.

Christopher Pissarides durante su ponencia

Tecnología y Sociedad

Sanidad, ocio y trabajos domésticos: los empleos que escapan de la IA

1

Frente a quien asegura que la inteligencia artificial no hará más que destruir puestos de trabajo, el ganador del premio Nobel de Economía en 2010, Christopher Pissarides, afirma que los empleos que se destruyan simplemente cambiarán de sector

  • por Olga Rodríguez | traducido por
  • 18 Julio, 2018

El ganador del Premio Nobel de Economía en 2010, Christopher Pissarides, ve con optimismo el futuro de un mercado laboral en el que la inteligencia artificial (IA) y los robots formen parte de la mano de obra de distintos sectores. En cuanto a la destrucción de empleo que podría causar la IA, afirma que "no es pesimista" y asegura que "los puestos de trabajo que se pierden con los robots, simplemente cambian de sector" (ver "Cada empleo que destruye la tecnología genera uno nuevo").

El economista de origen chipriota pronunció este esperanzador discurso durante la Cumbre de Economía Circular e Innovación Tecnológica celebrada este mes en Madrid (España), que contó con la participación de varios líderes mundiales, entre ellos, varios premios Nobel, el presidente electo de Colombia, Iván Duque, y el expresidente de Estados Unidos (EE. UU.) Barack Obama.

Foto: El expresidente de Estados Unidos Barack Obama durante su conversación con Juan Verde, presidente de la Advanced Leadership Foundation. Crédito: MIT Technology Review en español.

Su intervención se centró en cómo las nuevas tecnologías están irrumpiendo en el ámbito laboral. Destacó que "la tecnología no afecta de forma uniforme a todos los sectores", lo que provoca que "se modifiquen los patrones de empleo". "¿Dónde fue el empleo de la agricultura cuando ésta empezó a incorporar avances tecnológicos?", preguntaba el economista a una audiencia de más de 1.500 asistentes. La respuesta la dio él mismo: "Al sector servicios".

Son varias las investigaciones que afirman que los empleos que más sufrirán la automatización asociada a las nuevas tecnologías serán los más repetitivos, rutinarios y de baja cualificación (ver La automatización del empleo destruirá las ciudades pequeñas y saturará las megaurbes aún más). Sin embargo, para Pissarides, la inteligencia artificial se cebará especialmente con los "puestos de cualificación intermedia", mientras que los trabajos poco cualificados no "notarán el impacto de las nuevas tecnologías".

El Nobel insistió en que "aparecerán nuevos empleos" y destacó tres sectores en los que la automatización lleva las de perder: "el sector de la salud, el ocio, los trabajos domésticos". Mencionó, por ejemplo, que el empleo de "paseador de perros" no podrá ser automatizado.

Más trabajos, más verdes

Más allá de la automatización, el economista también tuvo tiempo para comentar la necesidad de que la sociedad se dirija hacia un mundo más sostenible que dará lugar a "trabajos más verdes". En su opinión, "la gente se está preparando para pagar más" por servicios que garanticen el respeto al medioambiente.

En la misma, Obama aseguró que "el camino hacia la sostenibilidad y la lucha contra el cambio climático también pueden crear más empleos". El expresidente destacó en su intervención que "pese a todos los problemas a los que nos enfrentamos, el mundo nunca ha sido más rico, ni ha estado más sano y mejor educado que hoy".

Tecnología y Sociedad

Los avances tecnológicos están cambiando la economía y proporcionando nuevas oportunidades en muchas industrias.

  1. "Temo a la muerte pero temo más convertirme en un ser decrépito"

    El médico y experto en ética Ezequiel Emanuel fue el principal ideólogo del 'Obamacare' y hace cinco años anunció que cuando cumpla 75, dejará de someterse a tratamientos médicos. El experto critica a quienes pretenden alargar la vida sin tener en cuenta si será una vida de calidad o significativa

  2. Los hackers que ayudan a las mujeres a escapar del acoso digital

    La violencia machista se ha modernizado gracias a aplicaciones de 'stalkerware' y otras tecnologías. Para solucionarlo, la ciudad de Nueva York ha lanzado un proyecto piloto con un grupo de informáticos que ayudan a las víctimas a recuperar su privacidad y aumentar su seguridad

  3. La censura y el consumismo inspiran un nuevo tipo de arte en China

    Los dispositivos tecnológicos, la pérdida de identidad (o la identidad propia), los líderes tecnológicos y las páginas web censuradas se han convertido en objetos artísticos en el país asiático. Sus creadores critican cómo la tecnología está transformado su sociedad a peor