.

Cadenas de bloques y aplicaciones

Cinco estrategias para desenmascarar a un bot de Twitter

1

A medida que las cuentas falsas proliferan y aumentan su capacidad de difundir noticias falsas y bulos, es importante que aprendamos a identificarlas y no perdamos el tiempo discutiendo con ellas. Estos cinco trucos pueden ayudarle

  • por Will Knight | traducido por Mariana Díaz
  • 23 Julio, 2018

No hace mucho, Twitter tomó medidas drásticas para frenar la propagación de noticias falsas y bulos a través de su plataforma. Una estrategia que acabó con el cierre de más de dos millones de cuentas automatizadas controladas por bots.

Pero la medida solo eliminó las cuentas falsas más obvias, y es probable que quienes intentan sembrar el caos en la red social hayan mejorado sus tácticas para hacer pasar a sus bots por usuarios reales.

Es importante no dejarse influir por cuentas falsas ni perder el tiempo discutiendo con ellas. Identificar a los bots que participan en un hilo de Twitter se ha convertido en una extraña versión de la prueba de Turing. Acusar a los usuarios de ser bots se ha vuelto una forma extrañamente satisfactoria de insultar a la inteligencia de los usuarios.

Los avances en el aprendizaje automático sugieren formas de hacer aún más humanos a los bots. Hace poco, los investigadores de IBM demostraron un sistema capaz de conjurar un argumento razonablemente coherente mediante la extracción de texto. Y el software Duplex de Google también demuestra que los sistemas de inteligencia artificial (IA) pueden aprender a imitar los matices de la conversación humana.

Pero la tecnología también podría ser parte de la solución. En 2015, la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzados de Defensa organizó un concurso de detección de bots en Twitter. Los participantes entrenaron a sus sistemas para identificar cuentas falsas a través de cinco puntos de datos clave. Los sistemas resultantes están lejos de ser perfectos (los mejores aciertan aproximadamente el 40 % de las veces), pero aun así, son un apoyo para la detección de bots en Twitter, lo que permite que nosotros también podamos confiar en estas señales.

  1. Perfil del usuario: la forma más común de identificar una cuenta es falsa es verificar el perfil. Los bots más torpes carecen de una foto, un enlace o biografía. Los más sofisticados pueden usar una foto robada de la web, o un nombre de cuenta generado automáticamente.

  2. Sintaxis del tuit: usar el lenguaje humano sigue siendo increíblemente difícil para las máquinas. Los tuits de un bot pueden revelar su lógica algorítmica: pueden estar formulados, ser repetitivos o utilizar respuestas típicas de un chatbot. No darse entender una broma obvia y cambiar rápidamente de tema son otros rasgos que revelan una identidad falsa (desafortunadamente, también son bastante comunes entre los usuarios humanos de Twitter).

  3. Semántica del tuit: los bots generalmente se crean con un fin particular, por lo que pueden estar demasiado obsesionados con un tema en particular, tal vez publicando el mismo enlace una y otra vez o tuiteando muy poco sobre otros asuntos. 

  4. Comportamiento temporal: ver los tuits a lo largo del tiempo también puede ser revelador. Si una cuenta tuitea a una velocidad imposible, en momentos absurdos, o incluso con demasiada frecuencia, puede ser una buena señal de que es falsa. Los investigadores también encontraron que las cuentas falsas a menudo muestran una actitud inconsistente hacia los temas a lo largo del tiempo.

  5. Funciones de red: las dinámicas de red no son visibles para la mayoría de los usuarios, pero pueden revelar mucho sobre una cuenta. Los bots pueden seguir solo algunas cuentas o ser seguidos por muchos otros bots. El tono de los tuits de un bot también puede ser incongruente con los de sus conexiones, lo que sugiere una falta de interacción social real.

Cadenas de bloques y aplicaciones

Qué significa estar constantemente contectados unos a otros y disponer de inmensas cantidades de información al instante.

  1. Campus, el desesperado intento de Facebook de captar a la Generación Z

    La plataforma, dirigida exclusivamente a universitarios, recuerda mucho a los primeros días de la red social, cuando era vista como una empresa moderna y original. A pesar de sus intentos de capitalizar las microrredes de comunidades con intereses similares, el nuevo servicio no aporta nada nuevo

  2. Jardines digitales: la respuesta espiritual a la futilidad de las redes sociales

    Cada vez más gente cultiva espacios virtuales individualizados y alejados de los estándares actuales de internet. Estas páginas web, creativas y personales, pueden ser auténticas obras de arte o lugares para el autodescubrimiento y el crecimiento personal que fomentan los vínculos profundos

  3. Las 'apps' como Radar Covid salvan vidas aunque las use poca gente

    Las aplicaciones de rastreo automático de contactos de coronavirus reducen el contagio, los ingresos hospitalarios y las muertes en casi cualquier nivel de adopción, según un nuevo estudio de la Universidad de Oxford y Google, aunque es imprescindible combinarlas con otras medidas como el distanciamiento social