.

Biomedicina

La iPill de Philips

1

Un pequeño dispositivo proporciona medicamentos exáctamente donde se necesitan.

  • por Erica Naone | traducido por Rubén Oscar Diéguez
  • 30 Diciembre, 2008

Las cápsulas electrónicas se han utilizado para fines diagnósticos como la obtención de imágenes, pero la iPill de Philips Research, diseñada para tratar problemas gastrointestinales, va un paso más allá al liberar la medicación en el lugar y en la cantidad programados por un médico. La cápsula desechable, que es alrededor del tamaño de una cápsula ordinaria, contiene un ordenador diminuto, un transmisor inalámbrico y una serie de sensores. Recorre naturalmente el sistema digestivo después de ser tragada con agua o comida. Aunque la iPill todavía es un prototipo, Philips va a probarla con animales y está trabajando con compañías farmacéuticas para evaluar cuáles son los mejores medicamentos para aplicar con ella.

A. Microprocesador

Antes de tragarse la iPill, el médico la carga con un programa que le da las instrucciones referidas al lugar donde debe liberar su contenido. El microprocesador monitoriza la ubicación de la cápsula, utilizando datos del pH, temperatura, y el tiempo transcurrido desde su ingestión, y luego determina cuándo y con qué frecuencia la bomba deberá liberar el contenido de la cápsula dentro del tracto digestivo del paciente.

B. Sensor del pH

El sensor del pH ayuda a que la cápsula rastree su pasaje desde el estómago, altamente ácido, a los intestinos menos ácidos. El entorno de la píldora se va haciendo más alcalino hasta que llega al colon, en que vuelve a ser ácido.

C. Sensor de Temperatura

Cuando el paciente se traga la iPill, el sensor de temperatura detecta el cambio de la temperatura del ambiente a la temperatura del cuerpo. Eso hace que el microprocesador encienda un reloj que ayudará a que la cápsula calcule su ubicación.

D. Bomba de Fluido

La medicación almacenada en el depósito de la cápsula puede liberarse de una sola vez, en una serie de dosis en varios lugares, o poco a poco, a medida que la cápsula va atravesando los intestinos. La bomba que libera la medicación consiste en un motor y un pistón impulsado por un vástago enroscado, que puede movilizar cantidades precisas de fluido según las órdenes del microprocesador.

E. Transmisor-receptor Inalámbrico

La iPill puede comunicarse mediante radiofrecuencia con un dispositivo de control fuera del cuerpo. Por ejemplo, puede recolectar datos sobre la temperatura, e informar sobre los cambios que encuentra a medida que se desplaza. Si una medicación provoca una reacción adversa, el médico puede enviar una orden para que la cápsula no siga liberando medicación.

F. Batería

La iPill está alimentada por una batería de óxido de plata, que brinda una carga que durará 48 horas, alrededor del doble de duración que el pase normal de la cápsula por el cuerpo.

Copyright Technology Review 2008

Biomedicina

Nuevas tecnologías y conocimientos biológicos empiezan a ofrecer opciones sin precedentes para mejorar nuestra salud.

  1. La mosca de la fruta revela una nueva forma de medir la consciencia

    El que durante años fue un tema tabú para la ciencia por su incapacidad de medirla y cuantificarla se está convirtiendo en una rama seria de estudios que podría ofrecer más información sobre la mente humana. La técnica aplicada podría ser fácilmente aplicable a las personas

  2. Los órganos de cerdos CRISPR ya se están trasplantando en monos

    Antes de que los corazones, riñones y pulmones modificados genéticamente de estos animales puedan llegar a los humanos hay que garantizar que son seguros en otros grandes animales. Esta estrategia podría resolver la crisis de las listas de espera, pero aún está envuelta en múltiples polémicas

  3. Los bebés chinos editados con CRISPR podrían morir antes de tiempo

    La edición que recibieron en el gen 'CCR5' y que aspiraba a proteger a las gemelas del VIH también está relacionada con una muerte prematura asociada a una mayor susceptibilidad a infecciones, según una nueva investigación