.

Getty images / David McNew

Cambio Climático

El cambio climático podría provocar decenas de miles de suicidios más

1

Por cada grado que aumenta la temperatura, la tasa de suicidio crece un 0,7 % en Estados Unidos y un 2,1 % en México, según una investigación en 'Nature Climate Change'. Dado el calentamiento global estimado para 2050, este fenómeno podría causar 40.000 suicidios, solo en estos países

  • por James Temple | traducido por Mariana Díaz
  • 26 Julio, 2018

El cambio climático podría aumentar las tasas de suicidio. Así lo afirma un nuevo artículo publicado en Nature Climate Change, que estima que el aumento de temperatura en Estados Unidos y México en los próximos años causará decenas de miles de muertes adicionales autoprovocadas.

La investigación, liderada por investigadores de la Universidad de Stanford y la Universidad de California en Berkeley (ambas en EE. UU.), y con colaboración de otras instituciones, analiza el efecto de las altas temperaturas en el aumento de los suicidios durante los meses más cálidos que se lleva observando desde hace años. Al analizar décadas de datos históricos en miles de ciudades y teniendo en cuenta otros factores, los investigadores concluyen que cuando la temperatura media mensual aumenta un 1 °C, las tasas de suicidio crecen un 0,7 % en Estados Unidos y un 2,1 % en México.

De acuerdo con el escenario de emisiones "normales" del Panel Intergubernamental del Cambio Climático (IPCC) de la ONU, las temperaturas superficiales globales podrían aumentar 2,5 °C en Estados Unidos y 2,1 °C en México de aquí a 2050. Según el estudio, este calor provocaría entre 9.000 y 40.000 suicidios adicionales durante ese período en los dos países.

Aunque se desconoce la causa, la investigación lanza la hipótesis de que las altas temperaturas afectan directamente la salud mental, "quizás debido a los efectos secundarios de la termorregulación". En otras palabras, los patrones de flujo sanguíneo del cerebro podrían cambiar a medida que el cuerpo trabaja para mantener su temperatura dentro de un cierto rango.

Para intentar averiguar si las altas temperaturas tienen relación con la salud mental, los investigadores analizaron datos de más de 600 millones de publicaciones geoetiquetadas de Twitter. Así descubrieron que cada 1 °C de aumento en las temperaturas medias mensuales estimula hasta en un 1,35 % las probabilidades de que aparezcan tuits con lenguaje "depresivo" s (como "solitario", "atrapado" o "suicida").

El documento se suma a un creciente cuerpo de investigación que poco a poco va confirmando que el cambio climático tendrá un amplio impacto en la salud y el bienestar de los humanos. El trabajo anterior del investigador de la Universidad de Stanford Marshall Burke y del investigador de la Universidad de California en Berkeley Solomon Hsiang concluyó que el calentamiento global también aumentará significativamente la violencia en todo el mundo (ver Guerras: el efecto oculto del cambio climático). En un comunicado, Hsiang afirma: "Además de herir a otros, algunas personas se lastiman a sí mismas. Parece que el calor afecta profundamente a la mente humana y cómo decidimos infligir daño".

Cambio Climático

  1. Confirmado: el cambio climático provocó la ola de calor europea de julio

    Gracias a las mejoras en los estudios del clima, los científicos han sido capaces de atribuir este fenómeno extremo a las emisiones de gases de efecto invernadero en cuestión de días. Ofrecer esta información tan rápido puede ayudar a convencer a la gente de que la emergencia climática es real

  2. Renunciar a la mitad de la carne roja bastaría para ayudar al clima

    Si reemplazamos el 43 % de este consumo por cerdo y pollo, las emisiones dietéticas se reducirían en un 18 %, según el IPCC. La mala noticia es que si aspiramos a lograr recortes de emisiones realmente profundos, la mayoría de nosotros deberíamos hacernos veganos

  3. Los patinetes eléctricos son más contaminantes de lo que se creía

    Un nuevo estudio cuestiona que los patinetes sean tan respetuosos con el medioambiente como afirman las compañías que los alquilan tras analizar su ciclo de vida. La mayoría de usuarios no realizaría esos trayectos en coche, por lo que en muchas ocasiones generan más gases de efecto invernadero que su alternativa