.

Shohei Hanazaki | Flickr

Móvil

Consejos para conseguir una cita con alguien más atractivo que usted

1

La actividad de los usuarios una web de citas 'online' revela las estrategias que siguen para encontrar pareja y su eficacia. Los resultados revelan que aumentar los contactos con personas de una 'liga' superior mejora las posibilidades de obtener respuesta 

  • por Emerging Technology From The Arxiv | traducido por Ana Milutinovic
  • 07 Septiembre, 2018

Las relaciones humanas tienen algunas curiosas peculiaridades, como el hecho de que las parejas suelan coincidir en la edad, el nivel de educación, los puntos de vista e incluso en su atractivo físico.

Los sociólogos y biólogos evolutivos llevan mucho tiempo intentando explicar a qué se debe este último fenómeno, lo que ha dado lugar a dos teorías muy distintas. La primera se basa en la hipótesis de la coincidencia, y defiende que las personas, de alguna manera, saben lo atractivas que son y eligen a una pareja que esté al mismo nivel.

La otra hipótesis se basa en la competición y asume que todas las personas, independientemente de su atractivo, buscan a una pareja más deseable. El resultado es que las personas más atractivas se emparejan entre ellas y así sucesivamente.

Aunque parten de comportamientos completamente diferentes, ambas hipótesis producen conclusiones similares. Así que para saber cuál es la correcta es necesario estudiar en detalle cómo se forman las parejas. Pero este análisis siempre ha resultado muy complicado de realizar a la necesaria escala.

Pero esto acaba de cambiar gracias al trabajo de los investigadores de la Universidad de Michigan (EE.UU.) Elizabeth Bruch y Mark Newman, quienes han extraído los datos de una popular página web de citas online. Su investigación revela una nueva y objetiva forma de medir la deseabilidad y clasificar a las personas en consecuencia

Su estudio proporciona un poderoso prisma para ver el proceso de emparejamiento. Los autores afirman que la competición por conseguir pareja crea una jerarquía muy marcada en el nivel de atractivo, y que tanto hombres como mujeres buscan a parejas más atractivas que ellos mismos de forma sistemática. También apuntan a una estrategia sencilla que podría mejorar las posibilidades de éxito para la mayoría de las personas.

En primer lugar, el método de Bruch y Newman para medir la deseabilidad de forma objetiva se basa en medir la popularidad de cada usuario del servicio en función del nivel de mensajes recibidos. Las personas más populares son claramente las de que generan mayor interés.

De acuerdo con este indicador, la persona más popular de este estudio sería una mujer de 30 años de Nueva York (EE. UU.), que recibió 1.504 mensajes durante el mes en el que Bruch y Newman realizaron su estudio. "Esa cifra a un mensaje cada 30 minutos, día y noche, durante todo el mes", explican.

Pero la deseabilidad no depende solo de la cantidad de mensajes recibidos, sino también de quienes los envían. Los investigadores sostienen que "si nos contactan personas atractivas, entonces se supone que somos más deseables".

Este tipo de enfoque puede resultarle familiar ya que se basa en el famosísimo algoritmo de PageRank de Google que se utiliza para clasificar todo tipo de cosas, desde las páginas web hasta los ganadores del Premio Nobel.

En este caso, el algoritmo de PageRank ofrece un enfoque de red objetivo para clasificar a hombres y mujeres por su atractivo. Al aplicarlo, solo hay que analizar si las personas persiguen a parejas con un nivel similar de atractivo o no, lo que permite comprobar las hipótesis de la coincidencia y de la competición.

Los resultados son interesantes. La investigación afirma: "Encontramos que tanto hombres como mujeres buscan a personas que son, de media un 25 %, más atractivas que ellos mismos. Enviar mensajes a posibles parejas más deseables que quien los escribe no es una situación extraordinaria sino la norma general".

En cualquier caso, la metodología de la investigación podría tener algunos defectos. La probabilidad de recibir respuesta a un mensaje disminuye drásticamente a medida que aumenta la brecha de la deseabilidad entre ambos interlocutores. Es de suponer que las personas que contactan con parejas más atractivas lo harán más a menudo para aumentar sus posibilidades de obtener una respuesta.  

Pero los investigadores explican que "de hecho, ocurre lo contrario". El texto detalla: "La cantidad de contactos que hace un individuo disminuye a medida que aumenta la brecha, y las personas que buscan a parejas menos atractivas son las que envían más mensajes".

Así que resulta que la gente adopta diferentes estrategias para dirigirse a posibles parejas en función de su nivel de atractivo. Los investigadores afirman que las personas pasan más tiempo elaborando mensajes más largos y personalizados para las parejas más atractivas: un enfoque de calidad mejor que cantidad.

El equipo también estudió el contenido de estos mensajes mediante un análisis de sentimiento. Curiosamente, los investigadores descubrieron que las mujeres tienden a usar palabras más positivas en los mensajes para los hombres atractivos, mientras que los hombres las usan menos. Eso podría ser el resultado de un aprendizaje basado en la experiencia. "Los hombres experimentan tasas de respuesta ligeramente más bajas cuando escriben mensajes con palabras más positivas", comentan Bruch y Newman.

No está nada claro si estas diferentes estrategias funcionan. "La variación en los resultados es bastante pequeña, lo que sugiere que, si todo lo demás se mantiene igual, esforzarse en escribir mensajes más largos o más positivos podría ser inútil", explican.

Se trata de un trabajo interesante pero con poca repercusión sobre los emparejamientos offline. Las citas online ofrecen un alto número de potenciales parejas y barreras muy pequeñas para enviarles mensajes, prácticamente lo contrario que con los ligues del mundo real. 

Aun así, los resultados ofrecen algunas ideas importantes. Sobre las hipótesis de la coincidencia y la competición, las pruebas indican que la gente usa las dos. "Son conscientes de su propia posición en la jerarquía y ajustan su conducta en consecuencia, mientras que al mismo tiempo compiten modestamente por parejas más atractivas", sostienen Bruch y Newman.

La investigación sostiene: "Nuestras conclusiones concuerdan con el popular concepto de 'ligas', como en la idea de que alguien puede estar 'fuera de su liga'".

Los hallazgos también sugieren una estrategia evidente para atraer a una persona que está "fuera de la liga". Bruch y Newman explican que, aunque las posibilidades de recibir una respuesta de una persona altamente deseable son bajas, las hay. Así que la mejor estrategia sería enviar más mensajes a personas muy atractivas y mentalizarse para tardar más tiempo en recibir una respuesta. "Enviar el doble o el triple de mensajes a potenciales parejas para obtener una cita parece una inversión bastante sencilla", concluyen los investigadores.

Si alguien que busca pareja tiene un poco de tiempo libre, lo podría probar y luego contarnos cómo le fue.

Ref: arxiv.org/abs/1808.04840: Aspirational Pursuit Of Mates In Online Dating Markets

Móvil

Qué significa estar constantemente contectados unos a otros y disponer de inmensas cantidades de información al instante.

  1. A la caza del píxel falso: estas 'apps' descubren imágenes manipuladas

    Dos 'start-ups' han desarrollado aplicaciones para nuestro 'smartphone' que utilizan algoritmos con el fin de averiguar si una fotografía ha sido modificada. Su tecnología podría ser muy útil para detectar 'deepfakes', vídeos falsos creados por inteligencia artificial

  2. El teclado QWERTY mantiene su reinado, aunque tiene nuevos rivales

    Desde que se popularizaran las primeras máquinas de escribir hace casi 150 años, el teclado QWERTY es el gran favorito. Dispositivos que captan los movimientos de nuestros dedos o cascos que descifran la actividad cerebral intentarán destronarle, pero estamos demasiado acostumbrados al teclado del ordenador

  3. Las huellas digitales destapan a los troles rusos de Twitter

     Un equipo de investigadores ha analizado tuits publicados por troles rusos para influir en las elecciones estadounidenses de 2016. Estudiando sus patrones de comportamiento, han descubierto que sus campañas de desinformación eran más ambiciosas: su actividad aumentó antes de los comicios franceses y alemanes