.

Computación

FiscalNote convierte al 'big data' en una herramienta de presión política

1

La compañía de Tim Hwang permite a las empresas y a los grupos de presión obtener datos sobre leyes antiguas, sobre votaciones o sobre las opiniones de legisladores. De esta forma, los clientes de FiscalNote saben cómo deben enfocar su estrategia para tener voz en el desarrollo de políticas públicas

  • por Andrew Zaleski | traducido por Mariana Díaz
  • 17 Agosto, 2018

Sue Zoldak es una experta en relaciones públicas con un carácter ferozmente competitivo. Su apellido en eslovaco, como le gusta señalar, significa "mercenario". Su empresa, la Agencia Zoldak, utiliza publicidad dirigida y campañas de base para ayudar a sus clientes a movilizar a los votantes para que presionen a los cargos electos y estos voten sí o no en proyectos de ley específicos. Aunque no es estrictamente presionar -ella no se comunica directamente con los legisladores-, con 15 años de experiencia en K Street, donde las empresas de presión tradicionalmente tienen su sede central, Zoldak encaja perfectamente en el entorno del tráfico de influencias de Washington, DC (EE. UU.). En pocas palabras, ella es la persona a quien deben acudir las empresas y organizaciones decididas a dar forma a las políticas públicas.

Últimamente Zoldak ha estado recibiendo ayuda de una nueva fuente: una plataforma de inteligencia de datos llamada FiscalNote, fundada por Tim Hwang, un genio político de 26 años. Para un cliente en la industria del cuidado de la salud, que Zoldak no quiere mencionar, está buscando estados que quieran enmendar sus leyes de "certificado de necesidad". Estas oscuras leyes, que fueron establecidas por el Congreso en 1974, requieren que las compañías de servicios de salud demuestren a los reguladores que una comunidad necesita un nuevo hospital, hogar de ancianos o clínica de rehabilitación. La idea inicial era que un mercado local solo podía admitir un cierto número de instalaciones de salud. De lo contrario, si hubiera demasiados, y uno terminara con camas vacías, aumentaría los precios para cubrir sus costes fijos, cobrando de más a los pacientes.

Como era de esperar, las leyes han provocado una lucha de poder político. Presiones de clínicas y hospitales advenedizos invitan a los reguladores estatales a que los anulen, mientras que los que trabajan para grupos hospitalarios establecidos hacen presión para mantenerlos en su lugar. Las maniobras políticas han sido tan intensas que el Congreso derogó el mandato federal en 1987, dando así el poder a los estados. Desde entonces, 14 estados han descartado las leyes, y otros más pueden hacer lo mismo.

El cliente de Zoldak, que ella describe como una coalición de grupos de expertos y actores implicados, está tratando de obtener las leyes de certificado de necesidad antiguas y quiere saber qué cámaras estatales están considerando deshacerse de ellas o modificarlas. Es un trabajo masivo. Zoldak necesita saber cómo los legisladores estatales han votado sobre tales leyes en el pasado, qué compañías han intentado influenciarlas, cuánto éxito ha tenido esa influencia y cómo ha sido cada votación final. Ella puede dar los datos a su cliente.

Por muy inteligente que sea Zoldak, su agencia es una firma pequeña. No tiene un ejército de personal para trabajar contestando a las llamadas y revisando los registros estatales, por lo que FiscalNote es una gran ayuda. Con un clic, la plataforma muestra el texto de los proyectos de leyes, junto con sus patrocinadores y copatrocinadores. Otro clic y resume todo lo que hay que saber sobre los legisladores estatales que podrían apoyar o no las reglas -sus historiales de votación, la frecuencia con que los proyectos de ley que patrocinan se convierten en ley, su efectividad por tema (salud, educación, vivienda) y sus puntos de vista ideológicos sobre diferentes temas. Después de analizar los datos, FiscalNote puede predecir cómo votará cada uno. "Eso nos dice si deberíamos estar enfocando nuestro mensaje a distritos específicos", explica Zoldak.

Zoldak quedó tan impresionada con FiscalNote que invitó a Hwang a hablar en la Facultad de Administración Política de la Universidad George Washington (EE. UU.), donde es profesora adjunta. "Mucha gente dice que van a interrumpir la presión. Tim es una de esas personas que realmente tiene el potencial para hacer eso en el largo plazo. Es lo más cercano que tenemos a tener a Mark Zuckerberg alrededor", explica Zoldak.​

Hwang se ofreció como voluntario para la campaña 2008 de Obama a los 15 años y comenzó FiscalNote a los 21 años.

Hwang se ofreció como voluntario para la campaña de Obama de 2008 con 15 años y lanzó FiscalNote a los 21.

En realidad, la mejor analogía para FiscalNote puede que no sea Facebook, sino Moneyball. La presión, como en el béisbol, ya no pertenece a los veteranos y su experiencia intuitiva está siendo refinada por los datos y pronósticos de los ordenadores. Hay otros actores digitales nuevos en la ciudad, incluidos PopVox y Quorum. Pero FiscalNote, que cuenta con 1.300 clientes y con el respaldo de 50 millones de dólares (unos 43 millones de euros) en fondos de riesgo de los principales inversores como Mark Cuban, Steve Case y Jerry Yang, es el nombre clave.

"Siempre habrá un toque personal en este negocio", señala un miembro con experiencia de un grupo de presión de DC para las corporaciones y presidente de Runyan Public Affairs, John Runyan, una firma independiente de relaciones con el Gobierno. Pero señala que los grupos de presión que usan técnicas creadas por una plataforma como FiscalNote "pueden saber exactamente dónde deben centrarse" para influir en un legislador.

A FiscalNote le gusta decir que representa una nueva fuerza para la democracia, poniendo el poder de los datos y el análisis del Gobierno en manos de los pequeños: sindicatos de docentes, grupos ecologistas y organizaciones sin ánimo de lucro. Sin embargo, los analistas de DC sostienen que, al mismo tiempo, está ayudando a grupos de presión afianzados para que los candidatos y las corporaciones multinacionales refinen sus mensajes dirigidos, lo que puede socavar la voluntad de los votantes.

Eliminando las falsificaciones

Hwang usa gafas oscuras y rectangulares que remarcan su cara cuadrada y posee una actitud segura de sí mismo que contradice su edad, aunque tiende a terminar las oraciones con un sonido retórico: "¿verdad?". Sin embargo, sus ambiciones son grandes. "Nuestro objetivo es tratar de crear una plataforma tecnológica que agregue cada ley y cada regulación que rige a toda la humanidad en todos los países del planeta", me comentó esta primavera.

La fascinación de Hwang por la tecnología en política comenzó en el instituto. Creció en el condado de Montgomery, Maryland (EE. UU.), en un suburbio de clase alta al otro lado de la línea de Washington DC, y se ofreció como voluntario para la campaña presidencial de 2008 de Barack Obama cuando tenía 15 años. Uno de sus trabajos consistía en organizar autobuses llenos de miembros de la campaña electoral desde el confiable estado demócrata de Maryland para visitar los recintos clave del campo de batalla en Virginia (EE. UU.).

"La cultura de la campaña de Obama fue muy orientada a las start-ups, muy descentralizada y muy controlada por las métricas. Estábamos pensando en cómo aprovechar los datos de campo día a día en términos de alineación de recursos", recuerda Hwang.

Después del instituto, Hwang fue a la Universidad de Princeton (EE. UU.), donde realizó cursos de algoritmos, estadísticas y políticas públicas. En su último año, construyó un guion automatizado que agregaba las políticas de privacidad de los mejores 1.000 sitios web clasificados por la compañía de análisis web de Amazon, Alexa (que no debe confundirse con su asistente digital). Descubrió que la mayoría de los sitios web no cumplían con las normas de privacidad. Ese descubrimiento se convirtió en la semilla de FiscalNote y en 2013, a los 21 años, se fue a la costa oeste de Estados Unidos con tres compañeros para intentar lanzar una compañía. Demasiado pobres para pagar los alquileres de San Francisco (EE. UU.), los cuatro terminaron compartiendo una habitación de motel de carretera de 70 dólares (cerca de 61 euros) por noche. "Honestamente, no sabíamos qué demonios estábamos haciendo", confiesa. Hoy, su oficina ocupa el sexto piso de un edificio de oficinas en la avenida Pennsylvania Avenue, entre la Casa Blanca y el Capitolio en Washington DC (EE. UU.).

Con FiscalNote, Hwang quería hacer que los datos del Gobierno fueran más útiles organizándolos para que empresas y organizaciones (y sus grupos de presión) pudieran predecir mejor qué significarían para ellos las nuevas leyes y regulaciones. Como le dijo a Politico en enero, la tecnología de FiscalNote puede "permitirle al abogado superior de McDonald's comprender de inmediato todas las leyes y regulaciones relacionadas con su industria".

El ingenio de su plataforma radica en la forma en que sintetiza innumerables fuentes de datos: cientos de sitios web gubernamentales, el texto de informes publicados por la Oficina de Presupuesto del Congreso y el Servicio de Investigación, los fallos de las agencias reguladoras, los registros de votación de los legisladores y mucho más. Un equipo de investigación y desarrollo de 46 personas dividido en grupos encargados de la ingestión y la administración de datos, aplicaciones web, operaciones de desarrollo, control de calidad y gestión de productos está constantemente rastreando la web, tomando conjuntos de datos, organizándolos y estructurando para hacer que el texto se pueda buscar. La escala es intimidante: información de contacto de más de 78.000 funcionarios electos (y su personal) en todo el mundo, documentos de políticas públicas de 22 países y cada regulación de cada agencia reguladora de EE. UU. que data de hace 110 años.

Pero desde los grupos de Toyota hasta la Sociedad Estadounidense para la Prevención de la Crueldad contra los Animales no pagan de 10.000 dólares (unos 8.700 euros) a varios cientos de miles de euros al año por el simple hecho de tener acceso y obtener una fuente consolidada de información. FiscalNote puede medir las posibilidades de un proyecto de ley de convertirse en ley. Sus algoritmos también pueden evaluar qué tan efectivos son los legisladores individuales, según lo medido por los logros legislativos, la composición partidaria de la legislatura, y si los proyectos de ley que respaldaron fueron dirigidos a cambiar las leyes o simplemente fueron resoluciones, homenajes o elogios. "Cualquiera puede obtener datos. Se trata más de conectar todos los datos dispares que han existido tradicionalmente y ayudar a obtener ideas a partir de ellos", explica el gerente de marketing de productos de la compañía, Gerald Kierce-Iturrioz.

Ese tipo de conocimiento puede hacer que los grupos de presión sean mejores en su trabajo, señala la exmiembro del personal del Congreso Rebecca Mark, que recientemente fue directora de Asuntos Públicos y Política en Cruise Automation, una compañía que desarrolla vehículos autónomos. Para convencer a los legisladores de que respalden una propuesta, "deben explicar por qué es bueno para los negocios, por qué es bueno para el público estadounidense y por qué es bueno para el legislador", afirma. Pero los grupos de presión no necesariamente tienen acceso a datos fidedignos para respaldar sus reclamos. "Es por eso que una herramienta como FiscalNote hará que sea más fácil y más eficiente hacer ese trabajo", indica Mark.

FiscalNote mostró sus habilidades de datos en 2017, cuando analizó cada uno de los 22 millones de comentarios realizados en el sitio web de la Comisión Federal de Comunicaciones sobre el plan propuesto por la agencia para derogar la neutralidad de la red. La compañía determinó que 19 millones de comentarios se opusieron a la derogación. Pero también descubrió que cientos de miles de comentarios a favor de la derogación fueron escritos por bots utilizando la generación en lenguaje natural, una técnica de inteligencia artificial que simula el lenguaje humano. Utilizando sus propias herramientas para el análisis de lenguaje natural, FiscalNote mostró que cada comentario fraudulento consistía en 35 frases ordenadas en el mismo orden pero variadas al conectar hasta 25 palabras y frases intercambiables, un sistema diseñado para que los comentarios parezcan únicos. Sin embargo, no fueron solo los oponentes de la neutralidad de la red quienes confiaron en la automatización; FiscalNote también descubrió miles de comentarios a favor de la neutralidad que resultaron ser cartas generadas automáticamente, con ligeras variaciones, seleccionadas por los visitantes a un sitio web creado por Electronic Frontier Foundation, un grupo de defensa de los derechos digitales. En una publicación de blog, la compañía dijo que el debate sobre la neutralidad de la red "sirve como una advertencia prominente de que, muy pronto, la distinción entre el lenguaje humano y el generado por ordenador puede ser casi imposible de trazar". Hwang afirma que FiscalNote fue capaz de hacer esa distinción casi instantáneamente.

FiscalNote también puede alertar a los clientes sobre leyes o propuestas que los afectarán, explica Hwang. Esta primavera, los analistas de Southwest Airlines, utilizando la plataforma, se enteraron de una reunión legislativa en la que la autoridad aeroportuaria del estado de Rhode Island (EE. UU.) abogaría por un proyecto de ley para gravar el combustible comprado en T. F. Green, el aeropuerto más grande del estado. Southwest envió representantes al estado, donde las aerolíneas y una asociación de defensa aérea lograron vencer el proyecto de ley.

Hwang señala que una versión futura de FiscalNote puede asimilar lo que los clientes han estado haciendo en la plataforma e incluso recomendar nuevas estrategias políticas. "No creo que hayamos aprovechado el verdadero potencial del trabajo que hacemos todavía", comenta.

¿Ayudando a la obstrucción?

Entonces, ¿un servicio como FiscalNote hace que la presión sea más igualitaria o menos? Depende de a quién le pregunte.

Hwang lo describe como una forma de nivelar el campo de juego en política: "Ahora, ya se trate de un sindicato local o una megaempresa, puede obtener la misma información en torno a la ideología de los legisladores. Es un mundo diferente en el que las herramientas y la información que solía estar disponible para los grupos de presión y políticos más ricos y más conectados, ahora se pueden distribuir en todo el mundo".

Esta visión recibe el apoyo del director de Políticas de Data Coalition, Christian Hoehner, una asociación comercial de K Street que hace presión para hacer que los datos del Gobierno estén más disponibles y sean más transparentes. Hoehner es fan de FiscalNote y lo usa en su trabajo. "Nos ayuda a descubrir quiénes son los actores clave, comenzar a rastrear los proyectos de ley y configurar alertas", explica Hoehner, y añade: "Si no usara FiscalNote, perdería la capacidad de encontrar rápidamente a miembros del Congreso y sus representantes. En un nivel muy alto, FiscalNote ayuda a democratizar la función de asuntos gubernamentales. Ayuda a un pequeño equipo a ser efectivo".

Sin embargo, la directora de la Coalición Resistente por la Democracia del Centro Beeck de la Universidad de Georgetown (EE. UU.), Lorelei Kelly, no es tan optimista. Kelly estudia cómo el Congreso puede funcionar mejor en la era digital. Señala que incluso para los grupos pequeños, FiscalNote cuesta varios miles de euros. Explica: "Optimiza cierta información para las personas que pueden pagarlo. Pero el coste de participar en la democracia debería ser cero. Entonces, a menos que algo como esto esté disponible para los ciudadanos, no es democrático".

El profesor de Ciencias Políticas de la Universidad James Madison (EE. UU.) Tim LaPira tiene una opinión similar. LaPira fue investigador del Centro para una Política Reactiva, donde creó una base de datos sobre presiones que ahora está disponible en OpenSecrets.org, y argumenta que FiscalNote ayudará a los fuertes a fortalecerse: pone una gran cantidad de información en manos poderosas, lo que facilita a los grupos de presión enfocarse en los objetivos y proteger las posiciones preferidas de sus clientes. El trabajo real de presión, explica LaPira, implica esfuerzos incansables que no están destinados a introducir nuevas leyes, sino a evitar que cambien las viejas. Agrega que FiscalNote va a ayudar a ese tipo de obstáculo "más de lo que ayudará al pequeño a lograr que algo suceda".

Las críticas hieren a Hwang. El negocio de Washington siempre ha sido inherentemente humano, explica, y FiscalNote no puede reemplazar ese trabajo humano; solo proporciona datos. Cómo se usan esos datos depende de sus clientes. "Estar en Washington es tener una opinión, y una herramienta como FiscalNote es un arma bastante importante para avanzar en su agenda", señala Hwang. Agrega que a medida que más datos se vuelvan digitales, las maquinaciones sobre cómo se hacen las políticas serán más transparentes. En la versión de Washington de Hwang, hasta las voces más pequeñas podrán escucharse sobre el estruendo de la clase política. Y cuando eso suceda, los deseos de los votantes, no las fuerzas de la tecnología, darán forma a los resultados políticos. ¿Verdad?

Andrew Zaleski es un escritor con sede en Washington, DC, que cubre ciencia, tecnología y negocios.

Computación

Las máquinas cada vez más potentes están acelerando los avances científicos, los negocios y la vida.

  1. La cruzada para llevar internet a las zonas más remotas del planeta

    El acceso a la red de redes es deficiente en las zonas rurales de Alaska (EE.UU.). Pero en los últimos años han surgido varias empresas que pretenden desplegar satélites en la órbita baja terrestre para ofrecer conexión a los habitantes de ese estado y ampliar después su servicio a otras regiones

  2. La posibilidad de que el Planeta 9 esté en el sistema solar es del 99,8 %

    Una investigación de dos décadas detalla cómo sería y dónde debería estar este nuevo cuerpo celeste que habría pasado desapercibido frente a todos los astrónomos. Si la hipótesis es correcta, los investigadores afirman que será descubierto en la próxima década con los telescopios actuales

  3. La electrónica será más pequeña con este nanointerruptor de grafeno

    Hasta ahora nadie había sido capaz de incorporar uno en los diminutos chips de silicio actuales de forma eficiente, pero eso acaba de cambiar con esta investigación. Estas nanomáquinas de grafeno podrían lograr una miniaturización aún mayor de los dispositivos electrónicos que conocemos