serie Finding Your Roots de la PBS

Biomedicina

La detective que encuentra asesinos desde casa con ADN de su familia

1

"Si ha cometido un crimen, le encontraré a través de un primo segundo", advierte CeCe Moore, una de las genealogistas genéticas más experimentadas del mundo. Gracias a su trabajo, ha identificado al responsable de un asesinato cometido hace más de 20 años

  • por Antonio Regalado | traducido por Mariana Díaz
  • 05 Julio, 2018

CeCe Moore, una pequeña mujer de pelo rubio con rizos largos y gruesos, llora sentada en un sofá. Había sido contratada para vincular el ADN de una antigua escena de un crimen con un sospechoso. Así son los enigmas con los que trabaja: una mezcla de genética, registros censales y listas de amigos de Facebook.

Moore es, según su propia definición, una de las genealogistas genéticas más experimentadas del mundo. Así que no me extrañó que hubiera sido capaz de encontrar el vínculo que buscaba. Pero el resultado fue bastante sorprendente. Moore recuerda: "Pensé: ¡no puede ser! Esta persona no podría haber hecho esto".

Moore estaba conmocionada. Alguien había cometido un asesinato y luego había con su vida normal, sin esperar ser atrapado, sin darse cuenta de que, en aquel momento, ella le estaba buscando a través de su ordenador portátil.

Las habilidades de detective genética de Moore se han visto en la serie Finding Your Roots de la PBS, en 20/20 y en programas de televisión diurnos como The Dr. Oz Show, donde usan pruebas de ADN para encontrar a los padres de niños adoptados, niños abandonados en contenedores de basura y "niños de guerra" engendrados durante los conflictos. A lo largo de su carrera, ha resuelto cientos de casos de padres desconocidos.

"Si usted ha cometido un crimen, le encontraré a través de un primo segundo"

Este año, el público se enteró de una nueva y sorprendente aplicación de su trabajo. En abril, la policía de California (EE. UU.) informó de que había utilizado una colección de perfiles de ADN de acceso libre almacenados en un sitio web para encontrar al asesino de Golden State, un conocido violador y asesino en serie que estuvo activo durante la década de 1970 (ver El ADN de un millón de personas para encontrar a un asesino en serie).

Aunque Moore no estuvo involucrada en este proceso, se convirtió en el hito que tanto tiempo llevaba esperando. Dos semanas más tarde, Parabon NanoLabs, una compañía especializada en medicina forense, anunció que formaría una "unidad de genealogía genética" con Moore al mando. Si Parabon recibe ADN de una mancha de sangre vieja o de una muestra de violación, Moore intenta averiguar a quién pertenece.

En mayo, Moore tardó dos días en encontrar al responsable de un asesinato doble cometido hace 20 años, y cree que tiene la solución a varios asesinatos más. Los anuncios pueden llegar en cualquier momento.

Moore no tiene ningún título científico. Al igual que otras destacadas figuras de la comunidad genealógica, ella es autodidacta. Perfeccionó un conjunto de métodos que comparte en conferencias, cursos y en un grupo privado de Facebook, TheDNADetectives (los detectives del ADN), que cuenta con 90.000 miembros. Muchos de los miembros son personas adoptadas o hijos de donantes de esperma u óvulos que están buscando a sus padres biológicos.

Los genealogistas construyen árboles genealógicos. ¿Tiene Jesse James algún tipo de relación de parentesco con Winston Churchill? Los genealogistas genéticos hacen lo mismo, pero usan pruebas de ADN de consumo para acelerar el proceso. En sus inicios, la industria de pruebas de ADN era pequeña, ahora está compuesta por compañías como Ancestry.com y 23andMe y posee los perfiles de más de 12 millones de personas.

A medida que los números crecen, la posibilidad de que una persona cualquiera permanezca en el anonimato se evapora (ver Estas son las probabilidades de que le identifiquen a través de su ADN). Esto es porque su ADN no es completamente suyo. Los miembros de una familia, incluso los lejanos, comparten fragmentos de ADN que coinciden. Si Moore puede encontrar una coincidencia, solo tiene que ir al árbol genealógico de una persona en para rellenar los espacios en blanco.

Moore advierte: "Si usted ha cometido un crimen, le encontraré a través de un primo segundo".

Analizar el ADN

Moore vive en a las afueras de San Diego (EE. UU.), en una zona de montañas, senderos naturales y desarrollos planificados con elegantes extensiones de casas de estuco y tejas de estilo español. Dentro de su casa debería haber luz, pero Moore tiene las cortinas cerradas. Todos los días se pasa horas sentada en pijama en un gran sofá beige de su salón, su "oficina", donde intenta identificar a los responsables de los actos más desagradables que los seres humanos pueden cometer.

Sus herramientas de trabajo son: un ordenador portátil, una conexión wifi, un cuaderno y una  gran pizarra blanca recién adquirida, ubicada en su comedor. Hace poco, la uso para apuntar el número de un caso junto a un árbol genealógico a medias, con fechas de nacimiento al lado de cada nombre.

Por unos 3.000 euros, Parabon ofrece a la policía un servicio llamado Snapshot. Con el ADN de un sospechoso desconocido, el que suele encontrarse en la escena del crimen en una salpicadura de sangre, debajo de las uñas de las víctimas o en una colilla, la empresa puede predecir el aspecto de esa persona y crear un dibujo, similar a un boceto policial. En una ocasión, en boceto fue tan convincente que un asesino de Texas de 21 años se entregó voluntariamente días después de que la policía enseñara el dibujo por televisión.

Ahora que la compañía ya ha captado el interés de la policía con sus bocetos, está intentando ofrecer lo que Moore llama el "nuevo paquete", un servicio que básicamente se refiere a los servicios de Moore.

Con un perfil de ADN, la detective genética evalúa, en una escala del uno al cinco, si es probable resolver el caso mediante genealogía genética. Cinco significa que es casi imposible y el uno es una apuesta segura. La clasificación depende de factores como la calidad del ADN y el número de parientes vinculados presentes en una datos abierta llamada GEDmatch, que cada vez es más grande. De momento, Parabon ha vinculado 100 casos con ADN de la base de datos, y Moore ha estado trabajando en unos 10.

Su primer éxito llegó menos de un mes después la identificación del asesino de Golden State. El caso contaba con el ADN de la escena del crimen de un doble asesinato sin resolver, cometido en 1987 en EE. UU.. Moore accedió al perfil de ADN un viernes y el lunes por la mañana ya tenía la respuesta. Resultó más fácil de lo que esperaba, ya que encontró a parientes de ambos lados de la familia del asesino. Eso le permitió triangular a una pareja con tres hijas y un hijo. Por eliminación, el asesino debía ser él.

Jay Cook y Tanya Van Cuylenborg fueron asesinados en 1987. Durante una conferencia de prensa en mayo, los investigadores en el estado de Washington dijeron que la genealogía genética había señalado a un sospechoso en el caso frío.

Foto: Jay Cook y Tanya Van Cuylenborg fueron asesinados en 1987. Durante una rueda de prensa en mayo, los investigadores de Washington (EE. UU.) afirmaron que la genealogía genética había permitido identificar a un sospechoso. Crédito: Associated Press

En mayo, la policía arrestó a William Earl Talbott, de 55 años, cuando salía del trabajo. Su nombre nunca había aparecido en la investigación. "Si no hubiera sido por la genealogía genética, no estaríamos aquí hoy", expresó el detective de Snohomish (EE. UU.) Jim Scharf durante una rueda de prensa televisada. La cara de Moore se proyectó en un enlace de vídeo detrás de él.

Secretos oscuros

Moore se aficionó a la genealogía cuando investigó a su propia familia hace años. Al principio, los mapas genéticos solo ofrecían vínculos con antepasados y grupos históricos. Pero en 2012, compañías como Ancestry.com empezaron a utilizar chips avanzados que leían medio millón de letras de ADN de los cromosomas, lo que aumentaba la precisión de las coincidencias entre parientes.

Moore desarrolló una práctica que ayuda a las personas a rastrear a los donantes de esperma y las madres que los dieron a sus hijos en adopción. Le da igual que un hombre haya firmado un contrato con un banco de esperma, o que una mujer haya firmado documentos de adopción. La detective defiende su postura: "Un niño no es parte de ese acuerdo. Creo firmemente que cada individuo tiene derecho conocer sus raíces. Cuando supe que había un grupo de personas a las que se negó el acceso a esa información, sentí que era un error social. Quería hacer algo al respecto".

Moore tiene una doble tarea, descubrir secretos, pero también guardarlos. Los resultados del ADN le permiten ver infidelidades, o lo que se denomina "paternidad errónea". En su tiempo libre está creando una base de datos de incestos. Afirma que probablemente haya encontrado más pruebas directas de ADN de incesto que cualquier otra persona en el mundo.

"En realidad, las personas guardan grandes y oscuros secretos", señala Moore.

El año pasado, Moore entendió algo que no era muy obvio: los resultados de ADN de Parabon también podrían incluirse en GEDmatch. La plataforma alberga alrededor de un millón de perfiles, que han sido publicados por genealogistas para poder comparar los resultados de ADN obtenidos de diferentes compañías de pruebas comerciales.

A diferencia de Ancestry.com y 23andMe, que no permiten a la policía buscar en sus bases de datos, en ese momento, GEDmatch no tenía reglas bien definidas sobre el uso que los investigadores podían hacer de la información. Moore creía que podía resolver asesinatos, pero resistió el impulso de registrar la base de datos en secreto. La detective genética explica: "Aquellas noches no podía dormir porque tenía muchas ganas de investigar. Si yo fuera cualquiera otra persona, podría haberlo hecho tras bambalinas, pero llevo años siendo líder de la comunidad y soy responsable de miles, tal vez decenas de miles, [de perfiles] en GEDmatch", explica Moore.

Más tarde, en abril, la policía arrestó al sospechoso de Golden State. En una rueda de prensa, los fiscales afirmaron que habían utilizado métodos "avanzados" de investigación. De hecho, la policía había creado un perfil de ADN y lo había subido a GEDmatch, tal y como Moore había imaginado.

El debate estalló en la pequeña comunidad de genealogistas genéticos. Algunos no creían que usar la base para encontrar un asesino estuviera mal; pero otros estaban escandalizados porque la policía hubiera buscado un millón de perfiles de ADN en secreto. Para Moore, la amplia publicidad del caso era una señal de luz verde. El secreto había sido descubierto. Los que estaban en contra de ese uso simplemente podían eliminar sus perfiles.

Encontrar la coincidencia

Lo primero que hace Moore para investigar un crimen es solicitar a Parabon el perfil de ADN almacenado en GEDmatch (después del caso de Golden State, el sitio actualizó sus reglas, para permitir de forma oficial el almacenamiento de perfiles de la policía, pero solo para "crímenes violentos"). Las probabilidades de Moore de encontrar un pariente genético son bastante altas. De acuerdo con un análisis matemático realizado en mayo por los genetistas de la Universidad de California en Davis (EE. UU.) Doc Edge y Graham Coop, la posibilidad de que un estadounidense de origen europeo tenga al menos un primo segundo (y tal vez un pariente más cercano) en una base de datos del tamaño de GEDmatch es del 25 %. Para otras razas, la figura es más baja. Los dos presuntos asesinos que han sido atrapados mediante genealogía son blancos.

Si Moore encuentra a una persona que comparte ADN con el sospechoso, una "coincidencia", puede saber cuál es su grado de parentesco. Un padre y un hijo comparten el 50 % de su ADN, los primos hermanos comparten el 12,5 % y así sucesivamente. Una vez que tiene una coincidencia, trabaja hacia atrás en el tiempo para localizar a los antepasados ​​del sospechoso y el vínculo.

Cuando ha identificado a los posibles ancestros, avanza en la historia, ubicando a los hijos de cada generación hasta que llega al momento actual. Este proceso revela el árbol genealógico al que pertenece el sospechoso. No hay una atmósfera tipo CSI, pantallas múltiples ni grandes ordenadores. Solo es Moore sentada en su sofá y buscando en sitios como Newspapers.com y Classmates.com, anuarios escolares, Facebook y registros censales.

Finalmente da con el sospechoso por un proceso de eliminación, ya que a veces puede tener cientos de parientes a los que analizar. Aquí es donde las habilidades de Moore se vuelven más importantes. Descarta a las mujeres, a las personas con edades que no concuerdan y a las que viven en lugares equivocados. Los eventos familiares que se reflejan en el ADN, como los matrimonios entre primos más lejanos, también pueden reducir drásticamente la lista.

Moore debe tener cuidado de que su trabajo sea preciso, y puede proporcionar más de un nombre si la respuesta no está clara. Esto significa sospechar de personas inocentes. La detective admite: "Me preocupa que atrapen a personas inocentes. Por otro lado, ya están investigando a cientos de personas. Personas que no están relacionadas en absoluto. Cuando hago este trabajo, [les doy] una lista mucho más pequeña".

Genealogist CeCe Moore aparece en una pantalla detrás del sheriff del condado de Snohomish Ty Trenary en mayo. Moore ayudó a la policía a identificar a un sospechoso de asesinato, William Earl Talbott.

Foto:  La genealogista CeCe Moore aparece en una pantalla detrás del sheriff Ty Trenary. Moore ayudó a la policía a identificar al sospechoso de asesinato William Earl Talbott. Crédito: Departamento del Sheriff del condado Snohomish.

Un caso "impactante"

Es probable que cientos de violaciones y asesinatos sin resolver se puedan descifrar mediante genealogía genética. Algunos posibles candidatos podrían ser el asesino del zodiaco y el responsable de la muerte de la pequeña JonBenét Ramsey. Estos criminales cometieron terribles asesinatos, algo que hace que Moore tema por su propia seguridad.

El argumento a favor de usar bases de datos de ADN para resolver crímenes es que hará que la sociedad sea más segura. Pero Moore ha aprendido que esto no siempre es así. A veces, el asesino de un "caso archivado" ha vuelto a llevar una vida normal y no ha cometido ningún otro crimen. A Moore le preocupa lo que eso significa. Ella también tiene problemas cuando los padres de la víctima han fallecido, porque ellos no podrán cerrar el caso. Moore se lamenta: "La verdad es que odio cuando ambos padres han muerto".

Moore resolvió otro nuevo caso en junio, aunque ella no lo describe así. En su opinión, quien resuelve los crímenes es la policía. Es muy normal que los detectives trabajen durante años en un caso que nunca llegan a descifrar. Aunque Moore puede proporcionar un nombre, la determinación final de culpabilidad se la deja a la policía y al sistema judicial.

Todavía no se ha anunciado ningún arresto por este caso. Puede que no tarde. Para Moore, los hechos son "impactantes".

El caso es de hace unos 20 años. Un hombre casado y con hijos construyó un negocio muy exitoso y a día de hoy está muy bien valorado en su comunidad. Pero al parecer, cometió un acto horrible hace dos décadas, aunque nunca volvió a cometer otro. El sospechoso está presente en las redes sociales.

"¿Cómo es posible? ¿Cómo pudo hacerlo?", se pregunta Moore, y añade: "Realmente luché con las respuestas. ¿Cómo podría esta persona ser capaz de hacer algo así? Es injusto que la víctima se haya ido y el culpable ahora lleve una vida normal. Tengo que conectar estas dos ideas".

Moore sabe quién es el asesino, sabe que su investigación destruirá a su familia, tal vez a su negocio, y dejará a la comunidad estupefacta. Pero ella resolvió el rompecabezas.

Biomedicina

Nuevas tecnologías y conocimientos biológicos empiezan a ofrecer opciones sin precedentes para mejorar nuestra salud.

  1. Un nuevo magnetómetro podría diagnosticar fallos cardíacos en fetos

    El gran avance del dispositivo es que funciona a temperatura ambiente, lo que le permite acercarse lo suficiente al órgano como para captar sus señales magnéticas. Gracias a él, se podrían empezar a medir signos biomagnéticos de órganos como el cerebro, que hasta ahora eran imposibles de registrar

  2. El universo creó los aminoácidos poco después del Big Bang

    Parece que colonizaron el universo primitivo mucho antes de que surgiera la vida, unos 9.000 millones de años antes. Esto contradice la clásica idea de que estas moléculas son un indicio del potencial de crear vida y complica las investigaciones que intentan descubrir su origen

  3. Este algoritmo detecta los ataques cardíacos tan bien como un humano

    Una red neuronal entrenada con datos de pacientes ha igualado la capacidad de los cardiólogos para analizar las señales que detectan un infarto de miocardio. El aprendizaje automático progresa y su potencial para aplicaciones médicas es enorme