.

Bernardo Kliksberg, durante su intervención en la Cumbre de Innovación Tecnológica y Economía Circular.

Negocios

"La ética que se pide a los políticos se demanda también a la empresa"

1

Para el padre de la RSC y asesor de la ONU, Bernardo Kliksberg, la sociedad se enfrenta a siete macrodesafíos en los que la tecnología puede ser parte del problema o de la solución. Opina que todos, desde los líderes tecnológicos hasta los jóvenes tienen un papel que jugar

  • por Olga Rodríguez | traducido por
  • 19 Julio, 2018

El padre de la Responsabilidad Social Corporativa (RSC), asesor de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y economista, Bernardo Kliksberg, fue uno de los ponentes más destacados de la Cumbre de Innovación Tecnológica y Economía Circular celebrada este mes en Madrid (España). Kliksberg aprovechó su intervención para lanzar los siete macrodesafíos a los que, en su opinión, la sociedad debe hacer frente: la crisis de valores filosóficos, el avance de la tecnología a favor de la humanidad, la pobreza, la desigualdad de género, la ecología, la incorporación de los jóvenes como motores de cambio y, por supuesto, la propia RSC.

Como buen padre orgulloso de su criatura, considera que la responsabilidad social corporativa es clave para evitar "los importantes riesgos que vienen con la tecnología". En una entrevista con MIT Technology Review en español, Kliksberg se refiere con preocupación al libro Homo Deus, del profesor e historiador israelí, Yuval Harari. El texto reflexiona sobre la pérdida de control del ser humano sobre la tecnología. Por ello, Kliksberg pide a los "tecnólogos y científicos que trabajen al servicio de la humanidad para evitar los riesgos de la autonomización de la inteligencia artificial".

Para el experto, existe un reto de formación ética alrededor de la tecnología. Se pregunta quién debe ejercer esta formación, y él mismo responde que deben ser los propios profesionales los que tomen las riendas de "utilizar la tecnología con fines éticos" ya que, además, son ellos mismos los que "permanentemente reclaman la necesidad de regular" (Ver Elon Musk quiere regular la inteligencia artificial antes de que "sea demasiado tarde").

"Hay otra meta inmensa que es poner la tecnología al servicio de la lucha contra la pobreza y la desigualdad", comenta Kliksberg, y lo resume con dos ejemplos. En primer lugar, el programa One Laptop Per Child (Un ordenador portátil por niño) desarrollado por el MIT (EE. UU.) y que ofrece equipamiento tecnológico a niños de lugares en vías de desarrollo. En segundo lugar, la iniciativa Liter of Light (Un litro de luz) que ha permitido iluminar viviendas en zonas donde no llega la electricidad mediante una botella vacía de agua o refresco que atrapa la luz solar. "La tecnología puede hacer muchas cosas por las personas, pero para que así sea, hace falta iniciativa", resume Kliksberg.

"Hay otra meta inmensa que es poner la tecnología al servicio de la lucha contra la pobreza y la desigualdad"

Para defender el potencial de la RSC, Kliksberg recuerda el trágico derrumbamiento del "edificio en Bangladesh que produjo la muerte de más de 2.000 personas que trabajaban en condiciones muy precarias para marcas europeas". Advierte que "si las empresas no actúan correctamente, la reacción que tuvo la sociedad cuando se vino abajo será un habitual en los próximos años". Y es que el gurú de la cara más social de las empresas asegura que las exigencias de una sociedad cada vez "más organizada" tendrán consecuencias en la labor empresarial. "La ética que los ciudadanos piden a sus políticos, la empiezan a pedir también a las marcas", afirma el experto.

Además de la exigencia de la sociedad, considera que la labor de empresarios como Bill Gates y de Warren Buffett, que "dedican un porcentaje de sus ingresos a la labor social", servirá de guía a otros para que el mundo empresarial se comprometa más con los macrodesafíos de la sociedad.

Falta de valores

Para él, estos siete grandes retos tienen algo en común: "la pérdida de valores en las nuevas generaciones". Afirma que "las nuevas generaciones buscan ansiosamente un set de valores y referentes éticos". Achaca este hecho las reflexiones que el profesor emérito de la Universidad de McGill (Oxford, Reino Unido) Charles Taylor planea en su libro La ética de la autenticidad. Considera que el problema es que "el debate está muy centrado en el desarrollo tecnológico y en la producción de materiales, mientras que la discusión sobre los fines últimos de la humanidad se ha empobrecido significativamente".

"Las nuevas generaciones buscan ansiosamente tener un set de valores y referentes éticos"

Kliksberg recuerda que "Taylor llama a recuperar la discusión sobre los fines últimos" y "subraya que los jóvenes sienten que están perdiendo el sentido de las causas comunes, algo fundamental en la historia del ser humano", matiza el economista argentino.

Para el padre de la RSC, "las instituciones privadas tienen un papel fundamental en resolver estos desafíos". Explica la necesidad de que las empresas privadas construyan "bienes públicos". Su ejemplo es la cadena de farmacias estadounidense CVS. "Cuando una institución tan importante en Estados Unidos como CVS decidió dejar de vender cigarrillos e incorporar consultorios para orientar sobre cómo dejar de fumar en los lugares que antes ocupaban las cajetillas, CVS estaba creando un bien público", comenta Kliksberg. "Esos servicios de orientación son gratuitos y se han extendido rápidamente a otras farmacias", añade.

También destaca la actividad de la "Fundación Gates, que ha mostrado el camino a seguir en poner la gerencia empresarial al servicio de grandes causas como la lucha contra la malaria".

En cuanto a la iniciativa de la sociedad civil, Kliksberg considera que hay "energías fenomenales" y pone como ejemplo "la intervención de 50 buzos al rescate de doce niños atrapados en una cueva en Tailandia". "La conclusión es que la iniciativa pública, la sociedad civil y la empresa privada deben actuar conjuntamente", señala Kliksberg.

El asesor de la ONU cree que la ciudadanía también tiene un papel ante los macrodesafíos que plantea. "Cada gesto importa", subraya Kliksberg. Así, más allá de los líderes, cree que "los jóvenes están ansiosos por participar en causas colectivas". Destaca la labor de la Fundación Techo, que trabaja, con la colaboración de jóvenes, en la construcción de viviendas "en zonas de pobreza extrema en América Latina" y también apunta que "existen muchas organizaciones en las que puede colaborar todo el mundo, como, por ejemplo, Cáritas".

Negocios

Los avances tecnológicos están cambiando la economía y proporcionando nuevas oportunidades en muchas industrias.

  1. "Muchas marcas gritaban al cliente, ahora la tecnología nos permite susurrar"

    Para la directora de Estrategia Digital de Ikea España, Mosiri Cabezas, la transformación digital debe abordarse desde la sensatez y no limitarse a seguir las modas y, para ello, destaca la necesidad de conservar la esencia que hace única a cada compañía

  2. La IA ya sabe qué habilidades le faltan y qué cursos debería elegir

    Ante la imposibilidad de las empresas para medir el rendimiento de su inversión en formación online, los proveedores de estos cursos, como Coursera, edX y Udacity, han empezado a usar inteligencia artificial para mejorar la eficacia de sus programas y emparejarlos con los empleados más adecuados

  3. "El comercio 'online' no va a acabar con la tienda física"

    El director general de Alibaba en Europa, Terry von Bibra, considera que "simplemente hay que transformarse" para combinar lo mejor de los dos mundos. Para ello, la empresa está implementando la estrategia del nuevo 'retail' en las tiendas físicas