.

Tim Lahan

Negocios

La IA y la India se necesitan mutuamente para evolucionar

1

El país debe automatizar sus industrias para poder competir a nivel internacional y solucionar sus problemas de corrupción. Por su parte, la inteligencia artificial puede aprovechar la diversidad de dialectos, vestimentas y culturas de la india para superar sus limitaciones

  • por Varun Aggarwal | traducido por Mariana Díaz
  • 06 Julio, 2018

En 2010, contraté a dos ingenieros de una universidad de la India para que me ayudaran a desarrollar un producto para calificar automáticamente el nivel de inglés de los candidatos. Un año después, llamaron a la puerta de mi oficina muy preocupados y me dijeron: "Estamos trabajando con aprendizaje automático, pero todos nuestros compañeros están haciendo ingeniería de software. ¿Tenemos futuro en esto?".

Desde entonces, las cosas han cambiado drásticamente. A día de hoy, en la India, todos los ingenieros piden algún tipo de proyecto de aprendizaje automático. La mayoría de las empresas tienen un sistema de administración descendente para incorporar la inteligencia artificial (IA) a sus procesos y productos. La fiebre por la IA ha llegado hasta el Gobierno; este año, el ministro de Economía, Arun Jaitley, anunció que el país lanzará un programa nacional para promover la investigación y el desarrollo de la IA.

Esta nueva euforia de la India por la inteligencia artificial es algo irrealista. El número de investigadores y publicaciones relacionadas con la IA en el país es relativamente pequeño. Entre 2015 y 2017, la contribución de los investigadores indios en las principales conferencias de IA fue una quinta parte frente a la de Estados Unidos y una octava parte si se compara con China. En la última conferencia de la Asociación para el Avance de la Inteligencia Artificial, los investigadores indios presentaron 20 documentos, en comparación con los 307 de nuestros compañeros estadounidenses y los 235 de China. La mayoría de las instituciones de investigación de la India tienen, en el mejor de los casos, un programa rudimentario de investigación en IA. El país casi no aporta conocimiento nuevo sobre aprendizaje automático y carece de experiencia local sobre los avances de otros países.

Todo esto podría ser catastrófico para el país. La India necesita desarrollar y comercializar su inteligencia artificial para que sus negocios resulten competitivos a nivel mundial. La IA también podría ayudar a abordar los problemas sociales del país, en particular la corrupción y la falta de infraestructuras.

Pero la propia inteligencia artificial también necesita a la India. Su diversidad de idiomas, dialectos, acentos, escrituras, vestimenta y cultura supone muchos desafíos para la tecnología. Las técnicas actuales de IA tienen una capacidad limitada para manejar la complejidad, y tendrán que madurar para enfrentarse a la enorme diversidad del país. Las necesidades de la población india también plantean desafíos interesantes para la IA. Por ejemplo, los investigadores de Estados Unidos esperan que la IA pueda hacer que los médicos sean más eficientes, mientras que la pregunta en la India es cómo la IA puede hacer el trabajo de un médico en áreas rurales que actualmente carecen de atención médica. Los retos endémicos que presenta el país podrían ayudar a que todo el sector avance.

El comercio internacional de la India suele estar relacionado con servicios informáticos y externalización de procesos comerciales. Estas empresas dependen del gran activo demográfico del país: muchos habitantes hablan inglés y tienen formación básica en matemáticas, ordenadores y programación. Esta mano de obra cualificada combinada con los bajos costes del país han impulsado el crecimiento de estos sectores de servicios durante las últimas tres décadas.

La industria de subcontratación de procesos de negocio se compone principalmente de tareas que se reducen a la transcripción de voz, la digitalización de formularios escritos a mano y el etiquetado de imágenes. El problema, es que a las máquinas cada vez se le dan mejor estos trabajos. El aprendizaje automático también es bueno en tareas que requieren habilidades analíticas básicas, como clasificar documentos, puntuarlos y generar datos estructurados a partir de ellos. Los bots ya pueden procesar mensajes simples de chat y correo electrónico, mientras dirigen las comunicaciones más complejas a sus compañeros humanos.  Pero incluso en esta situación, el aprendizaje automático puede generar posibles respuestas para que los operadores humanos seleccionen o modifiquen la más adecuada.

La India necesita desarrollar y comercializar servicios de IA para que sus negocios puedan competir a nivel mundial.

La situación no es tan grave para la industria de servicios informáticos, que todavía necesita a humanos para escribir los programas. Pero incluso allí, la automatización ya está jugando un papel en los servicios más allá de la programación pura y dura. Las máquinas se encargan de cosas como la monitorización de la red, las pruebas y el mantenimiento de la infraestructura. La gran oportunidad para la industria informática india consiste en proporcionar servicios de ciencia de datos al mundo. Las empresas del sector ya han comenzado a ensayar con inteligencia artificial, pero el país no cuenta con talento capacitado.

India quiere revivir su industria de fabricación a través de una iniciativa de Make in India (Fabricado en India) que ha recibido mucha publicidad, pero el proyecto no se centra en técnicas de automatización. Por el contrario, China ha convertido la robotización en su prioridad número uno (ver China quiere reemplazar millones de trabajadores humanos por robots).

También falta potencial y habilidades. El primer paso clave para mejorar la eficiencia con robótica e inteligencia artificial consiste en identificar un problema y convertirlo en un problema de aprendizaje automático. Pero pocas empresas indias se han enfrentado a ese desafío. Por mucho que quieran (o las obliguen a) utilizar el aprendizaje automático, no saben cómo hacerlo. La mayoría de los científicos de datos en India carecen de los conceptos básicos necesarios para hacer que el aprendizaje automático funcione.

En esta segunda era de las máquinas, disponer de una población masiva como la que tiene la India ya no es una ventaja competitiva como en los últimos 30 años. Las empresas de servicios del país se verán compitiendo con compañías internacionales que aumentan o incluso reemplazan a los trabajadores humanos con algoritmos sofisticados.

India afirma que quiere aumentar la prosperidad de sus ciudadanos. Pero para ello, deberá adoptar la IA a lo grande. ¿Cómo? Lo primero es tratar de atraer a una masa crítica de expertos en inteligencia artificial: doctores de universidades de primer nivel. El Gobierno podría ayudar a reunir un equipo de 500 investigadores de inteligencia artificial en las instituciones públicas de la India durante los próximos cinco años mediante un atractivo programa de becas para docentes y estudiantes de doctorado. Si esto se combina con iniciativas privadas de investigación, el país podría dar con el catalizador que necesita.

La India debe mejorar su ecosistema tecnológico para poder aprovecharse del potencial de las nuevas herramientas con las que podría solucionar algunos de sus enormes desafíos. Entre ellos destacan la atención médica, la banca, el saneamiento, la agricultura y la educación, y también la corrupción que los envuelve a todos. Para ello, podrían utilizar métodos de diagnóstico económico, procesamiento automático de aplicaciones y material didáctico y formativo.

Por ejemplo, hace poco un joven empresario de Jaipur (India) me enseñó un sistema capaz de analizar imágenes de ciertos granos de cultivo para determinar su calidad y estimar el precio que podrían alcanzar en el mercado. Un sistema como este puede ayudar a nivelar el terreno de juego entre los agricultores y los compradores al por mayor. Otro ejemplo es un asistente automatizado que enseña habilidades de programación, un proyecto en el que mi equipo está trabajando actualmente.

La industria y la comunidad investigadora de la India necesitan hacer un mejor trabajo en cada lado de su relación simbiótica, en la que la industria proporciona problemas y datos, y los investigadores desarrollan algoritmos y soluciones. Las empresas indias ayudaron a impulsar el progreso del país en las últimas tres décadas al crear la demanda de programadores básicos y apoyar los programas de pregrado en las universidades e institutos. Pero ahora deben cambiar el enfoque; comenzar a formar equipos de doctores y ayudar a que los programas de doctorado universitario presenten buenos candidatos. El futuro del país depende de eso.

*Varun Aggarwal es cofundador de Aspiring Minds, una compañía que usa la IA para emparejar a trabajadores y empleos, y autor del libro sobre la necesidad de India de reformar su ecosistema de innovación, 'Leading Science and Technology: India Next?'

Negocios

Los avances tecnológicos están cambiando la economía y proporcionando nuevas oportunidades en muchas industrias.

  1. Conoce a los 35 jóvenes más innovadores de Latinoamérica de 2018

    Estas 9 mujeres y 26 hombres son los latinoamericanos con mayor potencial para cambiar el mundo gracias a sus revolucionaras prótesis, sus nuevos sistemas de pago, su consultoría de polinización, sus robots e IA y sus nuevos materiales y tratamientos médicos, entre otros proyectos. Así son los 35 ganadores de Innovadores menores de 35 Latinoamérica 2018 de 'MIT Technology Review en español'.

  2. 'Digital twin', un gemelo virtual para aconsejar a la industria 4.0

    Las copias digitales de elementos físicos, como fábricas y edificios, aprenden automáticamente de los sistemas reales a los que imitan. Simulan su comportamiento y lo mejoran al instante, lo que traduce en más eficiencia y ahorro de costes, y son aplicables a todos los sectores

  3. Conoce a los 35 jóvenes más innovadores de Europa de 2018

    12 mujeres y 23 hombres conforman la lista de ganadores de Innovadores menores de 35 Europa 2018 de 'MIT Technology Review en español'. Sus novedosos enfoques de consumo, ciberseguridad, tratamientos, transporte y computación podrían estar a punto de cambiar el mundo